Naturgy-cierre-termica-Narcea
Foto de CCOO Industria

Agentes sociales, políticos locales y regionales y vecinos de las diferentes comarcas afectadas en Asturias están de uñas con las eléctricas propietarias de las térmicas de carbón que han echado el cierre a las centrales. Si Iberdrola ha clausurado la de Lada sin plan industrial alternativo para la zona, la historia se repite, con matices, con la térmica de Naturgy en Soto de la Barca, en Tineo. “Hay que hacer algo ya”, reclama a MERCA2, José Luis Alperi, secretario general del Sindicato de los Obreros Mineros de Asturias (SOMA FITAG UGT).

“El tiempo pasa y si en los territorios afectados por el cierre del carbón no se ven alternativas solventes, el escepticismo y el desánimo crecerán, y ese es un lujo que no nos podemos permitir”, comenta Alperi. El representante sindical reprocha a las eléctricas su falta de sentido del deber con los territorios en los que han desarrollado su actividad durante años y alega que “hay acuerdos firmados, hay unión de las administraciones locales, sindicatos y vecinos, hay posibilidades reales de conversión hacia proyectos sostenibles y viables en la zona” y recrimina que “sólo falta que se cumpla el compromiso final de las empresas y el Gobierno de España”.

Fuentes del Principado señalaban en una reciente publicación en La Voz de Asturias que aunque no tienen constancia de la presentación por parte de ninguna de las eléctricas de ningún proyecto alternativo; al menos Naturgy en Tineo intentó cubrir el expediente con el envío de un informe de mínimos, apenas un bosquejo de intenciones genéricas “hablando de posibilidades de desarrollo y de empresas en sectores como el turismo o como el agroforestal y medioambiente”; poco más que cuatro líneas presentadas ante el Ministerio para la Transición Ecológica.

En cambio, sí ha habido un interés por parte de empresarios de la zona por dotar de actividad al espacio que dejará libre la actividad relacionada con la central térmica, según explica Alperi. La central térmica de Soto de la Barca, propiedad de la eléctrica presidida por Francisco Reynés, lleva más de un mes desconectada de la red eléctrica. Frente al desmantelamiento del equipamiento, el empresario tinetense Ángel Menéndez, ‘Forcón’, propone aprovechar las infraestructuras y darles una nueva vida, convirtiendo Soto de la Barca en un complejo turístico e industrial capaz de atraer a diversas empresas.

Para ello, la Administración deberá negociar con Naturgy la cesión de los terrenos. El proyecto está sobre la mesa de las direcciones generales de Minería y Recursos Naturales, así como del Ministerio liderado por Teresa Ribera. Además, de salir adelante la propuesta, podría beneficiarse de los fondos para la transición justa.

A falta del visto bueno de las autoridades competentes “el proyecto del complejo turístico tiene muchas posibilidades”, al menos con ese optimismo lo relata el secretario general del SOMA FITAG UGT. Y entre que se mandan los proyectos y llegan las conformidades, algunas propuestas se quedan por el camino. La posibilidad de la que también se habló de desarrollar una central hidroeléctrica de bombeo, aprovechando para ello la conexión a la red de alta tensión del complejo carbonero, fue desmentida.

Lo que no se confirma, ni hace falta que se desmienta es que, llegada la fecha de cierre de la central térmica de Narcea, Naturgy se va sin cumplir con sus compromisos.

A fecha de solicitud de cierre en noviembre de 2017, la térmica de Narcea, en Soto de la Barca (Tineo) contaba con 81 trabajadores (personal propio) y 48 de empresas auxiliares. En relación al empleo Alperi añade que “no vamos a asumir que el trabajo de desmantelamiento de la central suponga un incremento neto de empleo en el entorno de Narcea durante los próximos dos años como propone la empresa”.

Iberdrola

El apagón de Iberdrola: adiós a las térmicas, sin carbón ni alternativas

Iberdrola pone fin al carbón con el cierre de la central térmica de Lada, en Langreo (Asturias), pero poco o nada se...

El desmantelamiento de la central debe generar empleo “en tanto y cuento se pongan en marcha proyectos alternativos en el territorio, tal y como había sido el compromiso de la empresa tras firmar los acuerdos para una transición energética justa para las centrales térmicas con el Gobierno y los sindicatos”, concluye el responsable sindical.

Y en este intervalo, la comisión de seguimiento de ese acuerdo para una transición justa para el cierre de las centrales térmicas, suscrito por Endesa, Iberdrola y Naturgy junto a los sindicatos CCOO Industria y UGT FICA y el Gobierno, se reunió a principios del mes de julio. El encuentro serviría para ratificar los incumplimientos, porque “no hay planes de acompañamiento” asegura Alperi, al menos no en todos los casos.