Tras el proceso de desescalada después de la crisis sanitaria del COVID-19, la vida se prepara para una ‘nueva normalidad’. Una rutina que afectará a todos los ámbitos laborales y personales, también al deporte. Por ello, muchas personas ya tienen ganas de jugar al pádel con la seguridad de que no cogerás el coronavirus. En este sentido, hay una serie de medidas para garantizar que los jugadores puedan practicar el pádel sin correr ningún riesgo sanitario. El uso de desinfectante o mascarillas, así como una correcta higiene en las manos son algunas de las medidas que se recomiendan para el regreso a las pistas de pádel.

LA TOALLA, UN ELEMENTO INDISPENSABLE EN EL PÁDEL

Uno de los objetos que no debe faltar a la hora de regresar a las pistas de pádel es la toalla. Por este motivo, la toalla es una prenda que ya no sólo desde la crisis sanitaria del COVID-19 es necesaria, sino que en muchos gimnasios es de uso obligatorio para acceder.

De este modo, es importante que el jugador tenga una toalla a mano para poder secarse el sudor. Un gesto que es imprescindible para continuar no sólo con la práctica del pádel en la pista, sino de cualquier otro deporte. Con la llegada del verano, las altas temperaturas inciden en el deporte, y hace que sudemos más, por lo que la toalla debe de utilizarse en dichas condiciones.