Naturgy

Naturgy obtuvo un beneficio neto de 592 millones de euros en el primer semestre del año, frente a las pérdidas de 3.281 millones de euros que reportó en el mismo periodo del ejercicio pasado como resultado del deterioro de casi 4.900 millones de euros apuntado por el grupo por la depreciación que llevó a cabo de sus activos, especialmente los de generación en España.

Excluyendo los elementos no recurrentes, el beneficio neto ordinario del grupo fue de 692 millones de euros, lo que supone un incremento del 30% frente al primer semestre del año pasado, derivado principalmente de una mejora de la actividad y de las menores amortizaciones.

El resultado bruto de explotación (Ebitda) de la compañía a cierre de junio se situó en los 2.150 millones de euros, un 7,3% más. En términos ordinarios, alcanzó los 2.277 millones de euros, un 8% más, sin tener en cuenta, entre otros factores, los costes de captura de 110 millones de euros asociados a la implementación del plan de eficiencias en los que se ha incurrido en este primer semestre.

Endesa

Endesa produce el 70% de su electricidad con nuclear y carbón

La primavera de este año estuvo marcada por la polémica sobre el cierre de centrales nucleares o, mejor dicho, sobre la ampliación...

La evolución de los negocios en el exterior en el periodo permitió a Naturgy compensar la falta de crecimiento de la distribución en España, la ralentización de los negocios liberalizados y una climatología suave en el periodo.

El grupo destacó que en este semestre ha completado el primer año de operación desde que lanzó su nuevo plan estratégico 2018-2022 -a finales de junio del año pasado-, con el que “sentó las bases de su estrategia de creación de valor a largo plazo”, y que evoluciona en el cumplimiento de sus compromisos.

INVERSIONES POR 2.000 MILLONES EN EL ÚLTIMO AÑO

Así, las inversiones de Naturgy en el primer semestre de 2019 ascendieron a 700 millones de euros, focalizadas principalmente en proyectos de renovables y basadas en los criterios de rentabilidad fijados en su política de inversión (‘Golden rules’). Así, desde el lanzamiento de su plan, la energética ha invertido 2.000 millones de euros, un 70% de ellos en renovables y en redes eléctricas.

Al cierre del pasado 30 de junio, la deuda neta de la empresa se situaba en los 14.826 millones de euros, un 3% menos que a cierre de 2018, gracias a un mayor foco en la generación de caja.

El presidente de Naturgy, Francisco Reynés, valoró que en este primer año de implementación de la nueva ‘hoja de ruta’ la compañía “ha sabido tomar medidas y reaccionar de forma ágil y decidida ante las incertidumbres y cambios que se han producido y se producen tanto a nivel económico como político y sectorial”.

Asimismo, destacó el esfuerzo en estos meses para simplificar la presencia geográfica del grupo y optimizar su modelo de gestión. “Hemos diseñado una nueva política comercial de la compañía que ha permitido mejorar los márgenes y reducir el riesgo. Todo ello junto al plan de eficiencias y la simplificación de los procesos”, dijo.

ACELERA SU PLAN DE EFICIENCIAS EN 2019

Dentro de esa ruta marcada por su plan estratégico, el grupo ha acelerado su plan de eficiencias, que tiene un objetivo de 500 millones anuales de reducción de costes en 2022, y espera alcanzar en 2019 como mínimo 150 millones de euros, frente a la previsión inicial de 100 millones.

En lo que respecta a la propuesta de recortes que plantea la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) en sus borradores de circulares para la nueva metodología de remuneración de la actividad de distribución de electricidad y gas a partir de 2020 y 2021, respectivamente, Naturgy afirmó que, a través del proceso de alegaciones que expira el próximo 9 de agosto, en el que está trabajando de “forma prioritaria”, buscará “proteger los intereses de todos los ‘stakeholders’ de Nedgia, que cuenta entre sus accionistas de referencia con dos fondos de pensiones, uno alemán y otro canadiense (Allianz Capital Partners y Canada Pension Plan Investment Board)”.

Asimismo, subrayó que tratará de asegurar que el nuevo marco regulatorio continúe “reconociendo un nivel razonable y predecible” de la remuneración regulada en el largo plazo, tanto para las inversiones ya ejecutadas como para las futuras.

DIVIDENDO EN NATURGY

Respecto a la retribución a los accionistas, el consejo de Naturgy aprobó la amortización de 400 millones de euros de su autocartera a 30 de junio, tal y como se le delegó en la junta general de accionistas y ha aprobado invertir la misma cantidad para los próximos 12 meses.

Además, se dio el visto bueno al primer dividendo a cuenta de resultados de este ejercicio, por un importe de 0,294 euros por acción y que se abonará el 31 de julio. La remuneración total al accionista de este 2019 ascenderá a un total de 1,37 euros, lo que representa un incremento del 5% sobre 2018.