La Reina Letizia ha vivido momentos muy duros a lo largo de su vida. ¿Es por eso por lo que hoy en día tiene un carácter un poco agrio? Es muy posible. Cuando la vimos entrar en la Casa Real, Letizia era todo sonrisa. Siempre la veíamos contenta y muy feliz, incluso enérgica cuando salía a algún acto. Pero con el paso del tiempo hemos visto que se ha ido apagando. ¿Tendrán esos momentos duros algo que ver? No lo descartamos.

A continuación vamos a conocer algunos de los momentos más duros que ha vivido la Reina Letizia en lo que lleva dentro de la Familia Real. Algunos momentos no han sido nada fáciles de olvidar, es más, diríamos que aún no los ha olvidado, como es el caso de la muerte de su hermana. Así que, sin más, vamos a ello.

3El suicidio de su hermana Erika

Esta muerte ha sido, sin duda alguna, la que más ha afectado a la Reina Letizia, y no es para menos. Su hermana Erika de 31 años había muerto. Ha sido el palo más duro al que se ha enfrentado, y ni el calor de su familia ni el de la Casa Real consiguió que Letizia se recuperase, es más, diríamos que hoy en día sigue sin estar recuperada.

En esos momentos, Letizia estaba embarazada de seis meses y, aún así, quiso seguir con todos los compromisos que tenían pactados. Suponemos que Letizia no quería encerrarse en su casa a llorar la muerte de su hermana ya que sería mucho peor.

Después de la autopsia se hizo público que Erika murió por una parada cardiorrespiratoria causada por unas pastillas que había tomado, más de la cuenta. Erika estaba pasando por momentos muy difíciles y parece que no quería seguir viviendo.