Mercedes-Benz

Mercedes-Benz tiene previsto que más del 50% de sus ventas mundiales en el año 2030 corresponda a vehículos electrificados, ya sean eléctricos puros e híbridos enchufables. Así lo ha anunciado Daimler, de Desarrollo del fabricante alemán de automóviles y futuro presidente del consorcio, Ola Källenius.

El directivo señaló que Daimler está trabajando hacia una movilidad libre de emisiones y prevé que en los próximos 20 años la flota de vehículos de Mercedes-Benz Cars tenga un efecto neutro en términos de dióxido de carbono (CO2).

Källenius indicó que para lograr este impacto neutro la compañía llevará a cabo una “transformación fundamental” en el período comprendido entre tres ciclos de producto. “No es mucho tiempo cuando se tiene en cuenta que los combustibles fósiles han dominado nuestro negocio desde la invención del coche por parte de Carl Benz y Gottlieb Daimler hace unos 130 años”, añadió.

OBJETIVO: REDUCIR LAS EMISIONES

Por ello, el futuro presidente de Daimler subrayó que el acercamiento que como compañía está llevando a cabo el grupo hacia una movilidad sostenible se basa en la innovación, a través de una vía holística a lo largo de toda la cadena de valor.

Así, destacó que la compañía introducirá una gama completa de vehículos eléctricos, aunque añadió que continuará ofreciendo a los clientes rendimiento y lujo, pero con una reducción “significativa” de las emisiones de CO2 por vehículo.

“A día de hoy, nadie sabe a ciencia cierta que ‘mix’ de sistema de propulsión ofrecerá un mejor servicio a nuestros clientes dentro de 20 años. Por eso, pedimos a los legisladores que establezcan un camino de neutralidad tecnológica. Que pongan el objetivo, pero no la forma de conseguirlo”, afirmó.

En línea con su estrategia de transformación hacia la movilidad sostenible, la compañía prevé también contar con una red industrial y de producción neutral en términos de emisiones de CO2, mientras que también trabajará para que la cadena de suministro siga estos objetivos.