Nationale Nederlanden
Cornelia Coman, CEO de Nationale Nederlanden en España

No son buenos momentos para ING, ni tampoco es la primera vez que sucede. Por ejemplo, en octubre del pasado año, tuvo que pagar una multa de 775 millones de euros por no haber puesto todos los medios necesarios para prevenir el blanqueo de capitales. Ahora, la Fiscalía de Milán ha abierto una investigación por el mismo concepto mientras que el Banco de Italia le ha prohibido abrir más cuentas vía online. Una situación que podría causar una especie de daños colaterales entre alguno de sus socios, como Nationale Nederlanden.

Tanto el banco ING como la aseguradora Nationale Nederlanden son dos compañías holandesas que operan en España, país en el que, además, son socios. De hecho, esta alianza fue una especie de salvavidas para Nationale Nederlanden, ya que consiguió un incremento de sus ingresos del 23,8% en 2018 respecto al año anterior gracias a los productos ofertados a través de ING. Así, pasó de los 55 millones de euros a los 68 millones de euros.

Nationale Nederlanden incrementó sus ingresos un 23,8% en los productos ofertados a través de ING

“En 2019 seguiremos impulsando la comercialización de las hipotecas de ING así como las soluciones de protección que actualmente comercializamos a través del banco”, señala Cornelia Coman, su CEO en España. ¿Acabará afectándoles la mala imagen que está proyectando su socio por hacer ‘la vista gorda’ en materia de prevención de lavado de capitales? “Nosotros aplicamos todas las directivas europeas anti blanqueo y aunque estos hechos pueden condicionar a los clientes en forma de mala reputación no vemos ningún tipo de impacto negativo”, subrayó la CEO de Nationale Nederlanden.

El contrapunto a esta subida en el canal banca seguros fue la bajada de un 13,3% del canal agencial (de 432 a 374 millones de euros), mientras que el canal empresas pasó de 90 a 99 millones de euros (+9,9%). Aquí cuentan con más de 6.200 clientes entre los que están 15 de las 35 compañías del Ibex.

UN AÑO DIFÍCIL PARA NATIONALE NEDERLANDEN

El incremento de la siniestralidad y la mala evolución de los mercados, con grandes caídas en el último trimestre, fueron los condicionantes que llevaron a la consejera delegada de Nationale Nederlanden a calificar el año como “difícil”.

El resultado antes de impuestos fue de 36 millones de euros (+1,7%) consiguiendo, de esta manera, ser el quinto año consecutivo en positivo. Después de impuestos, el beneficio neto se quedó en 28 millones de euros (+0,8%). “Hemos implementado nuevos productos y servicios, y hemos cambiado estrategias para nuevos modelos de negocio lo que ha contribuido a esta mejora”, añadió Cornelia Coman.

Mapfre

Mapfre extrema la prudencia ante el pinchazo de su último plan

Mapfre no se ha querido poner deberes para sacar muy buena nota de cara a los próximos tres años. De hecho, en el plano financiero, las expectativas son menores que en el trienio anterior.

Sin embargo, Nationale Nederlanden sufrió una caída en las primas emitidas de Vida de un 6,2%, ya que pasaron de 543 millones de euros en 2017 a 502 millones de euros en 2018. Los seguros de Vida cayeron un 2,5% (las provisiones técnicas pasaron de 3.554 a 3.466 millones) mientras el patrimonio gestionado en planes de pensiones descendió un 5,2% (de 799 a 758 millones). En el otro lado de la balanza, en Seguros Generales el volumen de negocio aumentó un 16,3% (de 34 a 39 millones) y los de Vida Riesgo un 17,4%.

De cara a 2019, Nationale Nederlanden mantiene los tres ejes estratégicos sobre los que ha cimentado su presencia en España: ofrecer soluciones de protección adaptadas a las necesidades de los clientes, llegar a más clientes [en 2018 alcanzaron la cifra de 838.000, un 6,6% más que en 2017), y apostar por la innovación. “Queremos estar en unos años en todas poblaciones con más de 10.000 habitantes”, prevé Cornelia Coman.

Comentarios de Facebook