MásMóvil
Meinrad Spenger, CEO de MásMóvil

Reducción de márgenes y recorte de ingresos. Los grandes operadores de telefonía tienen una perspectiva para 2018 sin grandes alardes. Junto con un sector totalmente maduro, al menos por ahora, el motivo de esta situación se debe a operadores como MásMóvil en España, Iliad (de origen francés) en Italia o Drillisch en Alemania.

Y es que la competencia en el sector telecos se ha convertido en la más dura de los últimos años. Por este motivo, según un informe de Bloomberg Intelligence (BI), las perspectivas en el crecimiento de ingresos de los operadores (sobre todo los que tienen infraestructuras propias) para lo que resta de 2018 requieren mucha cautela. Los analistas ofrecen dos explicaciones: el boom que están viviendo estos operadores, como MásMóvil en España; y la pérdida de valor monetario en algunos países emergentes.

Los primeros síntomas ya se pueden apreciar. Bloomberg calcula que el promedio de crecimiento de los grandes operadores ha sido de un 2% en el primer trimestre del año. Sin embargo venía de un alza del 2,2% en los últimos tres meses de 2017. Y las perspectivas para los próximos seis meses estarían por debajo de estas cifras.

Vodafone

Vodafone vuelve locos a sus clientes (y Telefónica) con el fútbol

“Nunca” es demasiado tiempo y “jamás” algo muy tajante. Esa es la estrategia de Vodafone con los derechos de emisión del fútbol. Una semana...

La pérdida de clientes a favor de operadores como MásMóvil, Iliad o Drillisch es una realidad. Esto obliga a volver a ajustar los costes y, sobre todo, tener que rebajar precios para recuperar -al menos- una parte de los clientes perdidos. Y no están para bromas. Por ejemplo Iliad en Italia está reventando el mercado con ofertas de 5,99 euros al mes ofreciendo 30 GB para navegar por internet. Sin tanta agresividad, en Alemnia Drillisch está ofreciendo 4 GB por menos de 10 euros.

Mientras, en España, la situación es de sobra conocida: MásMóvil está robando clientes a los grandes operadores de red y, de esta forma, Movistar, Orange y Vodafone asisten atónitos a esa pérdida de usuarios sin capacidad para defenderse. Bueno, más o menos.

Por ejemplo Telefónica ha estrenado recientemente una nueva marca, O2, pero la compañía presidida por Meinrad Spenger tiene otras dos para contraatacar: Pepephone y Yoigo. En el caso de sus primos europeos, según estiman los analistas de Bloomberg, tampoco hay un miedo a que los operadores tradicionales usen marcas de bajo coste, puesto que estas compañías se mueven muy bien reduciendo márgenes y lanzando al mercado promociones muy atractivas.

MÁSMÓVIL Y LA MADUREZ DE SUS PRIMOS

Por si fuera poca la presión competitiva, sobre todo en el segmento móvil, en el caso español MásMóvil sigue moviendo fichas también en la parte fija. Un ejemplo ha sido el acuerdo cerrado esta semana con Ufinet para disponer de una mayor infraestructura de fibra óptica.

Bajo este panorama, en las próximas semanas se podrá ver una radiografía más concreta de la situación. Los operadores con red darán a conocer los resultados financieros del primer semestre del año y veremos si, de verdad, la agresividad comercial de estos operadores está causando tantos estragos.