negocios afrontan la crisis

Todos los expertos coinciden a la hora de señalar que la recuperación de la crisis económica que ha venido asociada al coronavirus tardará algún tiempo en ser efectiva. Algunas fuentes creen que no será hasta 2022 cuando empiecen a verse mejoras. Pero los pequeños negocios no pueden aguantar tanto, y una gran cantidad de ellos están en riesgo de desaparecer en los próximos meses, incluso antes de que llegue la Navidad.

Tras semanas de cierre obligatorio durante el confinamiento, la nueva normalidad no ha sido muy positiva para los pequeños comercios, y eso a pesar de que muchos ciudadanos se han volcado con el consumo local, dejando un poco de lado a las grandes superficies.

El período de rebajas de verano no ha sido tan positivo en los pequeños negocios como tradicionalmente suele serlo. El stock acumulado era muy grande y el tener que ponerlo a la venta a bajos precios ha supuesto en muchos casos reducir la rentabilidad o incluso perderla totalmente.

Son muy pocos los negocios que han cumplido las previsiones que tenían para 2020. En la mayoría de los casos los autónomos que están al frente de los mismos han tenido que rehacer el presupuesto completamente, y aún así las cuentas no les cuadran.

crisis negocios covid19

Una difícil campaña de Navidad para los pequeños negocios

En esta época es habitual que los pequeños y grandes negocios vayan preparándose para afrontar la campaña navideña, que tradicionalmente suele ser la temporada de más venta en todo el año.

En estos meses que quedan antes de que arranque diciembre es normal ir preparando tanto el marketing como el stock para poder tenerlo todo preparado para atender el incremento de la demanda que se produce entre finales de noviembre y principios de enero.

Pero debido a la Covid-19 este año será muy diferente. La previsión es vender mucho menos de lo habitual, ya que muchos hogares están pasando apuros económicos y van a restringir su gasto. Y a ello hay que sumar que debido a los confinamientos locales y el aumento de contagios la gente ya no quiere pasar tanto tiempo en la calle de tienda en tienda, por lo que hay que reforzar especialmente la venta online, lo que supone un coste extra para los pequeños empresarios.

crisis economica

El reto para los pequeños negocios es sobrevivir a 2020

Parece que este año ni la campaña de Navidad tiene capacidad para salvar la situación, así que muchos autónomos al frente de un pequeño negocio están en auténtico modo supervivencia. El reto que tienen por delante es ser capaces de sobrevivir a este aciago año sin tener que cerrar.

Y si atendemos a los datos hechos públicos por la Confederación Española del Comercio (CEC), parece que no hay buenas noticias a este respecto. La patronal advierte de que los pequeños negocios, especialmente los pequeños comercios, lo están pasando muy mal, y se estima que un 30% de ellos podrían echar el cierre antes de que llegue la Navidad.

La bajada de ingresos, incluso la falta absoluta de ingresos en algunos casos, puede producir un cierre en cascada de muchos establecimientos de un mismo sector.

Aunque muchos pequeños empresarios tenían puestas sus esperanzas en tener un buen verano que les permitiera obtener ingresos como para mantener su negocio a flote, lo cierto es que los rebrotes y la ausencia de turismo internacional han dado al traste con este plan, haciendo que la situación económica de muchos negocios empeore todavía más.

Y como parece que la campaña de Navidad tampoco será todo lo rentable que debería, muchos ya dan el año por perdido totalmente e incluso se plantean cerrar definitivamente.

Tras el levantamiento del estado de alarma entre un 10% y un 15% de pequeños negocios decidieron no volver a abrir, y parece que la cifra de negocios que dejarán su persiana bajada definitivamente podría seguir en aumento en los próximos meses.

comercios

¿Qué se puede hacer para salvar a los pequeños negocios?

A pesar de que la situación no es nada positiva, todavía queda mucho margen de actuación. La mayoría de los pequeños negocios están en manos de autónomos emprendedores que están dispuestos a dar la batalla y no se rinden fácilmente.

La extensión de los ERTE por fuerza mayor era una de las pretensiones que venían defendiendo los pequeños empresarios con empleados a su cargo desde hace ya algunos meses. Y finalmente sus peticiones han sido escuchadas. El hecho de que los ERTE estén en vigor hasta el 31 de enero de 2021 supone dar a estos empresarios un poco más de aire para intentar aguantar y buscar nuevas fórmulas para hacer su negocio más rentable.

Esta medida ayuda, pero no es suficiente. Por eso, desde la patronal del pequeño comercio se piden otras ayudas como mayores facilidades para aplazar las deudas tributarias e incluso la condonación del pago de tributos en algunos casos.

Por otro lado, esta crisis ha puesto de relieve que la digitalización de los pequeños negocios es una necesidad que no se puede retrasar más tiempo. Porque un negocio que es capaz de vender tanto online como offline lo tiene más fácil para afrontar las crisis, ya que puede dirigirse a un público mucho más amplio e incluso vender sus productos en cualquier lugar del mundo.

Pero con frecuencia los pequeños empresarios no tienen demasiados conocimientos sobre cómo deben digitalizarse o qué procesos tendrían que abordar. De ahí que entre las medidas que solicita el sector del comercio estén un mejor acceso a la formación para estos profesionales y también ayudas destinadas a la transformación digital.

2020 está siendo un año muy complicado para todos, y mucho más para quienes están al frente de pequeños negocios, pero también está dando lugar a nuevas oportunidades. Es fundamental que los autónomos estén ahora más atentos que nunca a su entorno para detectar tanto amenazas como oportunidades y trabajen para evitar las primeras y aprovechas las segundas.

Quienes afronten este difícil reto quizá puedan mantener su negocio en activo durante mucho tiempo, quienes simplemente se han dado por vencidos es posible que acaben bajando la persiana definitivamente antes del 31 de diciembre.