Miguel Pereda, consejero de Lar España y consejero delegado de Grupo Lar.

La socimi Lar España, especializada en la compra y gestión de centros comerciales, apuesta por la seguridad y la innovación como las principales novedades en esta ‘nueva normalidad’ tras la pandemia del coronavirus. 

El cumplimiento de las medidas sanitarias para evitar un posible contagio, y la aplicación de la tecnología en la experiencia del cliente, harán que los centros estén más volcados en sus usuarios.

En una entrevista para MERCA2, el consejero de Lar España y consejero delegado de Grupo Lar, Miguel Pereda, asegura que el retail va a acelerar los cambios tecnológicos que ya estaba aplicando, consiguiendo multiplicar y personalizar la experiencia de los clientes gracias a esas nuevas tecnologías.

En este sentido, defiende que los centros “van a convertirse en un oasis comercial, protegido, seguro y lleno de alicientes. Hemos pasado un momento complejo pero, sin duda, estamos ante una excelente oportunidad”.

Desde Lar España se muestran optimistas, y afirman que la recuperación de las visitas y del consumo está siendo más rápida de lo esperado. E incluso se apoyan en diferentes informes para avalar que la recuperación en el retail español está siendo más rápida que en China.

“En nuestro caso, la reactivación está siendo evidente. Mantuvimos los servicios esenciales de nuestros centros durante el estado de alarma, y esa experiencia nos ha permitido ser especialmente proactivos y eficientes con la seguridad. Habíamos innovado previamente en modernización y tecnología, con lo que ya veníamos aplicando una parte sustancial de las nuevas medidas que está implementando ahora el conjunto del sector”, explica Pereda.

EN DEFENSA DE SUS INQUILINOS

Lar España cuenta con una cartera de 14 centros y parques comerciales repartidos en las zonas de mayor influencia de la geografía española. Le respalda una alta ocupación en sus instalaciones, y cerca del 60% de los contratos con operadores tienen un vencimiento mayor a 5 años.

Así, confía en la solvencia de sus inquilinos: “Lar España cuenta con una base de arrendatarios sólida, diversificada y de gran calidad. El peso de los diez primeros arrendatarios en términos de rentas se sitúa en el 37%”.

Además, el consejero delegado de la compañía defiende la buena relación con los operadores de los centros, “son de gran confianza y espíritu de colaboración ante la nueva situación. Estamos en una etapa de confianza y diálogo. Nuestro modelo de negocio ha conseguido asentar relaciones muy estrechas y beneficiosas para las dos partes a corto, medio y largo plazo”.

PERCEPCIÓN DE SEGURIDAD

Tras los primeros días de actividad, Lar España pidió a los clientes finales de sus centros comerciales que puntuasen la percepción de seguridad de sus instalaciones. Con cerca de 7.000 encuestas, la puntuación media obtenida ha sido de ocho puntos sobre diez.

Otro dato que se desprende de la encuesta es que de cada diez clientes finales, más de siete visitan los centros en familia o en pareja. La mitad acuden a estas instalaciones para realizar compras, fundamentalmente en el sector de la moda y, según los datos de la encuesta, la mayoría tiene previsto efectuar un gasto similar al de antes de la pandemia.

E incluso, Miguel Pereda apunta a que existe otra razón de peso para esta mayor afluencia en los centros. Cree que a estos clientes “les mueve también el compromiso con el comercio y sus trabajadores en momentos difíciles”.

Además, la encuesta desvela que siete de cada diez clientes quieren que las actuales medidas de seguridad sean permanentes, y no solo temporales hasta que se radique la pandemia. 

SENTIDO DE COMUNIDAD

Desde Lar mantienen que el sector de centros y parques comerciales lleva cuarenta años adaptándose y anticipando los cambios de los consumidores. Con la nueva normalidad pasará lo mismo. 

De hecho, apuntan a que habrá un sentido de comunidad mucho más marcado. Serán centros más sofisticados en lo tecnológico, más volcados hacia su comunidad y mucho más adaptados a la omnicanalidad.

La seguridad va a ser otro ámbito de diálogo con los clientes finales. Los centros van a generar y compartir datos de afluencia y seguridad con los clientes finales en tiempo real y en todo momento. 

Así, cada cliente estará permanentemente informado acerca de la afluencia al centro y de sus novedades, lo que le permitirá planificar la visita, disfrutar de la estancia y sentirse implicado y seguro. Asimismo, la intensa colaboración y alineamiento entre inquilinos y propietarios será otra de las claves del sector. 

Arrendador y arrendatario van a implicarse más en la dinamización del centro, con un sentido más participativo y coordinado de cada mix comercial y su oferta”, comenta Pereda.

Por último, el consejero de Lar España y consejero delegado de Grupo Lar afirma que hay razones para el optimismo. “Lo deseable sería que esa corriente se aprovechase, que exista una auténtica colaboración y coordinación entre los sectores público y privado y que el sector inmobiliario en su conjunto pueda ser un factor de desarrollo y crecimiento sostenible para la recuperación económica nacional”.

Comentarios de Facebook