Mercadona
Juan Roig, presidente de Mercadona.

Débil desempeño. Así define el Grupo Bimbo el comportamiento de lo que denominan como pan dulce en Iberia durante el tercer trimestre de 2018. Todo lo contrario que en la categoría de pan, en general, según queda reflejado en su informe correspondiente a dicho periodo.

Que Bimbo no esté cosechando en España los mismos resultados que en otros países del mundo en el segmento de la bollería tiene un ‘culpable’: la marca blanca. Si en Estados Unidos es el rey gracias a su presencia en Walmart, en España no consigue estar en lo más alto del podio debido a un duro contrincante llamado Mercadona. Lo curioso es que ahora la enseña presidida por Juan Roig puede ser su tabla de salvación.

La compra del negocio de pan y bollería de Cerealto Siro Foods podría ser el último intento de Bimbo para reflotar un negocio que se le ha atragantado

¿Por qué? Grupo Siro es el proveedor de Mercadona en este segmento. De hecho, tiene el 40% del total de la cuota de mercado en España. Mercadona, por su parte, copa el 22%. Siro acaba de fusionarse con Cerealto. Cerealto Siro Foods, que así se llama la nueva compañía, trabajará sólo en tres categorías: galletas, pasta y cereales. Por tanto, va a vender sus negocios de pan y bollería. A Bimbo se le abren los ojos.

MERCADONA Y BIMBO: DOS PUERTAS ABIERTAS

Bimbo tiene una espinita clavada con la bollería, en general, y con la marca blanca, en particular. Por eso, en 2015 adquirió Panrico por 190 millones de euros. Así introducía dentro de su portafolio firmas como Donuts, Qé!, o Bollycao. Sin embargo, la operación no está dando los frutos apetecidos.

Según la consultora Nielsen, la cuota de mercado del grupo en este segmento cae por encima del 10%. Si con anterioridad movía el 62% de las unidades de productos como Donettes o Pantera Rosa, y el 59% del dinero, ambos porcentajes se acercan en la actualidad al 50% (porcentaje que abarca las ventas en supermercados y grandes superficies, no en las tiendas pequeñas). Porque vende menos y a menor precio.

¿Se atreverá Bimbo a hacer una jugada similar a la hizo con Panrico? ¿Comprará los negocios de pan y bollería de Cerealto Siro Foods? Durante 2017, las ventas netas del grupo Bimbo se incrementaron un 6,1% (267 millones de dólares) para llegar a los 14.164 millones de dólares. Además, aterrizó en una nueva decena de países, adquirió cinco compañías, y alcanzó la cantidad de tres millones de puntos de venta. Por tanto, músculo financiero tiene. Pero España, más que sumar, resta.

Desde que el grupo mexicano se hizo con las riendas, las pérdidas rondan los 200 millones de euros. Un periodo en el que las inyecciones de capital han sido una constante. Sólo en 2014 tuvo un beneficio neto, que fue de 18,3 millones.

Bon Preu

Bon Preu, el error garrafal que acabará con los hermanos Font en el Supremo

Juzgado mercantil número 8 de Barcelona. La sentencia es clara: Joan Font, presidente, no tiene que pagar 530 millones de euros a su hermano...

Por tanto, la compra del negocio de pan y bollería de Cerealto Siro Foods (35% de la cuota de mercado en España) podría ser el último intento para reflotar un negocio que se le ha atragantado. Hablamos de 1.500 empleados y seis plantas de producción en España las que tienen el cartel de ‘se vende’. Otra cosa es que esté dispuesto a hacer otro desembolso similar al de Panrico. ¿La última bala?

No, porque la posible adquisición de la rama de bollería de Cerealto Siro Foods no podría ser la única vía para acceder bajo el paraguas de Juan Roig. Porque Mercadona está cambiando su modelo de negocio. Donde antes sólo había un interproveedor, ahora nos encontramos con suministradores especialistas, como así los denominan desde la enseña valenciana. Especialistas con mayor presencia internacional, con volúmenes garantizados, como Bimbo.

¿Consecuencia? El jefe (como lo definen en Mercadona), es decir, el cliente, se encuentra con más variedad de cerveza en los estantes, por ejemplo. Así, Bimbo podría seguir los pasos de Heineken, Coronita, Estrella Galicia o Alhambra y llegar a un acuerdo directo con Mercadona. De esta manera, menos onerosa para su bolsillo, podría aterrizar en los estantes de quien hasta ahora es uno de sus más virulentos competidores.

La labor no se antoja fácil porque, aunque Cerealto Siro Foods quiere vender sus negocios de pan y bollería, seguirá ofreciendo cereales, galletas y pasta a Mercadona, y lo que intentará es que, quien acabe haciéndose con ellos, siga teniendo a la firma valenciana como destino de su producción. También podrían darse las dos circunstancias, que el comprador (si no fuese Bimbo) continuara teniendo presencia en los estantes de Mercadona y, a la par, tuviera como nueva competencia a los productos de Bimbo. Juan Roig tiene la última palabra.

Comentarios