Norwegian
Simon Dawson/Bloomberg

La aerolínea Norwegian ha registrado un resultado neto de 26,8 millones de euros en el semestre. Unos resultados que contrastan con las pérdidas de 230,5 millones de euros en el mismoperiodo del año pasado y que sirven para enderezar el rumbo de la low cost, por la que IAG y Lufthansa mantienen vivo su interés. El plan para defender su rentabilidad tendrá que lidiar con la elevada deuda y los problemas de reservas de fuel.

El año no empezó muy bien para la noruega, que perdió 4,7 millones de euros en el primer trimestre, un 97% menos que en el mismo periodo de 2017. Además, la elevada deuda –que aún mantiene– y las dudas sobre su modelo de expansión low cost de largo radio rápidamente centraron el interés de gigantes aéreos como el holding IAG o el grupo alemán Lufthansa.

Sin embargo, la compañía ha tratado de defender a capa y espada su viabilidad. “La compañía es viable como ente independiente”. Así de rotundo se mostró el responsable de Relaciones Institucionales en España, Alfons Claver, en su última comparecencia pública. Por su parte, el fundador y consejero delegado de Norwegian, Bjorn Kjos, ha aclarado que la compañía nunca se ha puesto a la venta, pero siempre ha valorado las muestras de interés de los posibles compradores.

NH

La opa de Minor sobre NH busca crear otro gigante hotelero

La opa de Minor sobre NH espera crear una de las 20 hoteleras más grandes del mundo y ofrecer un plan de dividendos atractivo para los accionistas.

Ante las dudas sobre la viabilidad, Norwegian ya anunció que, a partir del tercer trimestre de este año moderará el ritmo con lo que reducirá los costes asociados. El objetivo es hacer más rentable la compañía aérea. Y los primeros frutos han llegado en el segundo trimestre al recoger beneficios, tras la ampliación de capital en marzo por importe de 1.300 millones de coronas noruegas (137 millones de euros), para financiar su expansión.

¿Y LA VENTA?

El grupo IAG adquirió el pasado 12 de abril un paquete accionarial del 4,61 % de la compañía noruega. De hecho, se planteó comprar el 100% de la compañía, valorada en cerca de 2.400 millones de euros. El grupo propietario de Iberia y British Airways llegó a realizar hasta dos ofertas, que el consejo de administración de Norwegian rechazó porque “infravaloraba” la compañía.

Tras IAG fue el turno del Grupo Lufthansa que aseguró contactos con la noruega en el mes de junio. Norwegian también ha admitido que mantuvo conversaciones “recientemente” con Ryanair ante el interés de esta aerolínea por comprar una participación, aunque la irlandesa lo niega rotundamente.

A día de hoy, desde Norwegian no confirman nuevos contactos de las compañías aéreas interesadas. Por lo que la puja por la low cost parece estar en stand by.

DEUDA Y PETROLEO: SUS DOS PROBLEMAS

La deuda de Norwegian se ha multiplicado casi por nueve desde 2010. En este año ascendía a 318,7 millones de euros y en 2017 ha llegado a alcanzar los 2.672,7 millones de euros. A partir de 2013 (con una deuda de 779 millones de euros), es cuando se dispara, coincidiendo con los grandes planes de expansión de la compañía. A esta, además, hay que sumar los arrendamientos de aviones.

Norwegian
Evolución de la deuda entre 2010 y 2017 de Norwegian Air, según Bloomberg.

Esta elevada deuda se debe, en parte, a los planes de expansión y compra de aviones de la low cost. Durante el segundo trimestre, Norwegian ha incorporado a su flota tres de los 11 Boeing 787-9 Dreamliner que recibirá este año y dos de los 12 Boeing 737 MAX 8.

Norwegian mantiene un pedido firme de cerca de 250 aeronaves pendientes de entrega, que se sumarán a los 150 con las que ya cuenta. Se trata del pedido más grande de la historia de la aviación europea. De hecho, espera alcanzar la cifra de 42 Dreamliners en 2020 con el pedido de 21 aeronaves de este modelo. Solo la compra de estos 21 asciende a más de 5.000 millones de euros.

Por otro lado, el elevado precio del combustible también se plantea como un problema para la compañía. Norwegian terminó el primer trimestre con un 27% de sus costos de combustible cubiertos este año, muy por debajo de rivales como Ryanair (90%), EasyJet (79%) o Lufthansa (76%).

Norwegian
Proporción de las necesidades de combustible cubiertas para el año fiscal actual/Bloomberg

Curiosamente, la low cost irlandesa a través de su CEO, Michael O’leary, está poniendo en duda la continuidad de Norwegian por el alza en el precio del petróleo. “Nuestro CEO ha reiterado en numerosas ocasiones que creemos que Norwegian quebrará a medida que el precio del petróleo se acerque a 80 dólares por barril”, aseguran desde Ryanair.

El modelo de low cost de Norwegian se encamina hacia un crecimiento sostenido, pero con problemas de deuda y de fuel. Situación que puede ser un condicionante para las compañías aéreas interesadas en hacerse con la noruega.

Comentarios