netflix
Foto de Jason Alden para Bloomberg

El mundo ha cambiado. Aunque el duopolio televisivo que forman Atresmedia y Mediaset todavía tiene una gran capacidad de influencia e incidencia social, la realidad es que cada vez más personas confían en otras formas de entender el mundo audiovisual. Todo ello pese al gasto que realizan algunos para mejorar sus servicios. Por eso, cuando Netflix (y Youtube) huelen sangre es porque saben que algo no funciona.

Y es que Atresplayer, la plataforma digital de Tv a la carta de Atresmedia, recientemente ha llevado a cabo una mejora en sus servicios. Más dinámicos, mejor calidad e incluso un muro de pago premium para eliminar la publicidad. La duda es si esos esfuerzos (y el gasto) servirá para algo.

Según el último Panel de Hogares publicado por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), que pertenece al primer semestre de 2018, la realidad es muy dura para las empresas de la tradicional TDT.

Sobre todo porque el consumo de contenidos audiovisuales online no para de crecer. En concreto, comparado con el primer semestres de 2016, donde se puede establecer una temporalidad más amplia para observar la dinámica, el volumen de usuarios que aseguran ver al menos una vez la semana contenidos online ha pasado del 34% al 44%. De este modo, se entendería que si hay más consumo la televisión tradicional se llevaría una parte del pastel. Pero no es así. Según los datos de la CNMC, ha caído en tres puntos el consumo de televisión a la carta online. Pasa del 53% (2016) de personas que veían cosas en plataformas online de la TDT, a un 50% en los primeros seis meses del año.

Movistar

Movistar acelera su apuesta digital segura en wifi y Tv

Al margen de tanta televisión y tanto fútbol, y chorreo de gigas para el móvil, Movistar también ha reforzado en paralelo su área de...

Esto quiere decir que si alguien quiere ver OT, o cualquier otra cosa, lo ve en directo o busca otras alternativas como videos cortos de resumen en Youtube. Y es que aquí está el gran enemigo de Atresmedia, que hasta hace dos años era el líder en cuanto a las “plataformas utilizadas para ver programas de televisión a la carta”, que es el apartado que usa el regulador para hacer su Panel de Hogares.

En concreto, en 2016, el 45% usaba Atresplayer; por un 37% de RTVE.es; y un 35% de Mitele (Mediaset). Ahora, dos años después, Atresplayer solo capta un 35%; por el 30% del ente público; y el 26% de Mitele. Mientras, la plataforma de videos de Google, Youtube, es utilizada por el 55% de los usuarios para ver contenidos a la carta.

ATRESMEDIA SE DEJA LOS CUARTOS

Para intentar detener esta sangría, Atresmedia ha intentado dar un importante lavado de cara a su plataforma. Cuando hace unas semanas el director de Programación y Negocio Digital de la compañía, Antonio Antón, presentaba las novedades, incidía en que tienen un mejor buscador, y adaptado a los tiempos; opciones de recomendación para mejorar la interacción con los contenidos y así poder aprovecharlos… y el salto de capítulos como tienen las grandes plataformas americanas.

Todo ello, según cuentan fuentes del sector a MERCA2, ha llevado una importante inversión económica, sobre todo porque se trata de optimizaciones que, en algunos casos, no son fáciles de ejecutar. Además, han implantado la versión premium de pago para eludir la publicidad, lo que ha requerido también mejoras tecnológicas.

Vodafone

Vodafone devuelve el golpe a Orange con Amazon Video

El sector de las telecomunicaciones en España vive una auténtica situación de estrés. Y es que en menos de 48 horas han volado las...

El objetivo, aunque eso no se manifiesta públicamente, es querer asimilarse a plataformas como Netflix o HBO. Donde paradojas del destino resulta que algunas series, como es el caso de ‘La casa de papel’, tienen una doble vida fuera de su nicho. ¿El motivo? Quizá no saber explotar comercialmente el contenido online.

¿TARDE PARA ATRESMEDIA Y LOS DEMÁS?

Aunque aquí se habla de Atresplayer, Mitele de Mediaset tiene los mismos problemas. Falta de confianza pese a que la gente se ha volcado hacia a los contenidos consumidos directamente en formatos digitales.

Pero quizá sea demasiado tarde. En el 2016 solo un 1,8% de los hogares consumía contenido a través de Netflix. Ahora lo hace casi un 13%, lo que supone más de 2 millones de usuarios. Un crecimiento imparable. Encima, los operadores de telefonía, como es el caso de Movistar, están invirtiendo cada vez más en su plataforma, así como en contenidos propios, de esta manera hay mayor competencia.

Y no solo eso. Netflix, por ejemplo, es algo más que un lugar de series y mejorables películas, todo hay que decirlo. La plataforma estadounidense cada vez tiene más y mejores documentales; y poco a poco incluye contenido como entrevistas, presentaciones… Además, el runrún sobre contenidos en directo, relacionados con el deporte, sobre todo, es algo que tarde o temprano llegará.

Con estas perspectivas, parece que mucho va a tener que seguir invirtiendo el tradicional duopolio televisivo si quiere mantener su parte del pastel.