Máquina expendedora de pizza

Desde el origen de la máquina expendedora, mucho han ido evolucionando estas máquinas de venta. Además, en la actualidad puedes encontrar máquinas expendedoras con todo tipo de productos, desde café, pizzas, horchata, chocolatinas, snacks, hasta otros productos alimenticios más elaborados e incluso cosas bastante raras.

El misterio y la rareza han acompañado a la máquina expendedora casi desde su inicio. Se dice que podrían haber tenido origen en Egipto. Se tiene constancia de una diseñada por Herón de Alejandría para dispensar agua bendita en algunos templos. Aunque las actuales, como las conocemos hoy día, se crearon en Londres, a principios de 1880. Éstas primeras se usaron para vender tarjetas postales.

No sería hasta 1888 cuando se empiezan a usar para otros productos, como los chicles de la compañía Thomas Adams Gum Company, que inauguró este tipo de máquinas con varias dispensadoras instaladas en los andenes del metro de Nueva York. A partir de ahí, fueron evolucionando técnicamente (desde las mecánicas hasta las eléctricas) y también en la variedad de productos, llegando a estas que rompieron moldes

Máquina expendedora de pizzas y otras más raras

Máquina expendedor de pizza

máquina expendedora de pizza

Una máquina expendedora que no verás con malos ojos en esos momentos de hambre es la de pizza. Selecciona de qué la quieres, con tus ingredientes favoritos, y en unos minutos la tienes lista para comer.

Ya las hay en varios países, y no es nada raro. En España aún no han calado, ya que no se suelen ver frecuentemente por las calles. Pero eso no quiere decir que no existan.

La primera de ellas ha llegado a Málaga en 2020. Jean Danuel Hagolle es el empresario que ha traído esta máquina expendedora de pizza a la Costa del Sol. Estará funcionando 24 horas al día, por lo que puedes comer una buena pizza cuando quieras.

Pertenece a la pizzería Pizorro, y según el dueño, las hacen igual que en el propio local. Además, debes saber que la masa e ingredientes los ponen ellos mismos, la máquina solo se limita a hornearla. Por eso, tiene el mismo sabor que en el restaurante, pero estará caliente y lista 24/7.

La propia máquina cuenta con una cámara frigorífica para mantener los productos en buen estado y frescos. En menos de 3 min podrás apretar un botón y tener tu pizza. Y lo mejor, por un precio bastante razonable, ya que no es muy superior a la que podría tener en un restaurante italiano. El precio es de 5 a 8 euros.

La máquina también tiene la opción de elegir la pizza fría, si lo prefieres. Y si te interesa saber si estará en otras ciudades españolas, la verdad es que Cignus-Vending (empresa que tiene los derechos de distribución de la dispensadora) cuenta ya con más de 750 puntos en Francia, 3 de ellos en España y probablemente vaya a más, en ciudades como Guipúzcoa y Girona, además de la malagueña.