Merlin Properties sigue con atención la oleada de empresas que se están sumando a la moda del teletrabajo y la reducción de superficie necesaria en sus oficinas. Como parte interesada, Ismael Clemente critica esta modalidad, e insiste en que no es productiva.

Las bondades del teletrabajo, según el punto de vista desde el que se analice, son muchas o nulas. En el caso de los trabajadores, mucho prefieren trabajar desde sus casas para evitar un posible contagio, bien en la oficina, o bien en el transporte público.

Pero entre las empresas no existe el consenso. Para algunas, el teletrabajo ha venido para quedarse y les permite reducir los costes fijos. En este sentido, los empresarios pueden reducir hasta un 30% la superficie de oficina necesaria, según un estudio de la consultora Laborde Marcet.

Sin embargo, altos directivos como Ismael Clemente, han dejado recados sobre el teletrabajo por su falta de productividad. “Ya hubo un debate sobre el teletrabajo en los años 90, y creemos que tiene una serie de peligros que no sé si están teniendo en cuenta adecuadamente por parte de los actores implicados”, aseguró durante su intervención en la cumbre empresarial organizada por la CEOE.

Además, desde Merlin defienden que existe un conglomerado de empresas que no puede permitirse una pérdida de productividad, y que no puede permitirse económicamente tener a una parte significativa de la plantilla teletrabajando.

CARTERA DIVERSIFICADA

La socimi goza de una cartera de activos muy diversificada, que le permite amortiguar el varapalo de la crisis del coronavirus en sus cuentas. Pero desde el 31 de diciembre de 2019 hasta la actualidad ha perdido 2.500 millones de euros en capitalización en Bolsa, pasando de 6.000 a 3.500 millones.

Merlin es propietaria de una cartera de activos inmobiliarios valorada en más de 12.300 millones de euros. En concreto, ha invertido en 760 locales comerciales, 148 edificios de oficinas, 18 centros comerciales, 45 naves logísticas (55 incluyendo las naves en desarrollo), 3 hoteles y otros activos no estratégicos.

Según los datos de la compañía, la cartera cuenta con más de 3 millones de metros cuadrados en alquiler (SBA). En cuanto a la renta bruta anual que percibe la socimi por parte de sus inquilinos de oficinas, asciende hasta los 243.431.000 euros, lo que supone casi el 50% de las rentas totales de todos sus activos.

Según los datos del informe anual de Merlin Properties a 31 de diciembre de 2019, percibió un total de 525.918.000 euros en el ejercicio de 2019, frente a los 499.708.000 euros registrados en 2018. Pero en esta renta de los inmuebles devengados desde su incorporación al Grupo, no se tienen en cuenta las bonificaciones ni las linealizaciones de rentas.

Por otro lado, el valor razonable de sus activos en el segmento del alquiler de oficinas se sitúa en los 6.291.960.000 euros, pero este valor no tiene por qué coincidir con el GAV (Gross Asset Value), el precio de mercado, que puede depreciarse o valer más dependiendo de la oferta y la demanda.

MAYOR DENSIDAD POR EMPLEADO

La ocupación de las oficinas destinadas al arrendamiento a fecha del 31 de diciembre de 2019 es del 92,8%, frente al 90,1% en 2018. Un dato que podría variar tras los efectos de la crisis económica, y hay que tener en cuenta que algunas de sus oficinas no son prime, como sí ocurre en el caso de Colonial.

Pero desde Merlin consideran que la posible desocupación de oficinas será “más que compensada” por el fin de los puestos de trabajo calientes y por las medidas de distanciamiento social, que harán que la densidad de los edificios de oficinas pasen de los 6-7 metros cuadrados por empleado a los 10 metros.

Entre sus activos destacan el complejo de oficinas Adequa, con una SBA de 75.928 m², cuyos principales inquilinos son Audi y Técnicas Reunidas; el Ribera del Loira, 60 que es la sede central de Endesa en el Campo de las Naciones (SBA de 54.900 m²), y el parque empresarial Puerta de las Naciones, con una SBA de 39.150 m², que reúne sedes de grandes compañías nacionales e internacionales.

Comentarios de Facebook