Northgate

El sector forestal en España emplea casi 400 vehículos de Northgate para desarrollar actuaciones enmarcadas en la prevención de incendios forestales. Esta compañía pionera en alquiler de vehículos de empresa cuenta con una flota destinada a estos servicios forestales, como es la recogida de desbroces o labores de fumigación, compuesta principalmente de todoterrenos y pickup, y adaptada con elementos como baca o bola de remolque, para que los profesionales responsables de la gestión forestal puedan desarrollar su trabajo de una manera segura y eficiente.

Los trabajos de conservación y prevención en montes y bosques de nuestro país constituyen actuaciones de enorme relevancia en la lucha contra los incendios. Para realizar estas tareas con total seguridad, las empresas públicas y privadas dedicadas a labores forestales necesitan contar con los mejores recursos, entre los que se incluyen vehículos especiales de última generación en materia de seguridad y tecnología. De esta manera, la flota de Northgate aporta su grano de arena, invirtiendo en este tipo de vehículos para dar cobertura a los clientes que demandan un servicio tan específico.

Northgate incendios forestales

Los profesionales del sector forestal valoran, sobre todos los factores, la seguridad, a la hora al confiar su movilidad a una empresa como Northgate. La compañía especializada en el renting flexible en España garantiza vehículos eficientes y seguros, al tener la edad media más joven del sector, con 18 meses.

Pedralbes edificios singulares biomasa

Pedralbes y otros edificios singulares se rinden al calor de la biomasa de Termosun

Fue noticia hace unos meses y no precisamente por estrenar una instalación de biomasa para calefacción, sino por acoger la polémica ‘cumbre intergubernamental’ entre...

Además, al trabajar con Northgate, los profesionales forestales tienen la tranquilidad de poder disponer, en caso de avería o algún imprevisto, de un vehículo de sustitución de la misma categoría y de manera inmediata. Una seguridad que garantiza que su actividad no tenga que parar, “aspecto fundamental cuando estás trabajando en situaciones de riesgo e incertidumbre y la movilidad es tu herramienta profesional”, aseguran desde la compañía. Otras de las ventajas para un sector que, como el forestal, trabaja en condiciones de dispersión geográfica, es la cercanía que ofrece la empresa ante cualquier incidencia, al contar con 27 delegaciones repartidas por toda España.

La devastación que provocan los incendios forestales se cifra en importantes daños, no sólo para la biodiversidad de los territorios, si no para el desarrollo económico y social del ámbito rural. La conservación de los bosques contribuye a fijar población en estos entornos y,  por tanto, a generar empleo local en zonas, que si no ofrecen otras alternativas están condenadas a la despoblación y al olvido. La prevención de incendios forestales se constituye como una medida necesaria, así como la reforastación de zonas ya afectadas por el fuego, que permita devolver la vida a las zonas afectadas.

57.000 HECTÁREAS ARRASADAS HASTA EL 11 DE AGOSTO

El fuego ha arrasado un total de 57.697 hectáreas de superficie en lo que va de año, hasta el 11 de agosto, lo que supone más del triple (3,2 veces) que en el mismo periodo de 2018 y que sitúan ya a 2019 como el quinto peor año del decenio en cuanto a incendios forestales.

Los datos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación indican que durante la semana, del 4 al 11 de agosto se han quemado 1.190 hectáreas en 254 fuegos.

NACHO JACOB

El comunicólogo Nacho Jacob se une al plan de reforestación de la Sierra Oeste

El prestigioso asesor de imagen y comunicólogo, Nacho Jacob, ha sido una de las últimas caras conocidas en apostar por iniciativas medioambientales dirigidas a...

Así, 2019 avanza posiciones y se coloca como el quinto peor año de los últimos diez, por detrás de 2012, cuando se quemaron 165.160 hectáreas; 2009, con 92.911 hectáreas; 2017, 78.502 hectáreas y 2015, con 70.127 hectáreas afectadas hasta el 11 de agosto.

En cuanto al tipo de vegetación, de las 57.697 hectáreas quemadas, más de la mitad, 33.970 hectáreas eran de matorral y monte abierto; 15.374,22 hectáreas de superficie arbolada y un total de 8.351 hectáreas eran de pastos y dehesas.