Movistar

Octubre es el mes del baloncesto. De golpe, y casi a la vez, arrancan la Liga Endesa, la EuroLeague y la NBA. Una orgía de sofá para los aficionados a la pelota naranja. Aunque desgraciadamente no todo son alegrías. Movistar tiene (casi) en exclusiva el contenido audiovisual de las tres competiciones, y eso provoca que millones de personas no lo puedan ver.

El deporte retransmitido en abierto pertenece al pasado. Ahora, los operadores de telefonía son los dueños de los derechos televisivos. Una fiesta que pagan entre los clientes y las grandes compañías que se suman a los patrocinios, como es el caso de El Corte Inglés en la ACB; o Endesa en su reciente acuerdo con la EuroLeague. Y lo evidente es que la situación es buena solo para algunos. Tanto, que hasta los más grandes, como el presidente de Endesa, Borja Prado, tampoco están a gusto del todo.

Este miércoles se ha presentado en sociedad el acuerdo de patrocinio entre la compañía energética y el máximo torneo europeo. Hasta ahí todo normal. Endesa estará presente en todos los eventos de las competiciones que tengan lugar en recintos españoles y en las plataformas digitales y de difusión. Fuera de las canchas, la empresa se compromete a mejorar la experiencia de la afición, tanto en la Euroliga como en la Eurocup (segunda competición europea).

Alegría por parte de todos. Aunque en medio de tanta euforia, el presidente de Endesa tuvo un recuerdo para Movistar. Sin dar nombres, el presidente mandó un recado bastante envenenado: “En algún momento se nos ha intentado apartar, pero hemos seguido luchando”.

Endesa
Borja Prado mandando recados

Estas palabras retoman el conflicto entre Endesa y Movistar a cuenta del nombre de la liga española de baloncesto. Todo surgió a principios de febrero cuando la energética acusó públicamente a Francisco Roca, presidente de la Asociación de Clubes de Baloncesto (ACB), de haber llegado a un acuerdo de forma unilateral para que Movistar fuese quien pusiera el nombre al campeonato. Es decir, que su denominación fuese Liga Movistar.

La situación tenía un agravante, y es que el contrato suscrito en 2011 entre Endesa y la ACB, recogía un “derecho preferente” de la compañía eléctrica “para contratar el naming right (…) una vez finalizada la vigencia del acuerdo” y “la obligación de la ACB de comunicar antes de 30 de octubre de 2016 las condiciones y el contenido del nuevo contrato”. En principio, tal y como lo explicaba Endesa, nada de eso había sucedido. En su momento, desde la compañía energética, explicaron que Francisco Roca no se ató al contrato vinculante y que habría pactado con Movistar el cambio de nombre. Supuestamente se habría ofrecido un contrato de mínimos a Endesa, pero con el otro frente abierto.

Movistar nunca se pronunció

Finalmente Endesa se llevó el gato al agua. Así, habría renovado el title sponsor por un periodo de cuatro años sumando a las arcas de la ACB un importe variable de entre 17 y 19 millones de euros. ¿Y dónde queda Movistar en todo esto?

Pese a que el operador azul nunca ha mostrado públicamente un interés en esta acción comercial, Francisco Roca llegó a un supuesto acuerdo con ellos. Por lo tanto, si Endesa no hubiera sacado a relucir su terquedad para cumplir con la obligación de lo firmado, los próximos años veríamos una Liga Movistar.

Vodafone

Vodafone acelera con el IoT ante la presión de Orange y Telefónica

El internet de las cosas a nivel comercial se abre paso, y Vodafone está siendo de las compañías más activas, aunque Orange y Telefónica cogen posiciones

En todo caso eso no sucederá, como poco, hasta dentro de cuatro temporadas. Hasta entonces será Endesa quien ponga el dinero. Una cantidad, por cierto, que reluce los malos momentos por los que atraviesa el baloncesto español. El anterior contrato multianual, aunque de seis temporadas, ascendió a 30 millones de euros. La rebaja actual se debe al menor impacto televisivo de la liga.

Y mientras, el secuestro de Movistar

Al margen de peleas intestinas por poner el nombre, lo único claro es que Movistar ha conseguido, a base de gastar dinero, que todo el baloncesto esté en su casa. Eso tiene una derivada: si no eres cliente de la compañía no se puede ver baloncesto en España. Al menos la Liga Endesa.

EuroLeague y NBA tienen plataformas en streaming gestionadas por ellos mismos que permiten ver el basket en versión original. Pero todo eso es imposible con la ACB. No hay ninguna manera, legal, de poder ver el baloncesto nacional. Por ahora Movistar no quiere usar plataformas de video para comerciar este producto, y todo eso -curiosamente- choca de manera frontal con los intereses de los patrocinadores de la ACB, entre ellos Endesa.

Una lástima para los aficionados al baloncesto que si quieren ver estas competiciones tienen que abonarse de manera integral a los planes de Fusión de Movistar. Un secuestro. Legítimo, pero un secuestro. Aunque también hay que destacar la complicidad de los demás operadores, caso de Orange y Vodafone, que no han apostado por ello (ni la Tv pública), además de cualquier otra plataforma de streaming.