Banco de España
Banco de España

El Banco de España ha publicado este viernes los datos de las moratorias hipotecarias y las de préstamos sin garantía hipotecaria que aprobó el Gobierno en su plan de medidas para mitigar el impacto del covid-19. Además de los acuerdos de moratorias sectoriales de crédito alcanzados entre los bancos y sus clientes a través de las patronales financieras como medida complementaria.

A cierre de octubre, el mayor volumen de moratorias solicitadas y concedidas eran las sectoriales, las que concede la propia banca con sus condiciones, que son más flexibles que las del Gobierno. Las solicitudes alcanzaban las 817.716, habiéndose dado curso a más de 768.000. Por su parte, el saldo pendiente de amortización de los préstamos suspendidos se situaba cerca de los 30.000 millones de euros.

En cuanto a las moratorias hipotecarias del Gobierno, se habían recibido 271.203 solicitudes a cierre del mes pasado. De ellas, se ha dado curso a 228.742 y el saldo vivo pendiente de amortización es de 20.501 millones de euros.

MORATORIAS NO HIPOTECARIAS

Según las cifras facilitadas por el Banco de España, también se han registrado 421.219 peticiones en el marco de la moratoria legislativa de los contratos de crédito sin garantía hipotecaria, de las que se han tramitado 373.964, con un saldo pendiente de amortización de los préstamos suspendidos de 2.761 millones de euros.

El número de solicitudes y concesiones de moratorias legislativas de los contratos de crédito con garantía hipotecaria y sin garantía hipotecaria se ha reducido respecto a las cifras hechas públicas el mes anterior porque algunas entidades han reclasificado parte de estas moratorias como sectoriales después de que el cliente no haya podido acreditar su vulnerabilidad.

En total, las entidades financieras españolas han concedido 1,37 millones de moratorias hipotecarias y no hipotecarias a los afectados por la crisis del coronavirus, con un saldo vivo pendiente de amortización de 52.959 millones de euros.

Más del 70% de los deudores beneficiarios y avalistas de los tres tipos de moratoria son asalariados, mientras que el desglose en los trabajadores autónomos muestra que los principales sectores beneficiarios de moratoria son comercio, hostelería y otros servicios, seguidos a cierta distancia de actividades profesionales, científicas y técnicas, transporte y construcción (estos sectores aglutinan casi el 80% del total de moratorias para autónomos a las que se ha dado curso).