Service Point

Este viernes, la empresa de la semana en Bolsa elegida por MERCA2 es Service Point. La catalana vibra en el mercado continuo. La semana pasada se apuntó una subida del 138% que ha venido acompañada de una corrección del 14% en estas últimas cuatro jornadas.

Pese a ello, consigue que el balance anual sea positivo (+11%) y pasa a estar dentro del ranking de los valores que más suben este 2020, que no son muchos. De las 120 compañías aproximadamente que cotizan en el mercado continuo, poco más de 20 consiguen aguantar al alza este ejercicio.

Los expertos no encuentran una razón concreta que justifique la fuerte subida de la semana pasada. Tampoco Service Point ha notificado nada y además, la empresa se caracteriza por ser bastante opaca. Sin embargo, los analistas apuntan que la empresa puede verse envuelta en algún tipo de fusión o adquisición, pues estas son las especulaciones del mercado. Así lo explica Joaquín Robles de XTB.

Paralelamente, esta misma semana, la firma Morningstar decidía apostar por la empresa y elevar su precio objetivo hasta un rango de 0,75-0,80 euros desde los 0,61 céntimos en los que cerró la sesión el pasado miércoles.

CONCURSO Y SALIDA DE BOLSA

La historia de Service Point durante los últimos seis años ha sido intensa. Pasando por el concurso de acreedores, unos años fuera de Bolsa, los esfuerzos por sanear su balance, el acuerdo con el fondo irlandés Paragon y los recientes efectos de la pandemia.

La empresa atravesaba una delicada situación financiera y acabó presentando en octubre de 2013 preconcurso de acreedores ante la falta de acuerdo para refinanciar su deuda. Cuatro meses después, en febrero de 2014, se declaraba el concurso. Tanto la matriz del grupo, como de las filiales de Holanda, España y Bélgica.

En ese momento se nombró a Matteo Buzzi como nuevo consejero delegado para liderar el proceso de reorganización de la compañía que durante esos meses se había dejado un 80% de su valor en Bolsa, lo que llevó a la CNMV a suspenderla de cotización.

Sin embargo, solo diez meses después Service Point ya superaba el proceso concursal al contar con el apoyo del 80% de los acreedores. De los 116 millones de euros de deuda, se aprobó una quita de entre el 20% y el 60%.

EL PAPEL DE PARAGON

Aquí fue clave el papel de Paragon Financial Investments, que desde el inicio de 2015 se posicionó como accionista de referencia tras hacerse con un 12,4% del capital y comprar a la banca las filiales de Reino Unido, Suecia y Noruega.

Paragon, fondo controlado por Patrick Crean, fue incrementando su presencia en la empresa de servicios de impresión a través de ampliaciones de capital para reconvertir deudas en acciones, hasta el 81,3% actual que tiene desde septiembre de 2016.

Finalmente, Service Point volvía al parqué a finales del 2016 con un plan estratégico basado en la inversión como principal motor de crecimiento y lo hacía con una revalorización del 10% en su primer día, hasta los 1,95 euros. Pero desde entonces no ha conseguido remontar el vuelo en Bolsa, pues es uno de los valores más volátiles y el precio de sus acciones está tres veces por debajo del de hace cuatro años.

También en esos años, el italiano Matteo Buzzi cesó como CEO. Laurent Salmon, asumió entonces las funciones ejecutivas de la compañía.

LA PANDEMIA FRENA EL ESFUERZO

“La empresa se ha centrado los últimos años en sanear su balance” señala el de XTB. La filial española ha pagado el total de la deuda asociada al convenio de acreedores. A finales de 2019, la compañía realizó inversiones superiores al millón de euros para renovar equipos de impresión que le permitirán mejorar la competitividad y eficacia.

Las principales áreas de negocio son la impresión comercial en color y la impresión bajo demanda, que representa un 30% de su demanda generada por las editoriales y material educativo.

Sin embargo, “los efectos de la pandemia han interrumpido el crecimiento esperado”, las ventas se redujeron un 11,8% durante el primer semestre, lo que se tradujo en unas pérdidas de 250.000 euros. Fue entonces cuando la compañía se vio obligada a presentar un ERTE de fuerza mayor sobre toda la plantilla con reducciones entre el 50% y 100%, lo que le ha permitido contener sus pérdidas.

La empresa también ha sufrido (como todas) en Bolsa durante la actual crisis. De enero a septiembre se dejó más de un 40%, pero el subidón de la primera quincena de octubre (80%) le deja mejor posicionada para la recta final de año.

“Habrá que esperar a conocer los resultados del tercer trimestre del año” apunta el analista. De lograr esquivar el bache, Service Point podría revalidar los máximos del pasado 12 de octubre, cuando cerró en 0,76 euros, en línea con el precio que le otorga Morningstar.