El fabricante finlandés de equipos de telecomunicaciones y redes Nokia redujo un 97,3% sus pérdidas netas atribuidas en el primer semestre de 2020 en comparación con el mismo periodo del año anterior, con unos ‘números rojos’ de 17 millones de euros, según ha informado la empresa.

Nokia estimó que el impacto de la Covid-19 en su desempeño financiero se relacionó principalmente con un efecto adverso de aproximadamente 500 millones de euros en las ventas netas del primer semestre de 2020, a razón de 200 millones en el primer trimestre y de otros 300 millones entre abril y junio, aunque espera que la mayoría de estas ventas netas se trasladen a períodos futuros, en lugar de perderse.

La facturación de Nokia entre enero y junio alcanzó los 10.005 millones de euros, un 6,7% menos que un año antes, con una caída del 7,5% de los ingresos del negocio de redes, hasta 7.713 millones de euros, y del 1% en el de software, hasta 1.210 millones, mientras que en el área de tecnología las ventas bajaron un 8%, hasta 689 millones.

En el segundo trimestre, Nokia obtuvo un beneficio neto atribuido de 94 millones de euros, frente a las pérdidas de 193 millones contabilizadas entre abril y junio de 2019.

CIFRA DE NEGOCIO

Por su parte, la cifra de negocio de la compañía finlandesa en el trimestre disminuyó un 10,6%, hasta 5.092 millones de euros, incluyendo un retroceso del 10% de los ingresos en la división de redes, hasta 3.955millones, mientras que en el área de software bajaron un 12%, hasta 597 millones y un 11% en el segmento de tecnologías, hasta 341 millones.

“Nokia registró una fuerte mejora en el segundo trimestre, con una rentabilidad mejor de lo esperado, una mejora significativa en la generación de efectivo y un aumento interanual en las ganancias por acción, a pesar de desafíos de la Covid-19”, destacó Rajeev Suri, presidente y consejero delegado de Nokia.