Las acciones de la compañía cayeron cerca de un 3% tras el anuncio. Foto: Bloomberg.

No es muy frecuente ver cómo una multinacional se posiciona con una determinada organización política. Sin embargo, Nike ha querido dejar claro con quién quiere jugar el partido. La marca deportiva ha fichado para su nueva campaña publicitaria al ‘quarterback’ de la liga de fútbol estadounidense (NFL) Colin Kaepernick. Esta incorporación ha creado mucha controversia.

Kaepernick no se trata de un jugador cualquiera. El deportista destacó en 2016 por arrodillarse en la interpretación del himno de Estados Unidos durante un partido. Lo hizo a modo de protesta, debido a todas las acciones llevadas a cabo por el nuevo Gobierno en contra la población negra.

Las reacciones no tardaron en llegar. Fueron muchos los que mostraron su rechazo a Nike en las redes sociales. Imágenes de zapatillas quemadas o en la basura se repitieron a lo largo de la jornada del martes. Etiquetas como #JustBurnIt (solo quémalo), también aparecieron entre las ocurrencias de los internautas.

Michael Jordan

¿Puede una sola persona cambiar una marca mundial? El increíble caso de Nike y Michael Jordan

En los años que Michael Jordan jugó vistiendo sus Air Jordan, Nike creció en Bolsa un 9.305% y sus ingresos se multiplicaron por once

En el aspecto económico, en un solo día las acciones de la compañía bajaron más de un 3% en bolsa, hasta 79,60 dólares por título, por debajo de los 82,18 dólares que había cerrado el día anterior. Incluso al inicio de sesión, las acciones de Nike llegaron a caer casi un 4%.

REPERCUSIÓN FUTURA

Sin embargo, según analistas de Bloomberg, esta nueva incorporación no supone un riesgo a largo plazo para la empresa. Además del impacto publicitario a corto plazo, la reacción negativa de presentar a Colin Kaepernick no tendrá efectos materiales sobre el rendimiento de la marca.

Los mismos analistas señalan que las posibles anomalías solo afectarían a los ingresos de la compañía en Estados Unidos, que representan el 40% de las ventas anuales de la multinacional. Esto se explica porque los jugadores de la NFL no tienen la misma repercusión en los mercados internacionales.

Sin embargo, acelerar las ventas de calzado y ropa a nivel mundial y mejorar las tendencias del mercado estadounidense ayudaría a Nike a alcanzar un crecimiento de sus ingresos de un dígito para el ejercicio fiscal 2019. Por otra parte, el reciente programa de recompra de acciones de 15.000 millones de dólares continuará ayudando al crecimiento de los beneficios de la firma más allá del próximo año.

A pesar de esto, las acciones siguen por debajo de su valor habitual, pero ya por encima de los 80 dólares por título. De esta manera, continúa el eco del shock inicial que se dio este martes.

 

Comentarios