suegra metiche

La vida en pareja debería ser en pareja, es decir, dos. Hay algunas veces en los que las madres de ambos entran a formar parte de la vida de la pareja con demasiada asiduidad. El síndrome del nido vacío es un problema que en ocasiones puede llevar incluso a la separación de dos personas que se llevan bien.

Es cierto que el amor de una madre no tiene comparación con nada y que es para toda la vida. Sin embargo, en algunas ocasiones ese amor comienza a ser un poco más asfixiante y sobrepasa límites insostenibles. Las madres perdonan, apoyan, cuidan e intentan que sus vástagos sean felices sin darse cuenta que hay veces en las que, para aprender, primero hay que tropezarse.

Una madre SIEMPRE va a estar del lado de su hijo tenga o no razón, aunque después le pegue un tirón de orejas a escondidas. No es que todas las suegras sean malas ni iguales, ni mucho menos. Hay quien tiene suerte y mantiene una maravillosa relación con la madre de su pareja.

El problema es si te sientes identificado con algunas de las circunstancias que te voy a decir a continuación.

En la pareja, la suegra es la nata de las oreos

pareja para casarse

Hay algunas suegras que tienen que estar en medio de la relación y si no lo hacen, se enfadan. Las tecnologías han conseguido que además de tener que aguantar la visita de rigor para inspeccionar que todo esté en su lugar, también te espíen por las redes sociales.

Si tu pareja tiene a su madre en las redes sociales y esta le comenta o controla absolutamente todo lo que sube a la red, ten cuidado porque en la vida real eso se multiplica por diez. Todos necesitamos tener nuestro espacio en solitario y también nuestro espacio en pareja. Los planes no siempre tienen que involucrar a la buena señora.

Cuando por fin te sientes un poco integrado en su familia y estás en medio de una conversación en la que eres el foco de atención, una suegra tóxica intentará eliminar ese protagonismo interrumpiéndote y cambiando de tema.

Suegra reformas

reformas en pareja

También hay veces en los que el hijo o la hija, esto de las suegras va en ambos sentidos, decide comprar un mueble y preguntarle a la madre si le parece bien. Entonces le acaba de dar vía libre para que critique absolutamente todo lo que has elegido, pida el recibo y vaya junto con su querido descendiente a comprar el que a ella le salga del “toto”, aunque no pegue ni con cola.  

En el instante en el que esa mujer entra por la puerta de tu casa es como si la Dana la hubiese poseído. Nada vuelve a estar en su lugar y jamás encontrarás tus calzoncillos gastados favoritos. Ahora sirven de trapo, muy a tu pesar.

Cuando tu suegra saque el dedo índice y lo dirija hacia algún mueble, échate a temblar porque en breve estarás con la bayeta y el plumero en la mano limpiando hasta detrás de la televisión. Las peores suegras son las maniáticas de la limpieza y del orden. Esas hacen que tu vida se ponga boca abajo en cero coma dos.

Mientras que ella va inspeccionando todo con el dedo de la muerte, tu pareja y tú os miráis y os encojéis de hombros intentando complacer a la mujer para evitar una trifulca familiar.

Suegra psicóloga

vieja psicópata

Las suegras psicólogas son más bien psicópatas, pero no quedaba demasiado bien en el título. Estas son las enviadas de Satán, se encargarán de hacerte sentir mal con cada error insignificante que cometas con su pequeño tesoro. El problema es que cuando discutes con tu pareja ella lo primero que hace es ir a los brazos de su madre a contarle todo lo malísimo de la muerte que eres. Con lo que la vieja arpía tiene munición de sobra para dejarte totalmente echo polvo con solo unas cuantas palabras.

Estas frases suelen comenzar con un “Yo no es por nada, pero…” , cuando escuches eso comienza a temblar y agáchate porque no vas a saber por dónde te van a venir los palos.

Llega un momento en el que la suegra psicópata está preparada para dar el último estocaje y comienza el chantaje psicológico. Cuando consigues que tu pareja pase un poco de su querida madre y te preste más atención a ti y las decisiones que tomáis juntos ella lo nota y contraataca.

Hay muchas suegras que, en el momento en el que ven que han perdido terreno, se hacen las víctimas con un: “A los viejos no nos necesita nadie”; “Ya sé que estorbo, me deberíais meter en una residencia”. Después de que te hayas alegrado por conseguir un poco más de intimidad escuchas esas palabras y te sientes un completo mierda.

Suegra CIA contra las parejas de dos

jesica flecher

En ocasiones las suegras son capaces de manipular la situación a su antojo dándole la vuelta a la tortilla de tal manera que confieses por el “asesinato de Kennedy”, aunque ni tan siquiera hubieses nacido.

Las hay capaces de meterse en la cabeza de tu pareja y hacerla ver fantasmas donde no los hay con sus respectivas consecuencias para vuestra relación, como, por ejemplo: “No sé cómo llega tan tarde del trabajo”, “El compañero nuevo del trabajo es muy guapo” o “Yo no es por nada, pero…”. Sí, este ya lo he dicho antes, pero es un recurso muy utilizado que merece una nueva mención.

Suegra Jekyll y Mister Hide

jekyll y mister hide en la pareja

Estas dan mucho miedo y puedes llegar a tener pesadillas con ellas por las noches. Ten cuidado. Han llegado a un nivel tal de maldad en el que son capaces de tener dos caras en el mismo instante.

Es impresionante, mientras miran a su hijo los ojitos son alegres, puedes incluso ver un haz de luz que cruza su mirada de orgullo y las arrugas de su cara se marcan más haciéndola parecer más mayor y frágil.

Sin embargo, en el momento en el que esos ojos se posan en ti, y tu pareja no la ve, esa mirada se torna gris, los pliegues de su frente desaparecen al entornar los ojos y de ellos parece que estuviesen saliendo rayos con tu nombre en la punta.

La suegra con manzana no debería estar en la pareja

la madre de tu pareja

En algunos casos, tu suegra será la portadora de una invisible manzana envenenada que morderás hasta que la relación con tu pareja se vaya al traste gracias a esa adorable ancianita.

Son capaces de poner en contra al resto de la familia para que le sirvan de apoyo cuando intente convencer a su hijo de que estaría mucho mejor sin ti y que el amor de su infancia sigue soltero y es director de banco mientras que tú tan solo eres camarero.

Son personas que necesitan tener el control siempre de todo y de todos. Tú has venido para estropear eso y no piensa consentirlo. Será capaz incluso de fingir ataques o desmayos con tal de recuperar su poder.

Si te suena alguno de estos casos solo te queda una opción, habla con tu pareja y explícale cómo te sientes SIN HABLARLE MAL DE LA MADRE, porque se lo terminará contando. Múdate lo más lejos de esa señora que puedas a una casa en donde no tenga una cama para poder ir a visitaros.

Comentarios de Facebook