La europea MiFID II gana aliados a dos meses de entrar en vigencia
Chris Ratcliffe/Bloomberg

John Glover para Bloomberg

En los mercados financieros, pocos tienen una buena palabra que decir sobre el MiFID II, la revisión de la legislación de valores de la Unión Europea que entrará en vigor en enero. Mark Holman, director ejecutivo y especialista en ingresos fijos de TwentyFour Asset Management, tiene una visión distinta.

“En última instancia, el trabajo del regulador es proteger al inversor final”, dijo Holman, cuya  firma con sede en Londres gestiona cerca de 13.400 millones de dólares (11.575 millones de euros). “El inversor final saldrá de esto con un mejor trato, así que es algo bueno”.

El punto de vista de Holman contrasta con aquellos beneficios que han criticado en voz alta los costes y la complejidad del MiFID y han cuestionado sus beneficios. La MiFID II está diseñada en parte para reforzar la transparencia y acabar con los conflictos de intereses, como que los analistas hablen de las acciones de las empresas que sus empleadores pueden estar ansiosos por vender, al insistir en la separación de la investigación de las comisiones comerciales.

Goldman Sachs planea cobrar 25.493 euros tras la aplicación del MiFID II

Goldman Sachs planea cobrar 25.493 euros tras la aplicación del MiFID II

Goldman Sachs ha pedido a algunos clientes que paguen hasta 30.000 dólares (25.493 euros) para acceder al servicio de investigación del MiFID II

También se requiere una “mejor ejecución”, lo que obliga a los gerentes a buscar los resultados más positivos para sus clientes cuando realizan pedidos y prohíben a intermediarios y clientes intercambiar favores.

“Hemos realizado la mejor ejecución desde que comenzamos, lo hacemos para cada operación y nuestra gente de cumplimiento verifica físicamente una cuarta parte de ellos”, dijo Holman. “Es algo bueno para el inversor final, pero una vez más, a los bancos de inversión probablemente no les guste”.

Una mejor ejecución

La Autoridad de Conducta Financiera del Reino Unido, que desempeñó un papel principal tanto en la redacción como en establecer un estricto régimen de aplicación para la MiFID II, quiere garantizar que las decisiones comerciales y la ejecución se mantengan completamente separadas, subrayó Adam Wreglesworth, de la división de mercados de la FCA, durante una conferencia en Londres la semana pasada.

Para el CEO de La Banque Postale Asset Management, es el final de los márgenes ocultos

La MiFID es “algo muy bueno”, se trata de un paso importante que nuestra industria madure, dijo Daniel Roy, CEO de La Banque Postale Asset Management, que supervisa unos 217.000 millones de euros. “Es el final de los márgenes ocultos”.

Al centrar la atención en los costos, uno de los beneficios de la MiFID será elevar la calidad de la investigación, sostuvo Colin Fenton, socio gerente de Blacklight Research en Wellesley, Massachusetts. Aunque tiene reservas sobre su implementación, describió la iniciativa como un “buen conjunto de leyes”.

“A los mejores analistas de investigación se les paga. Les pagan en los bancos de inversión, en empresas de capital privado, les pagan en fondos de cobertura. ¿Y los analistas mediocres que fueron pagados en excesos? Claro, quizá haya perdedores”.

La regulación del MiFID II que muchos han pasado por alto

La regulación del MiFID II que muchos han pasado por alto

Los bancos que compiten por estar listos para la MiFID II en enero pasan por alto una regulación separada diseñada para combatir la manipulación

Muchos en la industria financiera no ven el lado positivo. Anthony Peters, hasta hace poco estratega de Sol Capital Advisory, en su nota de despedida criticó la revisada Directiva de Mercados de Instrumentos Financieros al calificarlo como “un nudo gordiano de una broma legislativa”. Dijo que malévolamente tiene como objetivo poner a las pequeñas empresas fuera del negocio mientras entrega ceremoniosamente las llaves del manicomio a los lunáticos, “los grandes bancos que desencadenaron la crisis financiera”.

La desagregación de la investigación y la ejecución ha obligado a los inversores a asignar un valor en efectivo al análisis que previamente pagaron como parte de una transacción. Mientras que las acciones normalmente se negocian con comisión, las cosas son más complicadas para los ingresos fijos, porque los bonos se negocian con el diferencial de oferta/demanda.

Muchos gestores de activos ya han dicho que absorberán los costes

Si bien es difícil calcular qué parte del diferencial paga para la investigación, el análisis es una herramienta que los gestores de activos necesitan. Obligar al cliente a pagar de cualquier forma no se justifica, observó Ros Price, miembro del comité de inversiones de IPS Capital en Londres y anteriormente director de inversiones en Seven Investments Managements.

¿El Chef te pide que pagues el costo de los cuchillos? Es un costo de administrar el negocio. Le está pidiendo a alguien que le pague por ejecutar una cartera y, además, por las herramientas”, expresó.

Las firmas de inversión están llegando a ese punto por sí mismos. La MiFID II dice que deben pagar de sus propias cuentas de pérdidas y ganancias, lo que significa que absorben los costos ellos mismos, o a través de cuentas de pago de investigación, que transfieren los costes al cliente.

Los gestores de activos, incluidos Baillie Gifford, Woodford Investment Management y Jupiter Fund Management, que administran más de 540.000 millones de dólares (466.468 millones de euros), ya han dicho que absorberán los costes.

“La MiFID no es del todo mala”, dijo Price. “El hecho es que significa que la gente tiene que cambiar y trabajar un poco en lugar obtener nuevos grifos de oro para su baño en ganancias excesivas”.