Mainat
Mainat

El supuesto intento de asesinato del productor Josep Maria Mainat ha derivado en un sórdido culebrón mediático que cuenta con los ingredientes idóneos para que televisiones y periódicos digitales hagan su agosto a pesar de haber entrado ya en etapa otoñal.

Mainat, con sus luces y sombras, se ha convertido en un muñeco ‘pim, pam, pum’ que protagoniza un serial infinito que incluye ‘chaperos’, orgías, agresiones, supuestos ocupas e intentos de asesinato para cobrar herencias.

JOSEP MARIA MAINAT, UN GRAN CREATIVO

Josep Maria Mainat es uno de los grandes creadores de España. Este excomponente del grupo satírico ‘La Trinca’, que en ciertas ocasiones ha sido acusado de no ser demasiado buen jefe, comenzó en televisión como productor de los shows de humor y entrevistas que protagonizaba este trío musical.

Mainat, acompañado por Toni Cruz y Miquel Ángel Pascual, llevaron el humor de sus canciones a los platós de TV3 y TVE. Y, posteriormente, continuaron su tarea detrás de las cámaras realizando algunos de los programas más exitosos a partir de mediados de los noventa.

Su primer hit fue el ‘No te rías que es peor’, que fue retirado en la TVE felipista tras ser acusado de “zafio y machista”. Posteriormente llegarían algunos de los formatos españoles más vendidos al extranjero, véase ‘Operación Triunfo’.

Y Gestmusic, que así se llamó la empresa de que saldría Pascual, también realizó algunos de los formatos más polémicos de nuestra televisión: ‘Crónicas Marcianas’ y ‘Hotel Glam’ son dos de los ejemplos más representativos.

MAINAT, UN ENEMIGO DE LA REGULACIÓN

La obsesión de los políticos por controlar los contenidos de la televisión llevó a Mainat a revolverse contra el Gobierno: “¿Por qué deben protegernos de la televisión pero no del cine o de los libros? Es dar por sentado que en este medio solo trabajamos presuntos delincuentes. Las cadenas cuentan con sus propios códigos, cada una el suyo, y aparte hay una serie de medidas de autocontrol enfocadas a la protección de la infancia que se han quedado obsoletas, por cierto”.

El empresario aseguró que “proteger una franja horaria cuando había una sola cadena era estupendo, pero protegerla ahora que hay decenas, entre ellas varias dirigidas específicamente a los niños, es obsoleto y carece de sentido. Son los padres quienes tienen la obligación de preocuparse de que sus hijos no vean lo que no deben ver”.

VÍCTIMA DE ‘SU TELEVISIÓN’

Mainat está sufriendo en los últimos días el ‘síndrome de Pepe Navarro’. Y es que el cocreador de ‘Crónicas Marcianas’ se queja, al igual que lo hizo con anterioridad el del ‘Mississippi’, de una forma de hacer televisión que les hizo ricos.

El productor catalán está muy molesto con Mediaset, donde tiene la entrada ‘vetada’ desde hace una década por su enfrentamiento público con Paolo Vasile, y asegura que su principal prioridad “ha sido siempre la protección de mis hijos pequeños. A los que intento e intentaré garantizar su bienestar emocional y la defensa de su derecho a la intimidad”.

“Esto ahora me está resultando especialmente difícil, debido al tratamiento que determinados medios de comunicación están dando a los hechos que nos afectan, en forma de especulaciones, persecuciones y juicios paralelos, que están afectando de manera grave a toda mi familia, especialmente a mis hijos pequeños”, asegura.

Mainat reconoce que en el último mes su familia ha cambiado tres veces de domicilio “para aislarnos de la persecución mediática y esto no es recomendable para unas criaturas que ya empiezan a preguntarse qué está pasando. Además, suponiendo que descubrieran dónde estamos, sólo pasarían dos cosas: una, que tampoco declararía nada y dos, que deberíamos volver a cambiar de domicilio. Por favor, no lo hagáis”.

ESPERANDO A LA JUSTICIA

El fundador de Gestmusic, protagonista involuntario de un ‘Esperpento’ que ya ha sido satirizado por el ‘Polònia’ de TV3, dice que “a pesar de la extraordinaria gravedad de los hechos en los que tengo la condición de víctima, especialmente la causa seguida contra Angela Dobrowolski por presunto intento de asesinato, el hecho de que Ángela haya sido mi esposa durante nueve años y sea la madre de mis dos hijos pequeños, hace para mí especialmente dolorosa esta situación, que espero se resuelva lo antes posible por la vía judicial”.

Y recalcó que no se está instruyendo ningún procedimiento penal “en el que se me atribuya ningún maltrato físico o psíquico a Ángela Dobrowolski (su mujer). El Juzgado de Violencia sobre la Mujer de Barcelona recibió el 11 de julio una denuncia de Ángela contra mí. Solicitando protección por un supuesto delito de coacciones y de revelación de secretos. Después de tomar declaraciones, el día 29 de julio, el juez denegó la orden de protección solicitada” y finalmente se archivó la causa.