Soraya Sáenz de Santamaría
La candidatura de Soraya Sáez de Santamaría recibió apoyos desmedidos en la primera vuelta de las primarias que hacen dudar a sus rivales.

Los equipos de campaña de las primarias del PP localizaron resultados anómalos en algunas de las votaciones de los afiliados apuntados al proceso celebradas el pasado 5 de julio. Varias fuentes han señalado a MERCA2 que los resultados de al menos media docena de mesas no responde a ningún parámetro estadístico, y en todas ellas el denominador común es que son lugares en los que la candidatura de Soraya Sáenz de Santamaría saca enorme ventaja a sus rivales.

El equipo de Pablo Casado cuenta incluso con un modelo matemático para estudiar los resultados por municipios y agrupaciones locales. Han dado con unas cuantas mesas en las que los resultados son casi aberraciones estadísticas. Como dice gráficamente un miembro de esta candidatura, “literalmente es más fácil acertar tres veces el resultado de la Lotería Primitiva, que los resultados que se dieron”. Este modelo matemático ha dado con resultados anómalos sobre rodo en Andalucía y en Castilla y León.

Una parte de este modelo se basa en el análisis de las circunscripciones vecinas. Es decir, lo normal es que si unos barrios de Madrid votan en un sentido, que en un solo barrio incrustado entre ellos no haya una oscilación brusca. No ha sido así el caso en determinados municipios y agrupaciones locales.

Javier Arenas, el ‘Príncipe negro’ de Soraya

Javier Arenas tiene la manía de llamar a casi cada uno que se cruza con un expresivo “¡campeón!”, con marcado acento sevillano. Eso suele...

Uno de los lugares donde se han dado estos resultados extraños está en la provincia de Huelva. En una agrupación determinada, todos, absolutamente todos los votos fueron para Soraya Sáenz de Santamaría. Se trata de una situación absolutamente insólita, no solo porque, como dice un veterano funcionario del partido, “las agrupaciones son un revolutum de sensibilidades y agraviados, cada cual tiene una cuita pendiente”, sino por la casi imposibilidad estadística de que ni uno solo de los militantes discrepe en la posición mayoritaria.

Casos parecidos se han sucedido en alguna agrupación situada en provincias interiores de Andalucía y en municipios de Castilla y León. En todos ellos se han levantado las alarmas una vez aplicado el modelo matemático de análisis de los resultados.

EL CASO DE SANTANDER

Por otro lado –según denuncia Okdiario– también ha habido resultados llamativos entre la militancia de Santander. El diario on-line los atribuye a la acción de Elicia De la Serna, tía del ex ministro Íñigo de la Serna, uno de los miembros del Ejecutivo de Mariano Rajoy que apoya a Sáenz de Santamaría.

Fuentes de la candidatura de Pablo Casado significan el apoyo a su rival de dos significados políticos incrustados en la estructura orgánica del partido, Javier Arenas y Fernando Martínez Maillo, uno andaluz y el otro castellano-leonés.

Soraya Sáenz de Santamaría resultó ganadora de esta primera vuelta de las primarias. Su victoria se substanció fundamentalmente por el apoyo que recibió de la militancia de Andalucía, donde sacó casi toda la ventaja que dispone sobre el segundo, Pablo Casado.

LOS COMPROMISARIOS

Lo que pasa es que la lucha por el liderazgo del PP no se va a decidir con el voto directo de los afiliados, sino con el de los compromisarios, que ya fueron elegidos. En este sentido, la lucha por estos apoyos, que son más orgánicos, es bastante más compleja que el sufragio entre militantes al corriente de cuotas.

Fuentes de la candidatura de Dolores de Cospedal aseguran que no está claro el paso simple y directo de todos los compromisarios que declararon su apoyo a la secretaria General a la filas de Casado: “Entran en juego ya intereses personales. Hay quien ha dado su apoyo a Cospedal, porque es ella, pero eso no quiere decir que luego se lo vayas a dar a quien ella diga. Muchos pasarán, pero o todos”, explica.

El Congreso del PP donde se dirimirán las fuerzas se celebra este fin de semana. La votación se hará el 21, sábado. A este momento se llega con la sensación de que hay un movimiento generalizado contra la victoria de Soraya Sáenz de Santamaría, ganadora en apoyos de base sin embargo. La ex vicepresidenta ha intentado rendir antes de la cita crucial a la candidatura de Casado, apelando incluso a que “el espítiru del Pp es que gobierne la lista más votada”. Sin embargo, el joven político de Palencia está dispuesto a llegar a las últimas consecuencias, con el convencimiento “de que los números me salen”. De hecho, esta misma semana logró el apoyo explícito de Dolores de Cospedal, que dijo de él que “podría tratarse de una magnifica opción”.

También ha habido apoyos indeseados, como el de José Luis Rodríguez Zapatero, que se ha decantado como partidario de la victoria de Soraya Sáenz de Santamaría, algo que no ha hecho mucha gracia en las filas “sorayistas” y que ha dado pie a innumerables chanzas en corrillos del partido.

Sin embargo, con el precedente de los extraños resultados de la primera vuelta de las primarias y otras cuestiones, nadie da por hecha una victoria de Pablo Casado. “Si alguien cuenta con el apoyo de Javier Arenas, que llevan años moviendo en la sombra el poder del PP y de Maillo, hay que tener cuidado”, asegura un miembro de la candidatura de Casado. En estas cosas, las matemáticas no engañan.