Movistar

“Cuidado. No confundas llamadas internacionales con el servicio de roaming”. Este es el mensaje de advertencia que tiene en su web uno de los grandes operadores que prestan servicios en España. Y no está puesto al azar. Desde el pasado 15 de junio se dejó de aplicar los sobrecostes por las llamadas que se hacían cuando uno viajaba al extranjero, pero un concepto no quedó claro: las llamadas internacionales. Algo de lo que Movistar, Vodafone y Orange sacan grandes réditos.

Esta situación la confirman fuentes cercanas a un operador. Aseguran que siguen trabajando en aclarar comercialmente la diferencia entre el fin del roaming y la realización de llamadas internacionales, que mantiene una tarifa específica. Bastante cara, por cierto.

Pero lo mejor para explicar esta situación es poner varios ejemplos prácticos. A mediados de junio se suprimieron los sobrecostes del roaming. Es decir, si viajas a París, ahora se pueden hacer todas las llamadas que se quieran, estarán dentro de la tarifa nacional de cada usuario. Lo mismo sucede con los datos. Podrás conectarte a internet para decir que estás viendo el Louvre, y se aplicará el contrato que tengas con tu operador. Todo eso dentro de la Unión Europea y los países con los que se llegó a un acuerdo.

Ericsson

La paradoja de Ericsson: apuesta todo por el 5G ganando contratos de 4G

Ericsson se posiciona como uno de los referentes del futuro 5G, aunque paradójicamente está pisando el acelerador en contratos de 4G

Hasta ahí, todo normal y sabido. ¿Pero qué sucede si estás en Madrid y llamas a un amigo que vive en París? Como se proclamó a los cuatro vientos que se habían acabado los sobrecostes para llamar cuando viajábamos y cuando viajaban los demás, se dieron por hecho demasiadas cuestiones. De nuevo, pongamos un ejemplo muy claro. Si tienes contratados los servicios de Movistar y llamas a tu amigo parisino que tiene una tarifa con SFR, entonces estarás incurriendo en una llamada internacional. Así, tu compañía te cobrará de manera distinta, salvo que tengas algún bono especial para este tipo de conferencias, o tu propia tarifa las incluya.

¿Y esto siempre es así? No. Y aquí es donde el roaming entra en escena. Si ese amigo de París viaja a Roma, y tú le llamas, entonces se habrá conectado a su roaming y, por lo tanto, no habrá sobrecoste alguno. Lo mismo si eres tú el que viajas a Portugal y llamas a tu amigo de París. Ahí tú tendrás el roaming conectado, y no se establecerá como una llamada internacional. Pero siempre que sea entre la SIM de un país y la SIM de otro país, dentro del mismo país… llega el sablazo de las llamadas internacionales.

Cuidado con llamar a los amigos de París

Si las pasadas vacaciones conociste a alguien de París, y de vez en cuando quieres hacer una llamada para saber cómo va su vida, debes mirar estos cuadros. Se trata de las tarifas que aplican los tres principales operadores (Movistar, Vodafone y Orange) en un caso concreto.

Tarifa para llamar a París de MOVISTAR
Tarifa para llamar a París de ORANGE
Tarifa para llamar a París de VODAFONE

¿Y pueden cobrar lo que quieran? Sí. Se trata de un mercado que no está regulado en ninguna estancia. Ni por los propios organismos estatales, ni por la Comisión Europea, ni por nadie. De este modo, si quieren poner los precios más altos, lo pueden hacer. De la misma manera, algunos operadores incluyen en sus tarifas de mayor coste las llamadas internacionales, otros no… en definitiva, cada uno hace lo que quiere.

Y preguntando de manera concreta sobre la situación, las compañías que operan en España son bastante exiguas en palabras. Orange, directamente, no quiere hacer valoraciones sobre el tema. Por su parte, Movistar, manifiesta que su postura está acorde con los planteamientos sectoriales. Estos no son otros que: los precios no son tan altos, y en los últimos años han bajado debido a la competencia.

Mismo discurso que Vodafone. Aseguran a Merca2 que, además, están las plataformas de videollamada que provocan una autorregulación indirecta del segmento. No obstante, son conscientes de que la Comisión Europea tiene planes para este tipo de llamadas en los próximos meses.

¿Alguien está trabajando para que no haya sablazo?

Esta situación no ha escapado a nadie. Si Europa tiende a un mercado común y ya se ha eliminado el roaming, ¿por qué hay que pagar casi 1 euro por enviar un SMS a París? Por este motivo, un grupo de eurodiputados ya están haciendo el pertinente lobby para atajar la situación.

internet

Mentiras y verdades sobre la velocidad de internet: un 1 Gb/s no es necesario

Los operadores hacer ofertas de internet cada día con mayor velocidad, pero es realmente necesario que ofrezcan tantos megas

En concreto, el Comité de Protección del Consumidor y del Mercado Interior del Parlamento Europeo (IMCO) votó el pasado mes de septiembre una propuesta para reducir los cargos en las llamadas internacionales y los mensajes de texto. Todo ello dentro del proyecto de ley de telecomunicaciones que se quiere aprobar próximamente.

El argumento básico de los eurodiputados es que tras el roaming el paso lógico en un mercado único sería la eliminación, o al menos regulación, de este tipo de llamadas. Como cabeza visible está la eurodiputada liberal checa Dita Charanzova. Que desde hace tiempo califica esta situación como “absurda”, sobre todo en ese proyecto único europeo.

¿Hay algún problema de costes? Charanzova lo descarta. Sobre todo en la parte móvil, no hay ninguna justificación para que haya unos precios tan elevados. Los costes reales, añade, distan mucho de necesitar que por ejemplo un SMS cueste casi 1 euro.

Puntos de vista encontrados con las llamadas internacionales

Como no podía ser de otra manera, las preferencias entre usuario y empresas difieren bastante. “Reducir las tarifas de roaming fue un buen primer paso; pero no será completo hasta que los precios de las llamadas internacionales sean lógicos”, manifiesta Monique Goyens, directora de la Organización Europea de Consumidores, BEUC. De media, las llamadas a otros países de la UE pueden oscilar entre 65 céntimos y 1,50 euros por minuto, según datos recopilados por grupos de consumidores.

Google

Google, Facebook, Twitter… los ‘policías de internet’ para evitar la piratería

Google y Facebook tienen trabajo, la Comisión Europea quiere que se impliquen en la lucha contra la piratería, aunque no a todos le parece bien

En el otro extremo de esta postura se encuentra la industria de las telecomunicaciones al completo. En primer lugar estiman que este nuevo debate volverá a generar divisiones entre legisladores, reguladores y operadores como ya pasó con el roaming. Pero sobre todo se quejan de la sobrerregulación, la cual estiman que sería evidente en este caso si les obligan a fijar los precios.

Desde la ETNO (Movistar y Orange entre ellos), una de las asociaciones de telecos más importantes de Europa, y que engloba a las grandes compañías, entienden que ahora mismo hay gran diversidad de tarifas, ofertas y promociones que dejan un mercado competitivo. Además, argumentan -como suele ser habitual- que ese dinero se dejaría de invertir en redes y mejoras en la calidad del servicio.

Movistar, Vodafone y Orange sí ven una regulación buena

Movistar, Vodafone y Orange no quieren oír hablar de regulación (para ellos). Pero sí están prestos a escuchar propuestas de regulación (para los demás). Por ello, instan a los reguladores europeos a que formulen nuevas normas “para los servicios basados ​​en internet como WhatsApp y Skype”.

Y, precisamente, creen que este tipo de plataformas son las que ayudan a la competencia y que, por lo tanto, no haría falta bajar el precio de las llamadas internacionales. Sobre todo por el éxito y la popularidad que están alcanzando. No obstante, sea como sea, salen ganando las compañías de teléfono. Si se llama a París, cobran; y si alguien se conecta a Skype, cobran los datos. Pero todo hace indicar que las llamadas internacionales tienen los días contados.