Para llevar a cabo un negocio, hace falta mucho más que tener una buena idea. Muchas personas piensan que con una buena idea, ya tienen el éxito garantizado en el mundo de los negocios pero sin embargo, esto no es así, de hecho, tener una buena idea, es tan solo el principio de lo que está por llega. Para poder entender todo esto y disfrutar de una mejor visión empresarial, el método lean startup nos viene a presentar una serie de principios, inequívocos en cualquier empresa que se trate, independientemente del mercado en donde opere o del sector al que pertenezca.

De esta forma, el método lean startup nos ofrece una serie de consideraciones que tenemos que tener en cuenta a la hora de empezar y llevar a cabo nuestro negocio para poderlo hacer de la forma correcta y tener todo el éxito necesario. Este método lean startup, es completamente compatible con el curso de emprendedores de Judit Catalá y de hecho, es bastante recomendable el contar con ambos, para poder tener una perspectiva mejor del negocio y de este modo, ampliar información y conocimiento.

Metodología de Lean Startup

El método Lean Startup, gira alrededor de cinco principios básicos. Estos principios se desarrollan a lo largo de todo el libro y básicamente nos trata de mostrar que los emprendedores se encuentran en todas partes, que el espíritu emprendedor es management, el aprendizaje validado, crear – medir – aprender y por último, la contabilidad de la innovación.

A lo largo de este libro, nos vamos a encontrar con tres partes en concreto, especialmente diferenciados y que cuentan con una importancia especial repartida a lo largo de diferentes capítulos, dependiendo del momento y de la situación de la empresa.

La parte primera del libro, ver, tendrá en consideración los primeros pasos de la empresa en aspectos como la propia definición del emprendedor o la importancia del aprendizaje durante las primeras etapas del proyecto para no volver a repetir errores. De esta forma, se producirá una especie de ensayo, prueba error a través de la cual irá experimentando y analizando los resultados obtenidos, consiguiendo desarrollar una función más que observadora.

La parte dos, dirigir, se centra en cómo de rápido los emprendedores desarrollan los experimentos que se han provocado en la parte anterior. De esta forma, la aplicación real de los mismos, empezará a formar parte del modelo productivo de la empresa, funcionando como el corazón de la misma.

Por último, la parte tres, se centrará en cómo podemos acelerar el proceso de crear – medir y aprender, todo ello para poder mejorar el rendimiento de nuestra empresa y mostrarnos ágiles mientras creemos.

En definitiva, son toda una serie de apartados, con sus capítulos diferenciados, que nos irán desgranando la metodología del éxito empresarial y cuyas fórmulas, llevarán al éxito a nuestro startup. Tener una idea es tan solo el primer paso, la clave del éxito, será el aprender como poder sacar un mayor partido de esta.