Merlin
El CEO de Merlin

La principal socimi española, Merlin Properties, ha logrado finalmente entrar en la denominada ‘Operación Chamartín’, pero no ha sido a través de la participación que tenía BBVA en la promotora DCN, sino con el otro socio, la constructora San José.

En concreto, ha comprado al grupo constructor una participación de 14,46% en la sociedad promotora del proyecto por un importe de 168,89 millones de euros.

De este modo, la socimi que dirige Ismael Clemente se convierte así en segundo socio del proyecto en el que ya logró entrar hace justo un mes mediante la compra de la participación del BBVA, primer socio con un 75% y con quien no fructificaron las negociaciones. En virtud del acuerdo alcanzado ahora con San José, Merlin compra parte de la participación del 24% que tiene la constructora controlada por Jacinto Rey.

La operación, que además del importe acordado, incluye la concesión de un crédito a San José, ha quedado pendiente del derecho de retracto que el BBVA tiene sobre las acciones que se venden.

Una vez se cierre, Distrito Castellana Norte (DCN), sociedad propietaria de los derechos de los terrenos del desarrollo y promotora del mismo, queda participada en un 75% por el BBVA, seguido de Merlin con un 14,46% y de San José con otro 9,5%.

Con esta operación, Merlin reforzará su actual posición como mayor socimi cotizada del país, potenciando su rama de oficinas. En la actualidad, cuenta con una cartera de edificios de este tipo, además de centros comerciales y centros logísticos valorados en 12.375 millones. La firma que dirige Ismael Clemente, y participada por el banco Santander, se posiciona en la Operación Chamartín justo cuando este desarrollo ha logrado el acuerdo de todas las partes implicadas para ponerlo en marcha.

EL PROYECTO MADRID NUEVO NORTE

El proyecto Madrid Nuevo Norte -antigua Operación Chamartín- obtuvo a finales de julio ‘luz verde’ de forma inicial en el pleno de Cibeles 26 años después de ponerse sobre la mesa el plan que dará forma al norte de la capital, y lo hizo con el voto favorable de todos los partidos con representación en el Consistorio: PP, Más Madrid, Ciudadanos, PSOE y Vox.

Tras obtener el visto bueno, se enviará para su aprobación definitiva a la Comunidad de Madrid, al ser la administración que debe autorizar finalmente la modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) vigente. La previsión es que las obras de urbanización arranquen a finales de 2020 (fase que deberá estar concluida en 2028) en una remodelación que tiene un plazo previsto de ejecución de 24 años.