Sareb españa

El consejero delegado de Merlin Properties, Ismael Clemente, propuso recientemente que el Estado comprara todos los activos de Sareb para generar un gran parque de vivienda pública que provocara una contención en los precios. ¿Sería posible?

La Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria, conocida comúnmente como Sareb o “banco malo”, es una sociedad instrumental de liquidación con la misión de gestionar y vender los préstamos e inmuebles traspasados por las entidades que recibieron ayuda pública. En el momento de su creación (2012), la cartera estaba formada por préstamos al promotor (80%) e inmuebles (20%) que fueron adquiridos a estas entidades por un importe de 50.781 millones de euros.

Sareb no es totalmente pública. Si bien su máximo accionista es el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (Frob) con un 45,9% de su capital, otras 25 entidades financieras tienen participación en mayor o menor medida. Las más importantes, Santander (22,3%), CaixaBank (12,2%), Banco Sabadell (6,6%) y Kutxabank (2,5%). La lista la completan Bankinter, Ibercaja, Unicaja, Cajamar, Caja Rural, Mapfre, Mutua Madrileña, Caja Laboral Popular, Banca March, Deutsche Bank, CECA, Banco Cooperativo Español, Catalana Occidente, AXA Seguros Generales, CC Caminos, Generali, Mutua Pelayo, Asisa, Reale, Zurich, Santa Lucía e Iberdrola Inmobiliaria.

La propuesta de Ismael Clemente puede resultar sencilla. “Si yo fuera el Estado español compraría todos los activos de Sareb, con ellos repagaría la deuda que de todas formas iba a tener que pagar yo como contribuyente porque la tengo garantizada y me quedo todos”, explicó.

Entre finales de 2012 y principios de 2013, Sareb recibió una cartera valorada en 50.781 millones de euros, con el mandato de venderla ordenadamente en un plazo máximo de 15 años. Estaba compuesta por los préstamos (80% del total) que las entidades rescatadas habían concedido años antes a promotores para el desarrollo de proyectos inmobiliarios. En concreto, más de 90.600 créditos contaban con el aval o garantía de 400.000 inmuebles. El 20% restante lo componían 107.000 inmuebles de todo tipo.

Los últimos datos publicados, relativos al primer semestre de 2019, muestran una cartera de 34.400 millones de euros. De esta cifra, 22.000 millones de euros corresponden a préstamos al promotor y 12.400 millones de euros a inmuebles de todo tipo (viviendas, garajes, suelo, locales, etc.). De estos 12.400 millones de euros, en torno al 45% en valor se corresponden con viviendas y un 42% en valor a suelos (en desarrollo, finalistas y rústico).

¿ES BUENA IDEA UNA SAREB PÚBLICA 100%?

Inversión Madrid vería la compra de Sareb por parte del Gobierno como una medida “positiva”. “Sareb conseguiría la liquidez necesaria que tanto busca”, explica a MERCA2 su fundador y CEO, Carlos González. De hecho, expone, “el Gobierno tiene en su mano inyectar oferta al mercado de la vivienda para rebajar la tensión en los precios”.

No obstante, Carlos González también apunta que “igual de necesario es que desde la Administración cedan suelo a promotores privados para la creación de oferta en aquellos mercados en los que los precios son muy elevados”.

La compra de Sareb formaría, según los cálculos de Inversión Madrid, la incorporación de aproximadamente 52.000 viviendas al parque público. Una enorme entrada en el lado de la oferta para luchar contra el problema de acceso a la vivienda que sufre España. A mayor oferta, menor precio con la misma demanda. En teoría.

“Lo que parece claro y que todo el mundo está de acuerdo, es la colaboración necesaria público-privada para poner solución a los problemas actuales de acceso a la vivienda, tanto en compra como en alquiler”, concluye Carlos González.