Evelio Acevedo, Museo Thyssen

Las puertas del Museo Thyssen vuelven a abrirse el próximo 6 de junio. Los visitantes podrán contemplar la exposición permanente y las dos exposiciones temporales, por un lado la dedicada a Rembrandt y el retrato en Ámsterdam, y también la de Joan Jonas: Moving Off The Land II. A diferencia del Thyssen, el Museo del Prado limitará el acceso a sus espacios a una cuarta parte. El Museo Reina Sofia ha preferido una apertura gradual de sus salas. En cualquier caso, las mascarillas, los guantes y el gel hidroalcohólico serán fieles admiradores de estos espacios culturales. 

El director gerente del Museo Thyssen, Evelio Acevedo, confiesa en una entrevista con MERCA2 que estos meses han sido una experiencia dura, pero que han dejado un aprendizaje importante. Sin duda, se refiere al modelo híbrido que imperará en los museos de cara al futuro. La digitalización de estos espacios permitirá complementar la experiencia que ofrecen las salas, puesto que en ningún caso el formato digital puede compararse a la admiración de una obra de forma presencial. 

Sea como fuere, el Thyssen ya había comenzado a dar sus primeros pasos en este camino del mundo digital. Así, tanto la exposición permanente, como algunas temporales estaban disponibles de manera simultánea en las salas del museo y en la web. Durante el confinamiento han ido un paso más allá, y han incluido audioguía en la exposición temporal dedicada a Rembrandt. 

El museo que abre de nuevo al publico el sábado 6 de junio, lo hará de manera gratuita durante el primer fin de semana. Y más allá del protocolo sanitario -mascarillas, guantes y constantes aplicaciones de gel-, la vuelta a las salas del Thyssen verá limitado su aforo. Si en la normalidad que conocíamos, este museo limitaba los grupos a unas 80 personas cada 15 minutos por unos 45 minutos de visita, la fórmula se reduce ahora a unas 25-30 personas cada 15 minutos por unos 45 minutos. Será a partir del lunes 1 de junio cuando puedan adquirirse entradas para visitar las salas.

EL DÍA DE LA MADRE, UN FILÓN PARA EL THYSSEN 

El Día del Padre y el Día de la Madre han estado pasados por cuarentena, pero no faltaron los detalles. Desde la tienda online del Museo Thyssen hicieron una selección para ambas fechas de algunos de los productos a la venta, y el director de la pinacoteca reconoce que estas celebraciones han sido dos momentos a destacar en cuanto a ventas. 

Los regalos y los catálogos son los artículos más vendidos, explica Acevedo. Además, este canal ha logrado mantener sus cifras de ventas con respecto al año pasado durante las mismas fechas. En los dos años que la tienda online funciona a pleno rendimiento, estos meses se ha logrado elevar el ticket medio de los clientes de los 45,60 euros que dejó el 2019 hasta los 61,50 euros. 

Elevar el ticket medio de los clientes era uno de los objetivos del Thyssen, y su gran baza era la tienda. No entraba en los planes incrementar el precio de las entradas, por eso, elevar el gasto en la tienda física del museo o en la tienda online y en la cafetería se convirtió en el modus operandi. Y parece que ha funcionado. 

AJUSTE EN LAS PREVISIONES 

Los planes del Museo Thyssen para 2020 eran ambiciosos. “Para 2020 nuestra previsión es incrementar los ingresos recurrentes del Museo en el entorno del 15% respecto a 2019, superando los 10,2 millones de euros“, explicaba Evelio Acevedo hace algunos meses en una conversación con este medio. La realidad ha cambiado, y las previsiones del museo lo han hecho con ella. 

El director gerente del museo asegura que la cifra de los 10 millones de euros en ingresos no se va a alcanzar.  El turismo internacional que llega a Madrid es una de las fuentes de ingresos más importantes del espacio, y este 2020 no destacará precisamente por una gran afluencia. Por lo tanto, pese a las alegrías del éxito de la tienda online y de la gran acogida de las iniciativas que día a día pone en marcha el museo en su sitio web, las cuentas anuales de la institución artística se resentirán de esta crisis. 

Comentarios de Facebook