La NBA abre su mundo: más de 70 años de historia internacional

Se trata de la mejor competición de baloncesto de todo el mundo. No hay duda. La NBA se ha convertido a la largo de su historia en un ir y venir de grandes jugadores. Muchos de ellos, más de 400, han llegado desde otras latitudes, algo que la NBA ha agradecido para enriquecer su basket.

Durante mucho tiempo el goteo de jugadores internaciones en el baloncesto estadounidense ha sido residual. No fue hasta los años ’80 cuando hubo más de una decena. Hasta entonces, repatriados, “hijos de” o nacidos en otros países pero con educación americana eran los únicos extranjeros que pisaban las canchas de la NBA. El proceso ha sido lento, lleno de curiosidades y, sobre todo, grandes jugadores a los que su país se quedó pequeño.

Así, volviendo la vista atrás, el primer no nacido en EEUU que jugó en la liga americana fue Hank Biasatti. Nacido en Italia, se crió y luego nacionalizó canadiense. Esta situación le convierte en el primer extranjero de la NBA. Aunque hay que matizar que, en ese año, 1946, todavía no se llamaba así. Tenía el nombre de BAA; y no sería hasta unos años más tarde cuando se fusionó con otra competición, cuando pasaría a tener la denominación actual de NBA.

Durante los siguientes años llegarían a la competición estadounidense, sobre todo, jugadores canadienses y alemanes. Y al año, o cada dos, nada reseñable. Por ello, la primera gran curiosidad llega en 1963, con Tom Meschery, cuyo nombre origual era Tomislav Nikolayevich Mescheryakov, y era de origen ruso. Su efeméride es que fue el primer internacional que disputó el partido de las estrellas.

Dos de los mejores serbios de la NBA, Divac y Stojakovic

Posteriormente fueron llegando poco a poco cada vez más extranjeros. Aunque no fue hasta finales de los ’80 y principios de los ’90 cuando se produjo el desembarco masivo de jugadores de alto nivel. Así, los Žarko Paspalj, Alexander Volkov, Dražen Petrović, Šarūnas Marčiulionis o Vlade Divac empezaron a tomar posiciones de privilegio en la NBA y, lo que era más importante, empezaban a ser tenidos en cuenta dentro de las franquicias como jugadores importantes.

LA LLEGADA ESPAÑOLA

Como no podía ser de otra manera, el baloncesto español también pedía a gritos su presencia dentro de la NBA. Y aunque lo hizo de forma modesta con Fernando Martín en el año 1986, la irrupción de Pau Gasol fue impresionante.

Como efeméride, en el año 2001 el mayor de los Gasol se convirtió en el primer rookie no americano en ser mejor novato del año. Tras ese éxito llegó el anillo y la conquista de otros muchos españoles, como su propio hermano Marc, Rudy Fernández, José Manuel Calderón, Sergio Rodríguez… y así hasta un total de 14 jugadores. Con suertes dispares, algunos están de vuelta a Europa, otros han tenido un paso testimonial, lo importante es que la NBA ha necesitado de los españoles para reforzar sus equipos.

Junto a Pau, otro de los extranjeros que ha marcado (y sigue marcando) una época ha sido Dirk Nowitzki. El alemán se ha convertido en máximo anotar internacional de la liga, y ha sido el único foráneo MVP de las finales (2011), cuando además se alzó con el anillo de campeón.

UNA LIGA INTERNACIONAL

Ahora mismo casi todos los equipos tienen extranjeros. Bien desde el inicio de la temporada, o con posteriores refuerzos. Por ejemplo, Dallas ha llegado a tener este año disponibles en el roster un total de 8 nombres, por 7 de Clippers al igual que Utah Jazz, donde juega Ricky Rubio.

Como curiosidad, este año no hay ningún argentino en la NBA, un dato curioso puesto que durante los últimos años siempre había habido representación desde que Pepe Sánchez llegó a la liga en el año 2000. Aunque a buen seguro que volverán a la NBA.

Comentarios