Meliá Hoteles
Vicepresidente Ejecutivo de Meliá, Gabriel Escarrer Jaume.

Meliá Hotels International logró un beneficio atribuido de 96,8 millones de euros hasta septiembre, lo que supone un 23,7% menos que en el mismo periodo de 2018 debido, en una parte, al mal comportamiento del turismo en Canarias y República Dominicana, según ha informado este miércoles la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

En el tercer trimestre, los hoteles de las Islas Baleares registraron una caída de RevPar del 1,9% frente al mismo trimestre del año anterior. “Sigue con su tendencia negativa a causa de la recuperación”, alegan, además de la apuesta de los alemanes a destinos emergentes como Turquía, Egipto y Túnez, impactando de manera negativa a la capacidad aérea del destino.

Globalia Air Europa Pepe Hidalgo y Javier Hidalgo

La catarsis de Globalia: la venta de Air Europa deja su futuro en el aire

Alianzas, previsión de apertura de rutas, empleos, planes de negocio… Todo queda en el aire con el acuerdo de IAG con Globalia...

Por su parte, los problemas de turismo de la compañía en República Dominicana también afectaron a la caída de ingresos. “Pese al impacto negativo en la evolución de los hoteles en República Dominicana la sólida estrategia implementada nos ha permitido mantener el RevPar del trimestre plano frente al mismo periodo del año anterior”, reconocen desde la compañía.

En el caso de Cuba, durante el tercer trimestre, la actividad turística “se mantuvo sujeta a tensiones” por las medidas tomadas por parte de la Administración Trump hacia Cuba; así como por las reformas parciales en varios hoteles, entre los que destacan las remodelaciones del Paradisus Varadero, parte del Complejo Sol Rio de Luna y Mares, y el Melia Las Américas.

AUMENTA LA CIFRA DE NEGOCIO

También destaca que la cuenta de pérdidas y ganancias consolidada ha sido adaptada por la implementación de los principios contables incluidos en el NIIF 16, por lo que los resultados de 2018 se han ajustado para facilitar su comparativa con los de 2019.

La cifra de negocio alcanzó los 1.388,1 millones de euros durante los nueve primeros meses del año, lo que supone un 1,8% menos con respecto al mismo periodo del ejercicio anterior.

El beneficio bruto de explotación (Ebitda) sin plusvalías se situó en los 373 millones de euros, un 3,7% menor al de hace un año, mientras que el Ebitdar alcanzó los 392,6 millones de euros, un 7,6% menos que en el mismo periodo de 2018.

El beneficio neto de explotación (Ebit) se situó en 183,7 millones de euros, lo que supone un 19,7% menos con respecto a los nueve primeros meses del pasado año.

PREVISIONES POSITIVAS

A pesar de ello, las previsiones son buenas. Para el último trimestre del año, en la región EMEA el grupo hotelero destaca “la evolución esperada de los hoteles en Alemania, así como los de Italia, concretamente la plaza de Milán, donde en este último trimestre se procederá con una incorporación el Innside Torre Galfa”.

En el mercado español prevén “un mejor comportamiento de los hoteles vacacionales, y somos cautos en cuanto a los hoteles de Cataluña, ante la situación ya conocida, si bien esperamos un impacto positivo por la celebración de la Cumbre del Clima, que tendrá lugar en el mes de noviembre en Madrid”.

En América, Meliá se toma su estrategia como un reto del negocio, debido principalmente “a la evolución de República Dominicana, ante la ausencia de grupos”.

No obstante, la hotelera española señala que “la quiebra del grupo Thomas Cook es el elemento más significativo que impactará la división en el cuatro trimestre de 2019, afectando a los mercados de Reino Unido y Alemania, debido a la falta de vuelos”.