Los millennials son la clave para la inversión sostenible

Enrique Blasco, director de fondos de empleo de Bankia destaca que cada vez “se demandan más” productos con criterios ASG (ambientales, sociales y de buen gobierno) por parte del cliente institucional y retail. En concreto, porque los millennials “están más sensibilizados”, son más conscientes y son la clave en el futuro para este tipo de productos. Así lo explica en un encuentro organizado por MERCA2 sobre Inversión y Finanzas Sostenibles.

La directora de promoción de Spainsif, Andrea González asume la importancia que tendrán las mujeres y los millennials en la inversión sostenible del futuro. “Es un perfil idóneo por la prudencia tradicional de la mujer y la sensibilización de los millennials ante los criterios de sostenibilidad” pero entiende que es algo “transversal” en la sociedad y las esperanzas puestas en esta generación “es a largo plazo”.

En este sentido, José Manuel García Rolán, socio de Consulae EAF, entiende que es un tema de formación e información. Y ser socialmente responsable “no es una moda” por ello destaca la importancia del asesoramiento a los inversores.

Mientras Francisco Javier Garayoa, director de Spainsif, habla de una “cultura financiera latente” donde todos “son más sensibles” con temas medioambientales y sociales. Y apunta “la cultura se tiene que materializar en demanda de productos financieros y no esperando a generaciones”.

Enrique Blasco
Enrique Blasco, director de fondos de empleo de Bankia

Por ello, Ana Guzmán directora de Portocolom considera que los asesores y gestores tienen la labor de integrar esta conversación con los clientes, donde ve fundamental un test de idoneidad.

INVERSIÓN SOSTENIBLE: EN EBULLICIÓN

Enrique Blasco sabe que como gestores además de ofrecer “buena rentabilidad” a los clientes, tienen un “deber fiduciario” importante y es invertir con criterios de inversión sostenible. Esta inversión está en plena ebullición y experimenta una continua evolución. Desde temas de exclusión: armamento, tabaco, alcohol… hasta un ‘best-in-class’ donde no solo se excluyen compañías “sino que nos fijamos en las que tienen mejor rating”, detalla.

Además han dado “otro paso” hacia la inversión temática o de impacto. Ésta última está cobrando mayor importancia y se a su vez en abordar problemas (medioambiente, pobreza, desigualdad y cambio climático) y tratar de solucionarlos.

Ana Guzmán, directora de Portocolom

En este sentido, García Rolán es rotundo “tenemos la responsabilidad de transmitir el valor añadido que se genera a través de inversiones sostenibles”. Entiende que no es el futuro y no es una temática “es una forma de hacer gestión” y la tendencia “no tiene escapatoria”. Así, quien se quede fuera “puede ser que quiebre”.

Garayoa destaca que pese a haber contracción en la inversión en términos generales, la inversión sostenible sigue respondiendo y ha crecido un 3,1%. Sin embargo, ve clave que en España la inversión sostenible retail “no acababa de arrancar”. Y pone el foco en el mercado internacional, en concreto, países como Francia, Reino Unido o Alemania que son “quienes marcan tendencia”.

En este aspecto, Ana Guzmán señala que España suele ser rápido y se pondrá “a la altura” del resto de países. Y tiene claro que “tenemos mucho viento a favor” para que vaya bien. Y al final, el interés retail “no debería dejar de ser un reflejo de lo que demanda la sociedad” y lo que demanda es “que no todo vale”.

SIEMPRE A LARGO PLAZO

El de Bankia cree que inversión socialmente responsable y corto plazo “está reñido”. Y la inversión tiene que fijarse en un horizonte temporal de largo plazo. Además, subraya la importancia aquí de la educación financiera. “Manejamos un océano de siglas: ISR, ESG, RSC…debemos dar a conocer nuestros clientes lo que abarca”.

Francisco Javier Garayoa, director de Spainsif

Para García Rolán el dato de que el 75% de los españoles invierta entre 1 y 5 años supone “un problema social, de formación y de acceso a datos”. Y aclara “el español se ha perdido muchos trenes por estar mal informado, gestionado y sin planificación”. Ahora bien, la culpa “no es solo del inversor”. Por ello, el cliente “más que nunca” necesita que le vendan lo que realmente necesita.

La directora de promoción de Spainsif, Andrea González, entiende que “estamos sometidos a estímulos de innovación constante y la inversión ha de ir a otro ritmo”. Mientras que Garayoa insiste en la diferencia entre el inversor institucional y el retail. Si bien, el institucional “es profesional” ya que cuenta con asesoramiento, tiene medios y se mueve en mercados globales donde la inversión sostenible “está incorporada”. Y con el marco regulatorio que va a desarrollarse a nivel europeo “España no va a estar ajena a esto”.

Pero el mundo retail “tiene sus singularidades” en España, por el peso que tienen las instituciones de inversión colectiva y el alto porcentaje (25,9%) que “no es consciente” del riesgo e invierte directamente. Y luego está el mundo de la intermediación que busca hueco entre medias. Por eso, aquí Mifid 2 va a permitir “avanzar mucho”.

Guzmán (Portocolom) considera que la responsabilidad de formación recae en los asesores y no deberían dar a corto plazo un fondo de inversión socialmente responsable “para sus necesidades de liquidez inmediata”.

José Manuel García Rolán, socio de Consulae EAF

MEGATENDENCIAS

El cambio climático y medioambiental “lo estamos sufriendo todos” apunta Enrique Blasco. Para Bankia las empresas que se dediquen a al sector salud y bienestar así como el agua limpia y saneamiento o la educación, pobreza y desigualdad “van a ser las grandes ganadoras”.

García Rolán añade que el 80% de la población va a estar en las ciudades en los próximos años y las ciudades inteligentes y eficientes “van a ser la tendencia ganadora a futuro”. También las compañías “con altos criterios ESG”.

Mientras que Andrea González incide en la importancia de los 17 Principios de Desarrollo Sostenible. “Naciones Unidas tomó la delantera” señala. “Es cierto que en el presente algunos despuntan sobre otros”. Pero a su parecer, las megatendencias que aparecen ahora como “las primeras de la lista” en rentabilidad y medición de impacto, cambiarán el futuro.

Aquí la directora de Portocolom separara temáticas de cambio climático con desigualdades sociales. Dentro de estos, donde mayores oportunidades ve es en la parte temática: el acceso al agua, el tratamiento de la misma o la coordinación del clima con agricultura y con salud.

FONDOS CON CRITERIO ESG

Bankia presume de adelantarse a la corriente actual. Y todo por el cambio de regulación a finales de 2013, donde tuvieron que hacer consultas en las condiciones de control a sus clientes sobre si querían incluir criterios de inversión socialmente responsable dentro de las políticas de inversión “y en nuestro caso, todas dijeron que si”.

Así, en 2017 “viendo por donde iba el mercado” lanzaron el fondo temático Bankia Futuro Sostenible. Donde fijaron en cinco objetivos: alimentación y lucha contra el hambre, agua limpia y saneamiento, pobreza y desigualdad, salud y bienestar.

Pero a mediados de octubre de 2019 han ampliado esta gama y han lanzado el fondo Bankia Mixto Futuro Sostenible, con una parte importante de inversión en renta fija, centrada en bono de gobierno, renta fija de crédito que impacte en los objetivos que han seleccionado y bonos verdes de impacto social.

El de Consulae entiende que “la fuerte demanda” va a hacer que estas inversiones sean rentables, pero “siempre” considerando una inversión a largo plazo. Sin embargo, opina que ha habido productos que no han llegado al cliente final “por la propia industria”, por no dar formación o información y en esta fase considera que “hay que revolucionar este sector”.

Directora de promoción de Spainsif, Andrea González

Andrea González (Spainsif) señala que la evolución ha sido la natural, “de lo más sencillo a los más complicado” que es la exclusión. Y en España “hasta ahora” le evolución está siendo la del mercado, mientras que en otros lugares han ido acompañados de apoyos regulatorios.

Desde Spainsif, Garayoa entiende que las operadoras internacionales aportan más experiencia en productos de inversión sostenible y en término de producto. Y en su opinión, la sostenibilidad desde el punto de vista financiero en el largo plazo es “maximizar los retornos en el largo plazo de manera recurrente” y para conseguir eso “no queda otra” que tener en cuenta la parte ambiental, social y de gobernanza.

Ana Guzmán ve “madurez” en la industria, pero asume que hay que hacerlo con humildad y “aprender de los mayores” que no tienen que ser internacionales. “Hay que tener cuidado con los que se suben al carro, porque no tenemos ni siquiera una definición de un marco común”.