Jair Bolsonaro, presidente de Brasil. Foto: Gtres

Antes de la celebración del Mundial de Fútbol en Brasil (2014), el negocio para Mapfre en el país iba viento en popa. Pero la posterior crisis acabó por pasar factura. En 2018, por ejemplo, el negocio alcanzó los 3.972 millones de euros en primas (-12,6% respecto a 2017). Durante el primer trimestre de 2019, el volumen de primas cayó un 4,6%, situándose en 967 millones de euros. El real brasileño, en ambos casos, fue un actor determinante. Y de las políticas del presidente brasileño, Jair Bolsonaro, dependerá su posterior caminar.

Cierto que el real brasileño ha tenido una senda alcista desde comienzos de año. Pero ha sido la peor divisa de los mercados emergentes en lo que va de mes de mayo tras apuntarse una caída de más del 4%. “El motivo de este mal desempeño es la incapacidad de la nueva administración para formular reformas ante un congreso fragmentado”, señala Thierry Larose, gestor de Vontobel AM. Y añade: “Sería fácil para Jair Bolsonaro calmar la situación poniendo en espera su agenda ideológica y aceptando hacer algunas concesiones a los partidos de centro. Teniendo en cuenta lo mal que le ha ido al real últimamente, esta situación podría desencadenar un buen rally táctico”. Y ahí Mapfre puede salir beneficiada.

Las políticas del presidente brasileño, como la futurible ley del seguro social y pensiones, son claves para el devenir de la aseguradora en el país

Entre esas reformas que pueden ‘empujar’ el negocio de Mapfre en Brasil está la del seguro social y pensiones. El ministro de Economía, Paulo Guedes, estimó que una reforma de un billón de reales (250.000 millones de dólares), relanzaría el sistema de capitalización además del pertinente ahorro para las arcas públicas.

“La divisa se está acercando al nivel en el que la intervención del banco central ha dejado de ser una posibilidad remota. De hecho, puede decidir en cualquier momento intervenir y mostrar quién es el jefe. Si este escenario se materializa, la renta variable y los bonos brasileños también deberían recuperarse”, matiza Thierry Larose.

MAPFRE ESPERANZADA

El Ejecutivo de Bolsonaro está confiado en que, en un plazo máximo de cuatro meses, la reforma se hará efectiva, lo que impulsará la actividad económica. Y, por ende, el negocio de Mapfre. La divisa, de enero a marzo, cayó un 6,7%. Si trasladamos las cifras a la moneda local, el volumen de primas de Mapfre se hubiera incrementado un 2,3%. De las dos ‘patas’ de la aseguradora en Brasil, el negocio de vida riesgo con Banco do Brasil creció un 33% en reales, y el de seguros propiamente dicho, se redujo un 14,5%. Aun así, el resultado se incrementó un 68,4%, llegando a los 24 millones de euros.

Los hospitales de Caser animan a Helvetia y Nationale Nederlanden

Mapfre declaró su interés por Caser mediante una carta de la que no obtuvo respuesta, por lo que finalmente desistió. Covéa, por su parte,...

Si el ciclo económico mejora, supondrá un empujón para el negocio de No Vida y Vida. Pero si bajan los tipos, sufrirían los de Vida Ahorro y Rentas Vitalicias. De cara al futuro, Mapfre se muestra optimista. De hecho, sus previsiones apuntan a un crecimiento del 7% en el ramo de Automóvil, un 4% en el de Multirriesgo, y un 13% en Vida. Por lo que respecta a su alianza con Banco do Brasil, que se renovó durante el pasado año, y que supuso el control del 100% de los seguros de Vida y No Vida en el canal agencial, y de la venta de seguros de Autos y Grandes Riesgos en la red bancaria, las expectativas por parte de la aseguradora apuntan a un incremento de las ventas del 9% hasta 2021.

Brasil es el segundo país de Sudamérica con mayor número de primas/PIB, sólo superado por Chile. El gasto medio de un ciudadano en seguros es de 315 dólares, bastante por debajo de otros países como la propia Chile, Uruguay o Argentina. Todo un acicate para Mapfre.