Centro logístico propiedad de Merlin Properties.

La mayor socimi en España, Merlin Properties, afronta con cautela esta etapa de crisis sanitaria debido a la pandemia del coronavirus. Pero se vuelca en el sector logístico, una de sus diversificaciones, para ofrecer soluciones a los operadores que están trabajando para abastecer este pico de demanda.

La compañía cuenta con “una sólida posición financiera para afrontar estos momentos difíciles, con un bajo nivel de endeudamiento”, destaca en un hecho relevante remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

De hecho, en una primera estimación del impacto cuantitativo del Estado de alerta y sus medidas, Merlin asegura que esta merma será inferior al 10% en las rentas brutas totales previstas para 2020.

Sin embargo, vigila de cerca y con prudencia la situación actual, y ha elaborado varios escenarios contingentes en función de la duración de la crisis sanitaria, con el objetivo de mantener en mínimos el impacto en sus cuentas.

APOYO A LA LOGÍSTICA

Uno de los secretos de la compañía para minimizar el golpe del Covid-19 es que tiene la cartera de activos y clientes muy diversificada. Opera en oficinas (45% de los ingresos por rentas), centros comerciales (21%), logística (16%), arrendamientos netos de largo plazo (“net leases”) (15%) y otros (2%).

En el sector de la logística, los activos de Merlin cuentan con el 98% de ocupación y algunos de sus inquilinos más potentes son Decathlon, XPOLogistics, Dachser, Leroy Merlin, Logista, Media Markt, Correos y DSV, entre otros.

Según explica la socimi, en logística, “los operadores están trabajando a gran velocidad para acomodar el pico de demanda que están experimentando. Desde Merlin estamos colaborando en buscar soluciones adicionales de espacio para nuestros clientes en caso de que fuese necesario”.

Aunque se desconocen detalles, esta colaboración para ofrecer soluciones adicionales de espacio beneficiaría, y mucho, al sector logístico, que se encuentra colapsado. Por un lado, hay un fuerte repunte de la producción conocida como de primera necesidad, que tiene prioridad sobre cualquier otro sector y son pedidos a los que se deben dar una salida rápida para garantizar el abastecimiento.

Por otro lado, Merlin cuenta con inquilinos muy potentes en el e-commerce que, desde que se decretó el confinamiento de gran parte de la población, han disparado sus ventas y están desbordados, ya que en algunas de estas compañías también se están registrando bajas por un cuadro de fiebre, o positivos en coronavirus, según ha podido saber MERCA2.

CENTROS COMERCIALES

Otro de los segmentos de negocio de Merlin son los centros comerciales que, tras las medidas decretadas con el Estado de alarma, han sufrido un duro varapalo obligados a echar el cierre de todas sus tiendas.

De hecho, los centros comerciales continúan abiertos para garantizar el acceso a supermercados, farmacias o restaurantes con delivery, pero asegurando al mismo tiempo que la gente no permanece en el centro.

Según los datos de la socimi, los locales destinados a alimentación, salud y telecomunicaciones representan el 23% de sus inquilinos, frente al 77% restante que se ha visto obligado a cerrar.

Y, en cuanto a los edificios en reforma y los desarrollos en curso, Merlin “continúa con las obras en aquellos activos donde la normativa estatal o la emanada de autoridades de rango menor lo permite”.

LAO HERNÁNDEZ EN MERLIN

Pese a la epidemia del Covid-19, el empresario del sector del juego Manuel Lao Hernández, expropietario del grupo Cirsa, no ha querido perder su oportunidad y ha entrado en Merlin Properties tras hacerse con una participación del 3,22% en el capital social de la socimi.

Lao Hernández se ha hecho de forma directa con un paquete de 15,16 millones de títulos de la compañía que dirige Ismael Clemente, según consta en los registros de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Según los expertos, este paquete de acciones está actualmente valorado en unos 105 millones de euros.