Fridman DIA director financiero

Mikhail Fridman ha superado los 500 días al frente de DIA, tras tomar su grupo Letterone el control del 70% de la compañía en la segunda quincena del mes de mayo de 2019. ¿El regalo por tal acontecimiento? Un programa de bajas incentivadas “que va dirigido a alrededor de 400 posiciones”, según la compañía. Eso sí, matizan que “no afectará ni a personal de tienda ni a personal de almacenes”. Estos últimos ya sufrieron sendos ERE que supusieron la pérdida de 1.600 puestos de trabajo en España. A nivel grupo (incluyendo Portugal, Argentina y Brasil), de enero a junio, la plantilla del grupo se redujo en 2.200 personas.

“Que sean 400 personas es una sorpresa y habrá que ver a qué personal afecta, ya que no especifica a un colectivo en concreto”, señala Aurora Richarte, secretaria general de la Sección Sindical de CCOO en Grupo DIA. Conviene recordar que DIA tiene oficinas por toda España, además de la sede central. “Intentaremos rebajar esa cifra como hicimos con los anteriores ERE. De los 2.100 puestos iniciales previstos en tiendas y almacenes, se quedaron en 1.600”, añade.

DIA ha abierto una mesa de diálogo. El objetivo es fijar “las bases de para un programa de bajas voluntarias incentivadas y proponer determinadas modificaciones de beneficios ligadas a un nuevo modelo organizativo”. Actualmente, DIA cuenta en España con una plantilla de 27.000 trabajadores en su red de tiendas, almacenes y oficinas. A nivel global, supera los 38.000 trabajadores.

UN MES SIN DIRECTOR FINANCIERO

Más allá de la salida de una parte importante de la plantilla, otros dos hechos han marcado los 500 días de Mikhail Fridman en cuanto a despedidas se refiere. Por un lado, la de Karl-Heinz Holland, justo al año de su entrada como presidente del grupo. Le sustituyó Stephan DuCharme, para así dar el pistoletazo de salida a lo que vinieron a denominar como la segunda parte del proceso de transformación de la compañía.

El otro hecho relevante fue la salida repentina, e inesperada, de su director financiero, Enrique Weickert, a mediados de septiembre. Ya ha pasado un mes y todavía está sin sustituto. Y eso no hace sino levantar suspicacias.

Stephan DuCharme dejó muy claro cuál iba a ser su papel. Apoyar el talento y el desarrollo digital, continuar la transformación comercial, potenciar la proximidad, y mejorar el modelo de franquicia configuran parte de su hoja de ruta. DIA, por ejemplo, ganó cuota de mercado durante el estado de alarma, pero la perdió una vez de vuelta a la nueva normalidad.

Lidl vehículos eléctricos

Michaela Reischl: “Lidl ensaya con vehículos eléctricos como alternativa”

Una de las apuestas de Lidl en su lucha contra el calentamiento del planeta tiene que ver con el uso de combustibles alternativos para...

Acelerar las oportunidades que ofrece el comercio electrónico también está en el portfolio de DuCharme. Más si cabe todavía porque no le quedó otra que pedir perdón por no poder hacer frente a la avalancha de pedidos online. Según la app Gelt, DIA incrementó su ecommerce del 8% al 14%. Miles de pedidos se quedaron sin entregar en tiempo porque, como reconoció en una carta a sus clientes el CEO en España, Ricardo Álvarez, “no teníamos capacidad para dar servicio”. Los picos llegaron a superar los 20.000 pedidos diarios.

La respuesta no fue suficiente: transformó tiendas físicas en plataformas logísticas; contrató a un millar de personas para preparar pedidos; dobló la flota de reparto; e, incluso, firmó un acuerdo con Glovo. Trabajo realizado para continuar con la transformación digital en la segunda fase.

DIA CIERRA TIENDAS

En los cuatro países en lo que opera DIA, DIA ha cerrado en lo que va de año 229 tiendas. En España esos cierres han sido 194 (formato ‘Cada DIA’, droguerías Clarel, supermercados propios y franquiciados). No se trata de algo inherente a Mikhail Fridman, ya que la compañía venía echando candados a sus tiendas con anterioridad a su aterrizaje. Entre 2017 y 2018, fueron 525 cierres.

Y es que el cierre de establecimientos ha sido uno de sus pilares del equipo gestor pilotado por Karl-Heinz Holland durante su año como presidente ejecutivo y que quiere romper su sustituto, Stephan Ducharme. De cara a los próximos tres años, la idea del equipo gestor de DIA es abrir 500 nuevas franquicias. Un modelo que, anteriormente a Fridman, fracasó. Muchos de esos franquiciados llegaron a decir que “cuanto más vendías, más perdías”.

Para no caer dos veces en la misma piedra, DIA ha eliminado la cuota de entrada que antes se exigía. Sólo pide un aval de entre 12.000 y 25.000 euros (dependiendo de los metros cuadrados de la tienda y de su ubicación), y sólo se le pedirá una garantía del 50% por el stock inicial (antes era del 100%). Incluso ofrece financiación sin intereses.

RESULTADOS

El incremento de las ventas online fue un percutor para mejorar la cuenta de resultados de DIA durante los seis primeros meses de 2020. Sus ventas como grupo mejoraron un 9%, situando sus números rojos en 187,7 millones de euros (una reducción del 55,2% respecto al mismo periodo del año anterior cuando alcanzaron los 419 millones de euros).

Por lo que respecta a España, las ventas aumentaron un 8,9%, para situarse en 2.264,2 millones de euros. Una evolución positiva que se reflejó en la reducción de la deuda del 7,1%. Aun así, sigue siendo muy elevado: 1.883 millones de euros. Por lo que respecta a la acción, desde que Mikhail Fridman llegó a DIA, ha caído un 84,8%.