MásMóvil

Másmóvil es una de las empresas con más éxito del mercado español. Su revalorización en Bolsa, que alcanza cotas de récord -empezó cerca de los 2 euros por acción y ya supera ampliamente los 110 euros-, le ha puesto en el punto de mira de muchos inversores. La presentación de resultados de 2017 volvió a catapultar al valor en Bolsa tras sus buenos números.

Entre las muchas cifras que ofrecen las cuentas de MásMóvil destacan especialmente la flexibilidad que ha ganado en su balance. La acumulación de efectivo empieza a adquirir una dimensión importante en la compañía, entre 2015 y 2017 la ‘caja’ ha pasado de 30 millones a 320, se ha multiplicado por 10. Gracias a ello, la compañía ha podido reducir en los últimos años su deuda neta rebajándola hasta una vez su Ebitda.

La ‘caja’ de Másmóvil respecto a su volumen de activos es tres veces superior al que tiene Telefónica

El volumen de efectivo para una compañía de su tamaño, con un activo de 2.000 millones, es excesivo. Por ejemplo, la ‘caja’ de Másmóvil respecto a su volumen de activos es tres veces superior al que tiene Telefónica. Incluso comparada con la firma que más efectivo atesora del mundo, Apple, la operadora solo se queda tres puntos por detrás. Además, comparado efectivo respecto a Ebitda, la teleco mejora en algunas décimas al gigante. Conviene recordar, que Apple no mantiene esa ‘caja’ porque sí, sino que ese colchón tiene el objetivo de estar listo para adquirir directamente empresas.

En principio, el volumen bajo de deuda y la acumulación de efectivo tienen como objetivo asentar la inversión que está desarrollando en red, denominada FTTH. En palabras de la propia operadora, la alta liquidez y la baja deuda aporta “mayor flexibilidad financiera al Grupo para sus programas de despliegue de infraestructuras de telecomunicaciones fija y móvil”.

A pesar de que MásMóvil asegura que un tercio de la caja se reducirá a lo largo de los primeros meses del año, es innegable que aun así es una cantidad anómala. Con la reducción de 97 millones, cifra que da la operadora, seguiría siendo el doble de lo que tiene Telefónica respecto a activos. Además, representaría casi el 50% del Capex que tiene intención de gastar MásMóvil en los próximos tres años.

Michael Jordan

¿Puede una sola persona cambiar una marca mundial? El increíble caso de Nike y Michael Jordan

En los años que Michael Jordan jugó vistiendo sus Air Jordan, Nike creció en Bolsa un 9.305% y sus ingresos se multiplicaron por once

La operadora tiene previsto invertir en los próximos dos años, para 2020 espera haber finalizado sus inversiones en red, cerca de 500 o 600 millones. La cifra sale de la propia estimación de Capex de MásMóvil que valora, el perteneciente a infraestructuras, en unos 300 millones en 2018 y 2019. De hecho, el último acuerdo con Orange del desarrollo de red para llegar hasta casi 14 millones de hogares necesitaría de una inversión de unos 330 millones de euros. La realidad es que la caja actual puede financiar ya el 50% de las inversiones futuras previstas en los próximos tres años. Todo ello, con un volumen de deuda respecto Ebitda de 1X.

¿Moverá MásMóvil el mercado en 2020?

En 2020 cualquier movimiento de MásMóvil puede ser posible. La realidad es que si se mantiene todo estable en los parámetros que la firma ha planificado, que no son descabellados, la operadora va a tener mucho margen para actuar en 2020. Por un lado, ese mismo año habrá acabado realizar su principal inversiones, la del despliegue de FTTH (fibra óptica), por lo que quedarán libres en torno a 200 millones. De hecho, la propia MásMóvil reconoce que el Capex en 2020 apenas alcanzará los 150 millones.

MásMóvil
Evolución bursátil de MásMóvil frente a Euskaltel.

Por otro lado, el volumen de efectivo en principio debería seguir creciendo según estimaciones de la operadora. Obviamente, a un ritmo inferior, pero con más ingresos y menos costes por ventas –cae el coste unitario por línea, por lo que mejora margen-. Con ello, el Ebitda crecerá –la firma le sitúa en unos 480 millones- y gracias a ello MásMóvil tendría entradas netas de efectivo. Por último, si a la inversión que realizará la firma –unos 600 millones- se le resta la caja y el resto se financia con deuda, ésta apenas supondría poco más de 1x Ebitda. Todo lo anterior, sin contar las nuevas entradas de efectivo entre el 2019 y 2020, que quedarían libres.

En definitva, en 2020 MásMóvil podría disponer de un colchón, ya sea a través de efectivo como capacidad de endeudarse suficiente como para pensar en llevar a cabo una compra importante. Quizá sea en 2020 el momento esperado en el que MásMóvil se lance a la compra de Euskaltel. Por el momento la firma, ya está consiguiendo flexibilizar balance para pensar en inversiones más adelante.

Comentarios de Facebook