Norwegian

La puja por hacerse con el control de la aerolínea Norwegian continúa. Con el grupo IAG casi descartado, Lufthansa ha confirmado que mantiene contactos con la noruega para una posible integración. De hecho, si el grupo alemán consigue adquirir la aerolínea daría un golpe en el mercado y se convertiría en el líder del low cost de largo radio.

“En Europa, todos están hablando con todos. Se acerca una nueva ola de consolidación, lo que significa que también estamos en contacto con Norwegian”, ha afirmado el consejero delegado de Lufthansa, en una entrevista con el diario alemán ‘Süddeutsche Zeitung’.

Norwegian lleva tiempo afirmando que “el interés de varias partes demuestra el atractivo de nuestro negocio”. El fundador y consejero delegado, Bjorn Kjos, ha confirmado los contactos con Lufthansa a la televisión estatal noruega NRK, pero no ha revelado los detalles del contenido de las conversaciones.

No obstante, aseguran que “Norwegian sigue plenamente comprometido con la ejecución de su estrategia a largo plazo”. El propio Kjos cree que es “demasiado pronto para vender”. De hecho, la aerolínea defendió hace poco su viabilidad. “La compañía es viable como ente independiente”, aseguró el responsable de Relaciones Institucionales en España, Alfons Claver, durante la presentación del tercer destino de la compañía en Barajas: Madrid-Miami.

EL PASTEL DEL ‘LOW COST’ MUNDIAL

Para el grupo alemán –formado por Lufthansa, Austrian, Swiss y Eurowings– comprar la noruega supondría un gran paso en el mercado low cost de largo radio. Un negocio que no es desconocido para la compañía. A través de Eurowings –antigua Germanwings– ya opera en estas distancias a precios económico, incluso antes del lanzamiento el pasado año de la marca low cost de IAG, Level.

Aena

Aena multiplica por cinco su inversión en medios de comunicación

En 2017 Aena invirtió 2.401.180 euros en insertar publicidad en medios de comunicación, cinco veces más que en el año 2012.

Entre los destinos destacan Miami, Orlando, Las Vegas, Seattle, Mauricio, Phuket, La Habana, Varadero, Punta Cana, Cancún, Puerto Plata, Bahía Montego en Jamaica, Windhoek, en Namibia y Bangkok. Algunos de estos fueron competencia directa con la ya quebrada Air Berlín.

A estos, añadiría los destinos de la noruega en nuestro país. Norwegian vuela desde el aeropuerto de El Prat a Miami, Los Ángeles, Nueva York y San Francisco, mientras que desde Madrid comenzará a operar a Los Ángeles y Nueva York, y en octubre a Miami. Desde ambos puntos compite con alguna compañía de IAG: en Barcelona con Level y en Madrid con Iberia.

Otro de los puntos fuertes de esta adquisición es la potencial posición de Norwegian en Argentina, donde ya ha llegado al país y prevé romper el mercado low cost. Esta, además, cuenta con permisos para unir Madrid, Barcelona y Málaga con Buenos Aires y Córdoba, aunque no hay fecha concretada. Pero ya opera rutas como Londres-Buenos Aires a precios económicos.

En definitiva, con la adquisición de Norwegian, el grupo Lufthansa tendría más de la mitad del pastel del largo radio mundial, superando de largo a IAG. Y más teniendo en cuenta que Norwegian transportó casi 33 millones de pasajeros en 2017, siendo la sexta mayor aerolínea low cost del mundo y la tercera mayor en Europa.

Si bien es cierto, el gran esfuerzo inversor de la compañía estuvo detrás de las pérdidas de 31 millones de euros frente a las ganancias de 118 millones de euros de un año antes por los costes de su expansión y renovación de flota. En el primer trimestre de este año, perdió 4,7 millones de euros, un 97% menos que en el mismo periodo de 2017. Su deuda llegó a alcanzar los 2.672,7 millones de euros el pasado año.

IAG, CON MENOS OPCIONES

El grupo IAG adquirió el pasado 12 de abril un paquete accionarial del 4,61 % de la compañía noruega. Llegó a realizar dos ofertas y nunca una tercera de IAG –de las que no se ha desvelado el importe­–, y que el consejo de administración rechazó porque “infravaloraba” la compañía.

Marlaska

Marlaska archivó la causa del millonario fraude de Air Madrid

El actual ministro de Interior, Fernando Grandes-Marlaska, archivó la causa contra por cuatro directivos de Air Madrid por presunta estafa tras la quiebra de la compañía.

De hecho, hace unos días el consejero delegado de IAG, Willie Walsh, comentó en la junta de accionistas del grupo aéreo que “permanecemos abiertos respecto a Norwegian, pero no es una operación que tengamos que llevar a cabo y no participaremos en una batalla de ofertas”.

A ello se suma que la comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager, asegura que Bruselas evaluará si la posible adquisición de Norwegian por parte de IAG “afectaría a la competencia en las rutas explotadas por ambos grupos aéreos, lo que posiblemente plantearía el riesgo de que aumentaran las tarifas y disminuyeran las opciones para los consumidores”. Las rutas desde El Prat de Norwegian y Level se solaparían. Toda esta sucesión de hechos alejaría al holding de la lucha por la low cost.

En términos de competencia, la cuestión cambia si es Lufthansa la que compra Norwegian. Sus vuelos no comportarían riesgos para la competencia en el aeropuerto de Barcelona. Las autoridades europeas podrían ver con buenos ojos esta adquisición.

¿Y RYANAIR?

Norwegian admitió que mantuvo conversaciones “recientemente” con Ryanair ante el interés de esta aerolínea por comprar una participación, algo que la irlandesa negó. “Estas afirmaciones son falsas. No hemos realizado ningún acercamiento a Norwegian y no tenemos ningún interés”, explica.

Curiosamente, la low cost irlandesa a través de su CEO, Michael O’leary, está poniendo en duda la continuidad de Norwegian por el alza en el precio del petróleo. Norwegian tiene asegurada un 23% de reservas de fuel, mientras que Ryanair un 90%. Nuestro CEO ha reiterado en numerosas ocasiones que creemos que Norwegian quebrará a medida que el precio del petróleo se acerque a 80 dólares por barril”, aseguran desde Ryanair.

Comentarios