CEO de Colliers International Spain, Mikel Echavarren.

La crisis económica no ha lastrado la idea de los inversores de afincarse en España, pero ralentizarán sus operaciones a la espera de que la situación se estabilice. En este sentido, el mercado inmobiliario de lujo no decae y Madrid sirve de polo de atracción.

En una entrevista para MERCA2, el CEO de Colliers International Spain, Mikel Echavarren, asegura que el interés por el inmobiliario español es mayor y continúan entrando nuevos inversores institucionales. Sin embargo, muchos de ellos están esperando a ver cómo evoluciona la pandemia y la crisis económica y, sobre todo, los potenciales rebrotes de otoño.

Según la consultora, el sector inmobiliario se recuperará antes que el conjunto de la economía española. La combinación de tipos de interés bajos e inflación a medio y largo plazo es explosiva para el mercado de inversión inmobiliario, por lo que ya en 2021 estiman que se observará una gran actividad de los inversores.

En cuanto a inversión, “Madrid se sitúa en primera posición como ciudad del futuro en la atracción de talento, de inversión y en la diversificación de sus fuentes de actividad. Málaga es la ciudad del futuro del teletrabajo, Valencia de la logística y el comercio, y Barcelona un centro imparable de turismo, innovación y logística”, explica Echavarren.

De hecho, defiende que Madrid actúa como “un polo de atracción de inversores latinoamericanos y también de inversores particulares españoles”, y está convencido de que la capital cobrará especial fuerza en el sector inmobiliario de lujo.

CAE EL PRECIO EN SEGUNDA MANO

Las previsiones de Colliers apuntan a que, en el sector residencial, la actividad de promoción de obra nueva puede caer a niveles similares a los existentes hace cuatro años. Mientras que en inversión institucional el ajuste respecto a 2019 debería estar en un rango del 30-40% inferior.

Por su parte, confirma que el precio de la vivienda de segunda mano ya está bajando, notándose en las nuevas ofertas que salen cada semana al mercado, que de media se sitúan entre un 5-10% por debajo de la existente en el mes de febrero. “No creemos que la oferta de vivienda nueva reduzca significativamente sus precios. Los promotores pueden aguantar y el ajuste lo harán en niveles de actividad”, añade.

En cuanto al mercado de las oficinas, el CEO de Colliers prevé que la rentabilidad exigida por los inversores en oficinas no sufrirá un incremento importante. Sin embargo, alerta de que empeorarán las asunciones de crecimiento de rentas y de ocupación, “por lo que, en general, sí veremos bajada de precios en oficinas, muy diferentes en las ubicadas en mercados prime respecto a las de la periferia, que sufrirán más”, señala.

AUGE DEL ‘BUILT TO RENT’

La consultora inmobiliaria defiende que se va a incrementar significativamente la actividad en ‘Built to rent’ (BTR). Pero insiste en que hay que distinguir entre las operaciones que se presenten en el mercado, y las que el mercado de inversión demanda.

“Sólo las operaciones con sentido geográfico saldrán adelante, y eso significa pensar en la composición de las carteras de los inversores, la dimensión de las viviendas y los costes de gestión de portfolios desubicados”, detalla Mikel.

En cuanto a las promotoras, desde Colliers afirman que, con carácter general, tienen actualmente niveles muy elevados de solvencia y están entregando sus viviendas en 2020 sin retrasos de calendario.

Así, incrementarán su tesorería y pueden ajustarse a una menor actividad reduciendo algo su estructura, si fuera necesario, vendiendo suelo y entrando en actividades complementarias, como el BTR o residencias de estudiantes.

“Sólo aquellas promotoras muy dependientes de financiación alternativa a altos tipos de interés, o con un bajo grado de avance en comercialización de sus promociones, podrían tener algún problema”, advierte.

Por último, en cuanto al sector logístico, el CEO de Colliers explica que “nos centramos, fundamentalmente, en el mercado de inversión. Hay suficiente cancha para jugar en la Champions en el proceso de renovación del parque logístico a formatos más grandes y tecnológicamente más avanzados incluso con los usuarios que ya están emplazados en España”.

LA ADAPTACIÓN DE COLLIERS

La pandemia del coronavirus ha provocado cientos de despidos y que miles de trabajadores estén sujetos a un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE).

Desde Colliers explican que “nos hemos adaptado desde un principio a la estrategia de mantener unido a nuestro equipo y aprovechar el incremento de actividad del último trimestre de 2020. Mientras tanto, en lugar de hacer ERTEs o despidos masivos, hemos centrado el mayor esfuerzo salarial en los niveles más altos de la empresa”.

Comentarios de Facebook