Mediamarkt afronta con dificultades el Black Friday

El Black Friday se ha consolidado en España como el pistoletazo de salida a la campaña de Navidad. Este año será el 29 de noviembre. Las empresas ya son conscientes de los problemas que tendrán para afrontar el viernes negro. Media Markt ha sido uno de los primeros en anunciar que avisarán de los retrasos en la entrega en el momento de la compra. Correos y Amazon ponen la venda antes de la herida y anuncian cambios para las próximas campañas.

“Las ventas se triplican durante el Black Friday en Media Markt”, explica el supply chain de la empresa, Iván Gonzalo Sánchez. Hacer frente a los picos de demanda que se producen en esta jornada, y se alargan hasta el Cyber Monday, suponen una complicación para la empresa, tanto en materia de logística como en stock y atención al cliente. Para compensar a los usuarios por los retrasos ofrecen al comprador elegir el modo de recepción de su pedido. Aunque este tipo de distribución de paquetes personalizado tendrá un coste adicional para el comprador.

La política de devoluciones para productos adquiridos en el ‘viernes negro’ es la misma que durante una jornada normal, pero requiere reforzar el personal en todas las áreas de la empresa para poder hacer frente a las situaciones derivadas de los pedidos, aclara Iván Gonzalo.

En cuestión de logística, este año no favorece demasiado a las empresas encargadas de las entregas. El viernes 29 de noviembre cae solo cuatro días antes del primer festivo, el 6 de diciembre. Así, el calendario obliga a que los pedidos salgan de los almacenes el miércoles 4 de diciembre como fecha límite. Si no se cumpliese el plazo de distribución, la entrega tendría una demora de dos semanas con respecto a la fecha de compra. Esta situación sería fatal para la imagen de las marcas y las empresas.

CORREOS NO QUIERE PILLARSE LOS DEDOS

Correos tampoco está demasiado tranquila pensando en el Black Friday. La empresa, en su rama logística, contrata personal y aumenta el número de vehículos para afrontar las jornadas de repartos. Las previsiones elevan hasta un millón de paquetes en los picos de demanda. Para intentar cumplir con los plazos de entrega, la empresa contrata 2.207 efectivos para distribución, repartos y oficina las contrataciones. Además, habrá inversiones en equipamiento y refuerzos en la red de transporte con 110 nuevas rutas (20.000 kilómetros extra al día).

Todas las medidas se quedan cortas para satisfacer el gran volumen de entregas, que se ha visto incrementado por el auge del comercio electrónico. En materia de transporte, la empresa pública ha adquirido 626 furgonetas, una treintena de las cuales son eléctricas. Así, la flota de Correos crece para encarar las próximas jornadas.

La huelga convocada el año pasado por estas mismas fechas no parece ser una amenaza esta campaña. Las reivindicaciones asociadas al empeoramiento de las condiciones laborales de los empleados pusieron en peligro los repartos de 2018. Las complicaciones aumentan este 2019, pues se espera un incremento de la actividad del 20,7% en noviembre y del 21,5% en diciembre con respecto al año anterior. La dificultad que plantean los plazos a causa de los festivos de diciembre será el gran reto de las entregas en el Black Friday.

AMAZON BUSCA EMPLEADOS

Los descuentos, a veces, pueden nublar la realidad. El gigante del ecommerce afronta en 2019 los picos de ventas con conflictos internos en su centro de Madrid (San Fernando de Henares). Tras la huelga que convocaron los sindicatos durante el Black Friday del año pasado, ahora Amazon busca trabajadores para lo que se avecina hasta bien entrado enero.

Las contrataciones para reforzar las próximas fechas serán similares a años anteriores y rondarán el medio millar de empleados, así lo apuntan fuentes cercanas a la compañía. La ampliación de la plantilla será manera provisional con la intención de cubrir los picos de demanda. Las contrataciones para esos días se harán a través de empresas de trabajo temporal (ETT).

No obstante, el clima laboral sigue movido. Los paros que amenazaban las entregas de la pasada campaña de Navidad eran consecuencia de las supuestas malas condiciones de 2.000 trabajadores del centro de San Fernando de Henares, el principal centro logístico de Amazon en Madrid. Este conflicto laboral sigue sin solución, según recoge el diario La Información. Los sindicatos no se pronuncian sobre una posible huelga que amenazaría las compras de millones de españoles en en Black Friday, Cybermonday o Navidad.

Por su parte, desde la compañía aclaran que hay muchos malentendidos sobre la cultura laboral de Amazon. Explican fuentes de la compañía a MERCA2 que “los empleados son el corazón y el alma de nuestras operaciones y trabajamos duro para garantizar que les proporcionamos un entorno de trabajo seguro, agradable y moderno”. Manifiestan que “estos trabajos cuentan con un salario competitivo, un paquete completo de beneficios y programas de formación innovadores como Career Choice que sufraga el 95% de los estudios para nuestros empleados”.

Comentarios de Facebook