makro

La cadena de venta al por mayor Makro no está cumpliendo el objetivo de ventas, una situación que ha propiciado que pretenda realizar cambios de horarios, jornadas y “reducciones de derechos” a los cerca de 3.700 trabajadores con los que cuenta en España. La dificultad para acercar posturas ha llevado a CCOO a plantearse posibles huelgas si la empresa no cede en sus pretensiones.

“Creo que se va a llegar a una huelga. O han exagerado mucho o está muy difícil alcanzar un acuerdo”, ha confirmado a MERCA2 Ginés López, portavoz de la Sección Sindical Estatal CCOO de Makro, quien asegura que no van a aceptar muchas de las medidas que la dirección de Makro propone dentro de las reuniones que se están llevando a cabo de forma informal desde hace semanas. Este miércoles 4 de abril tendrá lugar la cuarta reunión.

Entre estas medidas destaca una reducción “de nuestros actuales derechos de manera que, en caso de IT (Incapacidad Temporal o comúnmente llamado baja), los primeros tres días no cobraríamos nada. A partir de aquí el complemento sería hasta el 100% del salario base de tablas, sin tener en cuenta los distintos complementos y mejoras que tenemos”, denuncian desde el colectivo sindical.

Supersol

El chasco de Supersol: problemas laborales y nulo crecimiento

La cadena Supersol, inmersa en un proceso de crecimiento, entre 2015 y 2018 tan solo ha pasado de 191 a 193 establecimientos en España.

La compañía considera que las cifras de absentismo son muy altas. Cifras que CCOO establece en un 6%, aunque depende de cada centro. “Tenemos una plantilla muy mayor y por eso los índices son muy altos. Cogemos mucho peso, las condiciones de trabajo son muy duras y las jornadas de trabajo son de seis días en vez de cinco”, asegura López.

Desde CCOO –que representa casi al 40% de los trabajadores– no se oponen a reducir el absentismo, sin embargo, critican que la empresa no proponga medidas preventivas. “Si pretenden que trabajemos diez horas diarias en Navidad es peor el remedio que la enfermedad”, señalan.

Así, el sindicato cree que detrás de estas medidas está la productividad y los beneficios. Makro les ha trasmitido que “los objetivos de venta para este año –fijados en un 5% de incremento– no se están cumpliendo”.

No obstante, la versión que la empresa ofrece a MERCA2 es que “en su compromiso por satisfacer permanentemente las necesidades de sus clientes, cada vez más vez exigentes, ha comenzado un proceso de negociación para alcanzar un consenso, que asegure a la compañía adaptarse, con las mayores garantías, a un mercado en constante evolución”.

Otras medidas de Makro

Pero el sindicato no solo se muestra contrario a esta medida, sino que también denuncian que Makro pretenda imponer una jornada irregular que obligue a los empleados a trabajar hasta diez horas diarias sin ninguna compensación adicional y la creación de calendarios trimestrales, así como cambios en el régimen de vacaciones de forma que en 23 de las 37 tiendas de Makro solo tengan derecho a 16 días en periodo estival, mientras que en el resto de tiendas 21 días en verano para todos.

A esto hay que sumar un sistema de incentivos nuevo para la fuerza de venta –los comerciales– “con el que no estamos de acuerdo porque es peor”, apunta López.

La cadena de venta al por mayor se defiende y alega que “las medidas objeto de la presente negociación se encuentran todas ellas dentro del ámbito y marco legalmente establecido. Son opciones permitidas por la ley y que lo único que persiguen es adaptarnos a las necesidades actuales de nuestros clientes y del mercado consiguiendo así, mantener a Makro en una posición competitiva y cercana a su cliente”.

De esta forma, el mes de abril será crucial, pues la dirección de Makro en España, filial del grupo alemán Metro AG, “tiene prisa” por cambiar las condiciones laborales de sus trabajadores. Así que se sucederán nuevas reuniones entre empresa y todos los sindicatos para llegar a un acuerdo que de momento ya ha supuestos varios paros en algunos centros y, ahora, amenaza con acabar en huelga.