Movistar+

Telefónica lleva varios años reubicando su espacio en el entramado tecnológico. Y ahora que se encuentra con una deuda que baja a mínimos en su pasado reciente más cercano, puede empezar a pensar en proyectos que hace un lusto venían lastrados por esos problemas en la caja. La ambición de competir contra las empresas tecnológicas, y no solo eso, sino ofrecer servicios transversales, puede desarrollarse.

Así, el operador azul, al igual que las grandes telecos del sector, está cansado de ser un canuto por el que circulan megas. Aspira a ser algo más. Una empresa tecnológica, un gestor de contenidos… en definitiva, a través de Movistar quiere ofrecer un servicio integral para sus clientes.

El último gran movimiento se vio hace un par de semanas cuando el responsable de la compañía en España, Emilio Gayo, anunció la creación de una plataforma de Tv ajena a sus propios paquetes de fusión. Es decir, que cualquier persona, sea de la compañía que sea, puede contratar la televisión de Movistar. Esto le convierte de facto en un OTT más. Por lo que pasa a competir con empresas como HBO o Netflix a nivel de contenidos.

Esta situación es un paso lógico por parte de Telefónica. Hacía ya tiempo que competía en este segmento en algunos mercados de Latinoamérica. Por eso no ha sorprendido a nadie que Movistar salga a pelear con las grandes plataformas en streaming.

Cellnex

Cellnex mantiene alerta su radar pese a aluvión de compras

El operador de torres de telecomunicaciones no ha saciado su apetito de compras, y eso que esta misma semana ha anunciado la inversión de...

Todo esto tiene el mismo punto de partida: la importante reducción de deuda. Esto permite que Telefónica pueda tener la mente puesta en nuevos proyectos y ambiciones. Y los contenidos audiovisuales se han convertido en la gran preocupación de la compañía en estos momentos. Además de la compra de derechos, como es el caso del fútbol, o la adquisición de nuevas series; la producción propia se ha convertido en un punto de inflexión para la compañía, y, aunque todavía no está dispuesta a vender a terceros, también será el paso natural.

MOVISTAR MIRA AL 5G

Pero no solo de ver correr a Messi perdido por tierras inglesas puede vivir una compañía. Para el verano de 2020 se espera que el 5G llegue de manera comercial y masiva. Aunque antes de eso habrá que afrontar importantes subastas de espectro de radio para tener las frecuencias necesarias.

El lado positivo, y de nuevo vuelve a jugar la deuda un papel importante, haber perdido ese lastre ayuda a la inversión. De hecho, ahora mismo en Alemania se está llevando a cabo un periodo de subasta y Telefónica ha podido entrar con toda la caballería en su pugna con los rivales.

En cuanto al mercado español, próximamente se licitará la banda de 700 Mhz. Los operadores tendrán que sacar la chequera, porque se trata de algo vital para el desarrollo de 5G. Y a buen seguro que Telefónica entrará de lleno en la puga para hacerse con los mejores paquetes de frecuencia debido a su importancia. En cuanto al coste, todavía está por ver si el Gobierno se pone en modo recaudador, y hace una subasta directa, o ingenia algún mecanismo para suavizar la inversión. Básicamente porque cada vez hay más voces discrepantes sobre el papel que juega Europa en las subastas, así como la presión competitiva que generan con el fin de beneficiar a los clientes.

EL PERÍMETRO DE TELEFÓNICA

Ante este contexto, con la televisión a preparada y la infraestructura lista, llega el turno de apuntalar los servicios que transforman a Telefónica en algo más, incluso, que una empresa tecnológica. El segmento de seguros es algo en lo que ahora mismo trabaja la compañía y en el tercer trimestre de este año presentará su oferta integrada una vez alcance los acuerdos necesarios con algún socio estratégico.

Por otra parte, la compañía de Pallete ha puesto en marcha la IoT Cybersecurity Unit, un nuevo proyecto enfocado en la seguridad de Internet de las Cosas (IoT) que combina las capacidades de la compañía en ambos campos: la ciberseguridad e IoT.

A medida que crece exponencialmente el número de dispositivos conectados a internet, aumenta también la preocupación de las empresas por protegerlos de todo tipo de amenazas. Para hacer frente a estas amenazas e impulsar la adopción de IoT, Telefónica desarrolla esta iniciativa con un doble objetivo.

Telefónica quiere incorporar mucha innovación dentro de sus proyectos

Por un lado, aumentar la resiliencia del catálogo actual de productos y servicios IoT que ofrece a sus clientes y, por otro, desarrollar nuevas soluciones específicas de seguridad IoT. Todo ello apalancándose en sus redes y su plataforma global Kite, una plataforma de conectividad gestionada de dispositivos IoT que permite a los clientes mejorar la eficiencia y la reducción de costes.

Y no solo eso. Hace unos días Telefónica e IBM anunciaron la puesta en marcha de un nuevo servicio diseñado para ayudar a las empresas a acelerar su transformación digital utilizando las tecnologías más avanzadas de cloud, Big Data, Inteligencia Artificial (IA) y blockchain.

Para llevar su propuesta de valor a un nuevo nivel y ayudar a sus clientes empresariales a materializar todo el valor del cloud computing, Telefónica ha seleccionado las tecnologías cloud de IBM que se integrarán en la plataforma en la cloud de Telefónica existente en los Datacenters de la compañía en España.

Bajo un entorno de comunicaciones ultrarrápidas, con los mayores estándares de seguridad del mercado y con una estrategia común alrededor de las plataformas abiertas, híbridas y que favorezcan el despliegue seguro multiCloud, Telefónica e IBM habilitarán las tecnologías más disruptivas usando la nube como base.