Mastercard

Con el objetivo de que paguemos de forma más rápida y evitar el contacto físico en puntos de venta, Mastercard ha decidido subir de 20 a 50 euros, el límite de pago contactless sin necesidad de introducir código pin en España.

Este compromiso se ha adoptado en 29 países de toda Europa donde el límite estaba fijado entre los 15 y los 25 euros. La compañía ha explicado en un comunicado que esta decisión supondrá una mejor experiencia de compra para los consumidores de todo el continente y conllevará beneficios para la industria en general.

También ha destacado que ya han abanderado iniciativas en el Viejo Continente, que han resultado en un importante incremento del uso de las tarjetas contactless y de los dispositivos móviles. De hecho, el 75% de todas las transacciones de Mastercard en Europa ya son contactless. 

Según Milan Gauder, vicepresidente ejecutivo de Producto e Innovación de Mastercard, ya están viendo “lo rápido” que los usuarios han adoptado el contactless como su primera opción de pago en el día a día. Y de hecho, desde el 1 de enero de 2020 garantizan que todos los terminales de pago pasasen a ser contactless.

En este tiempo, Reino Unido, Irlanda, Estonia, Polonia y Finlandia lideran el camino al haber adoptado el incremento del límite de pago contactless de forma permanente. Mientras que otros como Países Bajos, Chipre y Grecia, por ejemplo, están implementando incrementos temporales para facilitar la experiencia de compra de los consumidores durante la crisis sanitaria ocasionada por la expansión del Covid-19.

PREOCUPA EL EFECTIVO

El miedo al contagio ha llevado a muchas compañías a adoptar soluciones drásticas para conseguir frenar la expansión del virus. Esto ha ocurrido en el ámbito de los pagos. Algunos estudios aseguran que las tarjetas contienen más bacterias incluso que el dinero en efectivo.

Pero el cash tampoco se salva, habitualmente pasa de mano en mano y es una vía más de transmisión de cualquier tipo de virus. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha recomendado lavarse las manos cada vez de que se manipule dinero.

Sin embargo, gracias a las nuevas tecnologías, hay plataformas que permiten seguir haciendo las compras del día a día sin necesidad de estar expuestos. Se trata del contactless o el pago sin contacto, que permite pagar directamente a través de los diferentes dispositivos móviles: acercando el teléfono móvil o el smartwatch al TPV (algo que ya es posible en la mayoría de los comercios) sin ningún tipo de contacto y en apenas unos segundos.

Esta opción también está disponible con las tarjetas de crédito o débito, donde simplemente hay que acercarla al terminal de venta. Además, solo es necesario introducir el Pin de seguridad con compras superiores a 20 euros (por lo general) lo que lo hace cómodo pata compras pequeñas.