Finnovating Martín Huete

La revolución digital ha llegado a todos los sectores, incluidos los bancos y aseguradoras. Martín Huete, WealthTech Partner en Finnovating y vicepresidente de la Asociación Española de Fintech e Insurtech, analiza en esta entrevista los cambios que se avecinan en el sector de la gestión de patrimonios.

–¿Cuál es la relación de las fintech, wealthtech e insurtech con los bancos?

Tenemos muy claro que para los jugadores tradicionales, las grandes corporaciones (bancos tradicionales, aseguradoras, etc.) es mucho más sencillo innovar llegando a acuerdos con start up que no como hasta ahora han hecho, es decir, montando sus propios laboratorios de incubación. En Finnovating creemos que hay un camino mucho más sencillo: llega a acuerdos con gente que ya ha descubierto la rueda en vez de ponerte a fabricar tú la rueda. De hecho, el próximo 24 de enero celebramos la I WealthTech Unconference, el encuentro privado donde reunimos a los 80 CEO del sector y a los principales agentes de la industria en nuestro país.

Uno de los grandes retos de las fintech y wealthtech es conseguir esa generación de confianza que los grandes jugadores ya tienen. En las fintech hay un doble modelo de negocio: B2C (costoso y requiere mucho tiempo) y B2B2C, llegar a acuerdos con jugadores establecidos para que utilicen las soluciones que han desarrollado las fintech para que a su vez ellos lo ofrezcan a sus clientes.

Fintup

Fintup: “No mirar mucho tu cartera es la mejor estrategia de inversión”

Pasión por el asesoramiento financiero y romper las barreras de acceso de los pequeños ahorradores a la banca privada. Estos ingredientes y diez meses...

–¿Ha llegado la revolución digital a la gestión del patrimonio?

En Finnovating creemos que la revolución digital al igual que ha arrasado en otros sectores como la música, los medios de comunicación, etc., en el mundo financiero cambiará el statu quo actual. Tardará tiempo porque después de nuestra familia, lo que más nos importa es nuestro patrimonio. La gente sigue confiando en aquellas marcas conocidas más que abrazar nuevas, pero creemos que por muchas razones ese casi oligopolio que tienen los bancos en la distribución del mundo de la inversión va a dinamitarse en un plazo menor de lo que algunos piensan.

–Usted define Finnovating como una boutique especializada en tema de estrategia y open innovation. ¿Es seguro el uso de estas soluciones?

Los robo advisors que existen en España han tenido que pasar por un proceso de regulación exactamente igual que cualquier otro jugador. A igualdad de servicios, la regulación tiene que ser la misma para todos, ya seas grande, pequeño o mediano.

“En España la distribución de los fondos índice no ha existido porque a los bancos no les ha interesado vender este producto puesto que no tiene margen”

–¿Qué ventajas tiene?

Empíricamente se demuestra que en el largo plazo, menos del 15% de los gestores tradicionales baten a sus índices. Ese sobrecoste de los bancos tradicionales hace que a largo plazo la rentabilidad sea mucho menor que si adoptas una de estas nuevas soluciones digitales. Con unos costes hasta un 80% inferiores a los de un banco tradicional pueden conseguir mejores objetivos de inversión. Eso en el largo plazo supone mucha mayor rentabilidad, máxime cuando es una industria donde nadie sabe nada. En este mercado hay dos tipos de personas: los que saben que no saben y los que no saben que no saben.

Lo más sencillo es comprar el mundo, orientación a largo plazo, bajos costes y olvidarse del ruido de los mercados. Lo sensato es invertir periódicamente. Si puedes todos los meses, invertir un poco y si ves que hay un cataclismo en las bolsas y que todo el mundo sale corriendo, invertir el doble y olvidarte. Una persona de 25 años que ahorra cinco euros al día, simplemente al tipo de interés compuesto que ha crecido los últimos 70 años la economía mundial (nueve y pico por ciento), se jubila millonario sin hacer nada más. Entiendo que con salarios de 600-700 euros es muy complicado, pero que se quiten un par de cenas o de fumar para que cuanto antes empiecen a invertir a largo plazo.

Tú ya no necesitas ir a tu banco para invertir tu dinero y gestionar tu patrimonio. Lo puedes hacer on line con nuevos jugadores que ofrecen soluciones sencillas, fáciles y muy transparentes.

– ¿Por qué los bancos no ofrecen los fondos indexados a índices?

Hay más de 35.000 fondos registrados en España. Si no es una commoditie que venga Dios y lo vea. Están vendiendo los fondos de sus propias gestoras o aquellos que tenían más retrocesiones, comisiones para distribuir. En España la distribución de los fondos índice no ha existido porque a los bancos no les ha interesado vender este producto puesto que no tiene margen.

En Estados Unidos, más del 35% de la industria de los fondos de inversión o gestión de activos está en fondos índice o ETF de gestión pasiva, en Europa se acerca al 20% y en España no hemos pasado del 1%. Hoy por hoy, como están en manos de las grandes redes de distribución de la banca, no han creído en este producto porque no tienen margen. Lo lógico es que en el corto medio plazo, las cifras se igualen entre los fondos de gestión activa y pasiva como está pasando en otros países.

Porque hay otro tema importante, la crisis de las pensiones públicas va a ser inminente. La gente o se pone las pilas para crear su propio colchón o nos vamos a olvidar de las pensiones públicas. Los políticos saben perfectamente cómo hay que hacer para cambiar el sistema, pero no afrontan las reformas necesarias y el que venga detrás que arree.

–Amazon, Facebook, Alibaba, etc., ¿son una amenaza real para los bancos?

Las bigtech son una gran amenaza, pero vender productos financieros no es como vender zapatos o bicicletas por internet. Cada país, aunque estemos en una Comunidad Económica Europea, necesita ciertos requisitos regulatorios. No es tan fácil expandirse. Por este tema regulatorio, las bigtech están mirando el mundo financiero todavía un poco de lado, pero es probable que finalmente se metan. Mi visión personal es que dentro de algunos años no existirán bancos, simplemente plataformas que proveerán diferentes servicios a sus clientes, ya sean financieros o personales.

En el mundo del big data, hasta ahora no estamos recibiendo nada a cambio de nuestra huella digital. Grandes jugadores como Google o Amazon utilizan nuestros datos como les da la gana a cambio de usar su software gratis. Ese paradigma también va a cambiar. Cada vez más tendremos que recibir alguna remuneración por el uso que hacen de nuestros datos.