Director general de Solvia, Gregorio Martín-Montalvo.

El gestor inmobiliario Solvia, que cuenta con clientes como Banco Sabadell, observa un mayor interés por parte de los clientes por los suelos finalistas, ya que la compra de un terreno les permite construir una vivienda totalmente personalizada y que reúna todas las exigencias del comprador. Eso sí, estos suelos se encuentran en zonas rurales y alejadas del centro.

En una entrevista para MERCA2, el director general de Solvia, Gregorio Martín-Montalvo, asegura que las ventas han repuntado, no solo por parte de los clientes que ya estaban interesados en comprar antes de la crisis, sino también por parte de aquellas familias que, tras el confinamiento, han ratificado la disconformidad con respecto a sus viviendas, lo que ha provocado que muchos den el paso de buscar un nuevo inmueble.

Para aprovechar esta oportunidad, Solvia lanzó una campaña compuesta por 1.300 suelos finalistas a precios ajustados, la gran mayoría para construcción residencial. Con esta promoción, se dirige tanto a particulares como a grandes inversores y promotores, ofreciéndoles suelos y solares de todos los tamaños listos para construir.

Además del incremento en los interesados por los suelos finalistas, desde Solvia han observado un mayor interés por las plazas de garaje. Su precio inferior al de una vivienda, los escasos gastos de mantenimiento y el aumento del uso del vehículo privado en detrimento del transporte público, son las claves para que este activo haya cobrado fuerza como inversión.

POTENTE CARTERA DE ACTIVOS

El ‘servicer’ cuenta con cerca de 200.000 activos bajo gestión de todo tipo, incluyendo viviendas, suelos, locales, naves y oficinas. Su cartera de clientes incluye tanto entidades financieras, que han optado por una reducción de sus carteras inmobiliarias en los últimos años, como nuevos actores como es el caso de los fondos de inversión que apuestan por la inversión, “y continuarán haciéndolo siempre que haya un marco jurídico estable en España, seguridad para sus inversiones, y unas expectativas de rentabilidad y riesgo ajustadas a la realidad”, explica Martín-Montalvo.

En este sentido, al igual que se está produciendo una nueva ola de fusiones en el sector bancario, desde Solvia creen que “siempre podrían producirse nuevos procesos entre actores con vocación industrial en busca de una mayor competitividad y generar economías de escala que hagan más eficiente la operación, beneficiando a clientes y consumidores”, pero matiza que los ‘servicers’ no trabajan para un solo cliente y esto les permite contar con una mayor independencia.

En cuanto al nivel de ventas, en Solvia se muestran optimistas y, “aunque somos conscientes del impacto de la pandemia en la economía a nivel global, confiamos en que las buenas oportunidades que presenta el mercado ayuden a que el interés por adquirir un nuevo inmueble mantenga viva la demanda”.

Por otro lado, en un análisis del comprador potencial, distinguen entre los compradores que buscan grandes oportunidades, y otro segmento que quieren un inmueble con unas características específicas, sin importar si tienen que hacer una mayor inversión.

De hecho, sus campañas se dirigen a numerosos perfiles, como compradores de primera vivienda, demandantes de segunda vivienda, compradores por reposición, inversores, etc.

LA DIGITALIZACIÓN DEL SECTOR

En Solvia confían en que las buenas oportunidades que ofrece el mercado ayuden a mantener un nivel de demanda elevado, ya que existe una cartera de viviendas de todo tipo y a unos precios muy ajustados, “y este es el momento de aprovecharlo”.

Además, el director del ‘servicer‘ destaca el papel que han empezado a tomar las nuevas funcionalidades digitales en la búsqueda de inmuebles, como es el caso de los tours digitales o la firma de contratos inteligentes.

Asimismo, “creemos que la obra nueva será un enorme revulsivo para el sector, tanto en compraventas como en alquiler, con fórmulas como el build to rent. La razón es que las necesidades habitacionales han cambiado y este sector responde a todas ellas con una oferta considerable y excelentes precios”, concluye Gregorio Martín-Montalvo.