Air Europa

La compañía aérea Air Europa estrena año con la nueva cabina Business en su flota Boeing 787-9 Dreamliner, con la que mejora aún más la experiencia a bordo de sus pasajeros. La nueva Business, que acentúa la privacidad y comodidad del cliente en su afán de alcanzar la excelencia, responde al compromiso de la aerolínea con los más altos estándares de calidad.

La nueva cabina ha sido diseñada con cuidados y elegantes detalles y refuerza el confort de los viajeros con la nueva configuración 1-2-1, que permite el acceso directo al pasillo. La nueva clase ejecutiva dispone de 32 asientos, frente a los 30 con los que cuenta el resto de la flota Dreamliner de la compañía, y permitirá crecer en el largo radio y reforzar la apuesta de la aerolínea por el sector corporativo.

Volar en la nueva Business de Air Europa es disfrutar de un vuelo de primera donde la comodidad y el confort van de la mano de máximas como la eficacia y la sostenibilidad. A bordo de los nuevos Boeing 787-9, y viajando en clase Business, el pasajero llegará mucho más relajado a su destino al disfrutar de los asientos flat bed que se convierten en camas totalmente abatibles. Concebidos para el ocio y el trabajo, en su diseño ha primado la privacidad, adaptándose cada asiento a las necesidades ya sea de trabajo o descanso que precise el cliente.

Actualmente, Air Europa dispone de tres Boeing 787-9 dotados con la nueva configuración Business y, de forma progresiva hasta 2022, incorporará otras 14 unidades.

Su empeño por la excelencia, la innovación y brindar al pasaje el mejor servicio está en el punto de mira de Air Europa, que completa la experiencia del cliente Business con otras múltiples ventajas que empiezan antes de subir al avión. Una vez a bordo, el cliente tiene también a su disposición los mejores y más exclusivos servicios como los menús diseñados por el chef más laureado de la gastronomía española, Martín Besategui; conexión gratuita a Internet o el más completo y actualizado entretenimiento audiovisual.

Asimismo, los clientes Business son agasajados desde el pasado mes de noviembre con un nuevo Amenity Kit, en el que se han eliminado todos los embalajes de plástico de un solo uso y cuyos accesorios contribuyen a atenuar los efectos del jet lag. El nuevo kit contiene un set de cosméticos ecológicos de la empresa The Rerum Natura de GFL, certificados como Orgánico Cosmos, que verifica que todas las materias primas utilizadas cumplen con sus más estrictos estándares de calidad.

FLOTA DREAMLINER

dreamliner

Con la intención de mejorar la experiencia del cliente, Air Europa cuenta con un aspecto innovador, tanto en el modelo Boeing 787-9 como los B787-8, y es el interior del avión. El diseño de todos sus elementos, desde los armarios hasta los baños, está pensando para ofrecer confort y serenidad a los pasajeros. La experiencia visual es inigualable gracias a la iluminación LED. Con ella, se puede simular en cada momento las fases de luz del día en los vuelos de larga distancia y esto ayuda a ajustar el reloj interno y reducir el cansancio o como se conoce más, el jet lag.

Además, los aviones de la línea Dreamliner cuentan con materiales interiores que reducen la propia vibración del avión y un aire acondicionado que se siente pero que se no se oye. También debido a la ubicación de unos sensores especiales.

Entre las ventajas, Air Europa destaca en las ventanas y es que estas son un 30 por ciento más grandes que cualquier otro avión comercial.  Los filtros HEPA dejan el aire libre de partículas y son efectivos eliminando bacterias, virus y hongos. El sistema de Dreamliner reduce estos síntomas y además su fuselaje de materiales compuestos permite añadir un diez por ciento más de humedad en el aire, lo que ayuda a que los pasajeros se sientan más descansados y menos deshidratados después de un vuelo largo.

Por último, la razón principal por la que los pasajeros llegan más cansados después de un vuelo de muchas horas es por la presurización de la cabina. Sin embargo, el Dreamliner está presurizado a un nivel máximo de 6.000 pies de altura, 2.000 pies menos que la mayoría de los aviones, lo que lleva a nuestro cuerpo a absorber un ocho por ciento más de oxígeno en la sangre.

Este último aspecto es innovador porque en los Boeing 787, las secciones fuselaje del avión se fabrican en una única pieza de plásticos reforzados de carbono. Los materiales compuestos del avión permiten un menor nivel de altitud en la cabina, lo que hace que el viaje sea más cómodo. Cuanto más oxígeno y más humedad haya permitirá a los viajeros llegar más frescos, relajados, menos cansados y con menos jet lag.