nh-julio-ocupacion

NH Hotel Group ha cerrado un semestre negro para el turismo. El Grupo es el vivo ejemplo del fuerte impacto que “un contexto global sin precedentes a causa de la pandemia por el Covid-19” puede generar en la industria turística. La primera consecuencia, como en otras tantas cadenas, fue “el cierre de la mayor parte de la capacidad hotelera durante los meses de abril y mayo”, explicaba Ramón Aragonés, consejero delegado de la compañía. La vuelta a la normalidad ha permitido generar ingresos en junio, una tendencia que se ha acentuado en julio, con más hoteles abiertos y pasando en Europa de una ocupación de los hoteles operativos del 31% en junio, a una tasa cercana al 40-45%, con la que prevé clausurar julio.

Pero con julio no sólo se van unos de los peores resultados de NH, también se despide la hasta ahora Executive Managing Director of Finance & Administration, Beatriz Puente Ferreras, que ha decidido emprender voluntariamente un nuevo proyecto profesional en un sector distinto y facilitará un traspaso ordenado de la función hasta finales de septiembre. En su lugar, el Consejo de Administración de la Sociedad ha acordado nombrar a Luis Martínez Jurado, en la compañía desde 2016, como nuevo Chief Financial Officer.

Más allá del séptimo mes del año, en lo relativo al primer semestre completo, NH Hoteles registró unas pérdidas de 218,5 millones de euros frente a las ganancias de 39,9 millones obtenidas en el mismo periodo del año pasado, como consecuencia del cierre de los hoteles ante la pandemia. En esta primera mitad del año, los ingresos de la hotelera cayeron un 62,4% con respecto a un año antes, hasta los 309,3 millones de euros.

Y aunque la caída ha sido fuerte, queda el consuelo de pensar que podría haber sido aún peor. Según el consejero delegado de la compañía, la “adecuada” transformación operativa y financiera lograda en años anteriores, junto a las medidas de contingencia implementadas y el refuerzo de la liquidez en el periodo, han permitido a NH superar los meses más severos provocados por la crisis sanitaria, retomar su actividad y afrontar la segunda parte del año con más solidez “en un complejo entorno de incertidumbre”.

UN CIERRE DE HOTELES DE DOS MESES

Y es que durante los meses de abril y mayo, el 95% de los hoteles permanecieron cerrados en cumplimiento de los distintos estados de alarma nacionales, y los que se mantuvieron abiertos lo hicieron con fines solidarios o para el uso de colectivos esenciales, afectando de lleno en el segundo trimestre ante la drástica caída de la demanda.

Con todo ello, la cadena ha registrado una caída de los ingresos por habitación disponible (RevPAR) del 66,3% en el semestre por el histórico bajo nivel de ocupación desde finales de febrero por el impacto de la Covid-19, mientras que la ocupación descendió un 63% (-44,5 puntos porcentuales), hasta situarse en el 26,1% a 30 de junio, con todas las regiones registrando caídas tanto en el RevPAR como en la ocupación.

70% DEL PORTFOLIO ABIERTO A FINAL DE JULIO

A final de junio, con la reapertura al turismo en el entorno nacional e internacional y la eliminación de las restricciones de movimiento, el grupo alcanzó el 60% del portfolio abierto en todo el mundo, cifra que aumenta al 70% a final de julio.

En este sentido, el grupo ha asegurado que ha recuperado gradualmente el ritmo de ingresos durante el mes de junio, en el que la ocupación de los hoteles abiertos alcanzó el 31% en Europa, y dicha tendencia positiva continúa en julio con la ocupación creciendo hasta niveles cercanos al 40-45%.

Esta fase de recuperación, según ha apuntado la compañía, está siendo inicialmente impulsada por la demanda doméstica -ya que la movilidad continúa siendo baja- limitando la demanda internacional, y por el segmento B2C, que representa un 60-70% del negocio de la empresa.

Por su parte, la cadena cree que para la llegada del cliente corporativo y de grupos de negocio se espera que tenga una recuperación más lenta, debido al entorno macroeconómico, al distanciamiento social que restringe el tamaño de los eventos y sujeto a la evolución de los avances científicos relativos a la solución de la crisis sanitaria.

CAMBIOS EN LA DIRECCIÓN FINANCIERA

En estos cinco años, Beatriz Puente Ferreras ha tenido “un papel protagonista en la transformación del Grupo”, ha asegurado en un comunicado NH. La compañía ha destacado “la fortaleza financiera” con la que está afrontando la situación provocada por la crisis sanitaria actual, “fruto de los logros alcanzados previamente bajo su dirección, entre los que cabe señalar la reducción continua del endeudamiento, la optimización del balance y la eficiencia operativa, que ha permitido la fuerte generación de caja del Grupo en los últimos ejercicios”.

La dirección de NH Hotel Group ha expresado su máximo agradecimiento a Beatriz Puente Ferreras por el excelente trabajo desarrollado en el periodo, en los que ha contribuido a generar valor para el Grupo, desempeñado un papel clave en el desarrollo de la misma.