Media Markt

Media Markt no es la empresa más recomendable para comprar ni para trabajar. A lo largo de los años que lleva en España muchos clientes se han llevado las manos a la cabeza con sus falsos descuentos y su modus operandi. De eso ya se sabe mucho. Lo que no se sabe es cómo trata a sus trabajadores y los promotores de las distintas fábricas y marcas. La empresa los presiona para vender aquellos productos con los que más dinero ganan: los seguros.

Media Markt presume de ofrecer los precios más bajos a sus clientes. Ahí lleva razón. Comparados con otras empresas de distribución, es la más barata. En la sección de telefonía -por ejemplo- la empresa gana entre 5 y 10 euros por la venta de cada dispositivo. Por su parte, tiendas como El Corte Inglés o Fnac ganan alrededor de 30 euros con cada uno. El triple. Lo que Media Markt pierde de este lado tiene que recuperarlo por otro. ¿Cómo consigue equilibrar las cuentas? Vendiendo seguros de sus productos.

Hace pocos meses, los trabajadores de las tiendas de Goya y el Paseo de la Castellana han recibido una desagradable noticia. La dirección les obligaba a vender seguros de telefonía móvil si no querían ser despedidos. Para ponerles las cosas más difíciles todavía, les marcaron unos objetivos difíciles de conseguir. Y es que algunos trabajadores y promotores tienen que facturar 20.000 euros al mes. De esa cantidad, el 30% tenía que corresponder a seguros. Es decir, 6.000 euros.

La venta de seguros no es un caso aislado en el sector. Según el responsable de Sindicatos de Grandes Almacenes de UGT, David Domingo, “las empresas habitualmente ofrecen seguros con sus productos”.

Algunos centros obliga a cada trabajador a facturar 6.000 euros en seguros

Sin embargo, lo que sí es alarmante son los objetivos que se les marcan a los trabajadores de Media Markt. Según Mario González (nombre ficticio de un trabajador de la empresa), el objetivo de noviembre (solo en seguros) rondó los 6.000 euros por trabajador. Si no los consiguen un mes (aunque las ventas en general hayan caído), lo despiden. Puede parecer una cifra fácil de superar en una tienda del centro de ciudades como Madrid o Barcelona. Sin embargo, Mario argumenta que no es así porque son cifras muy altas para ese tipo de productos y porque la gente no quiere comprar seguros.

Este trabajador y varios de sus compañeros (empleados y promotores) se quejan de que los objetivos son demasiado altos. Pero eso no es lo único malo de Media Markt. Mario afirma que la mayoría de sus compañeros están hartos. Por eso y por otras cosas más. En varios foros (como Quejasonline.com) resaltan las malas condiciones laborales en Media Markt. Comentan que ofrece pocas (e incluso nulas) facilidades para conciliar la vida personal y laboral. González confirma que eso es verdad.

El falso Black Friday

Si la venta de seguros es la forma que la empresa tiene de vivir, en el Black Friday lo ha explotado. Media Markt celebró una semana de descuentos. Durante esos días ofertó una cantidad de teléfonos móviles con importantes rebajas. ¿Cuál fue la sorpresa de los clientes cuando fueron a hacerse con uno de ellos? Al llegar a algunas de las tiendas (como Goya y el del Paseo de la Castellana) se encontraron varias cestas con los dispositivos y una pequeña sorpresa que encarecía el precio.

El precio de estos productos llegó a incrementarse 100 euros

Los dispositivos que se vendían en las tiendas físicas incluían el cristal protector, una funda o, como no, un seguro. Pluses que se cobraban en caja y llegaban a sumar 100 euros al precio final del producto.

Ese detalle ha provocado un incremento de las reclamaciones durante la semana pasada y principios de esta. Los clientes cogían esos móviles sin saber que incluía un seguro y se tenía que pagar más por él. Cuando llegaban a la caja, el dependiente  les decía un precio que nada tenía que ver con la oferta. Ante la sorpresa de los compradores, los trabajadores les contaban que habían cogido un móvil con seguro incluido. Volvían a la sección de telefonía, les decían a otro dependiente que querían un móvil sin seguro y este les respondía que no quedaban. Se habían agotado. Mentira, lo que pasa es que lo hicieron así a propósito porque en la página web había de sobra.

Algo parecido le ha ocurrido a una persona de esta redacción, aunque no cayó en la trampa. La semana pasada, aprovechó las ofertas del Black Friday para comprarse una televisión. Fue al Media Markt de San Sebastián de los Reyes y compró una por 250 euros. Cuando llegó a la caja para pagarla, el dependiente intentó convencerlo para que le hiciese un seguro. Y es que Media Markt juega con la incertidumbre. Te recomiendan hacerle un seguro al producto que acabas de comprar porque nunca sabes qué le puede pasar. Te insisten en que a la larga te compensará… aunque sea una pequeña televisión de 250 Euros. Si eres de esos que se convencen con facilidad, caes en la trampa. Llegan a plantearte casi que eres raro si no lo haces, que es necesario.

En Merca2 nos hemos acercado a esas dos tiendas. ¿Cuál fue nuestra sorpresa? Que mientras en la web había stock suficiente de varios dispositivos sin seguro, en la tienda no.

Aquí un Samsung Gálaxy J3. A las 23:30 del lunes todavía quedaban dispositivos en la web. Sin embargo, los muchos que habían en la tienda incluían el seguro.

Lo mismo ha ocurrido con el BQ Aquaris U2. En la tienda del Paseo de la Castellana había una cesta con decenas de ellos. Eso sí, ninguno sin el regalito que la empresa cobraba (y bien cobrado) a los clientes en la tienda física.

Una estructura descentralizada

Al analizar Media Markt, los abusos hacia sus clientes y trabajadores no es lo único que sorprende. Cada tienda Media Markt tiene su propio cif, su propio comité de empresa y sus propias normas. Muestra de ello es que al intentar conocer las cifras económicas de la empresa te aparecen distintos centros.

Concretamente, en Insight View aparecen 85 cuentas, el mismo número de centros Media Markt repartidos por toda España.

Por esta razón hay centros buenos y centros malos. E Internet se hace eco de ello. En Quejasonline.com, un usuario reconoció que hay centros en los que resulta imposible trabajar. Concretamente, dice que “cada tienda es un mundo, el mundo de su director, donde este hace y deshace a su antojo”.

De esta forma, el Media Markt de Majadahonda no tiene nada que ver (además del nombre) con el de Santa Cruz de Tenerife o el de Vigo. Ese modus operandi también explica que no se conozcan las cifras económicas de la empresa ni quien dirige los distintos departamentos.

En Media Markt no son tontos. Saben cómo limpiarse las manos ante los problemas o reclamaciones que los clientes pueden llevar a cabo en cualquiera de sus centros. Al ser independientes, los directivos no pueden hacer nada.

Borran las opiniones negativas en Media Markt

Como ocurre en toda empresa, la opinión y valoración de los clientes contribuye a una buena o mala imagen –según se mire-. Un comentario negativo puede echar por tierra todo el trabajo de un centro. ¿Qué hace Media Markt contra todos esos comentarios negativos? Los elimina. Es un hecho real que ha contado una clienta.

En su blog personal (enclaveproductiva.es), Natalia ha contado a sus seguidores su experiencia con una de estas tiendas. Compró por Internet una torre que venía con un teclado. Cuando le llegó el paquete a casa, no había ni rastro del teclado.

Toda persona que hace una compra online en Media Markt recibe luego un correo en el que la invita a dar su opinión sobre el servicio. Natalia echó mano del correo y escribió lo que había sucedido. ¿Cuál fue su sorpresa? Media Markt no hizo nada al respecto. Ni se puso en contacto con ella.

Al cabo de los días seguía sin recibir respuesta y la torre que había comprado empezó a fallar. Se quedaba pillada. Más enfadada todavía volvió a escribir a Media Markt. ¿Qué hizo la empresa? Borró su comentario.

Canarias

Maltrato a Canarias: la odisea de comprar online desde las islas

Vivir en Canarias es maravilloso. Hace calor todo el año y tienes playa para aburrir. Pero no todo ventajas. Comprar por internet es toda...

En todos lados hay trabajadores contentos y descontentos. Precisamente, estos últimos no recomiendan a sus amigos y familiares comprar productos en esas tiendas. Conocen cómo se trabaja en ellas y cómo tratan a los productos. Que no es precisamente bien. Dicen que cuando un cliente hace una devolución no los abren, ni comprueban si están en perfecto estado y menos si se han usado. Luego ocurren cosas como le han ocurrido a una mujer con una plancha que compró en el Black Friday este año. Estaba usaba, por lo que ha puesto una reclamación en la OCU.