Patricia Leiva Mahou San Miguel
Patricia Leiva, directora de Comunicación Corporativa, Relaciones Institucionales y Sostenibilidad.

Mahou San Miguel materializó en 2018 su compromiso con la sostenibilidad dentro del Marco Estratégico ‘Somos 2020’. Un plan que, durante los últimos tres años, ha supuesto una inversión superior a los 23 millones de euros. “El siguiente reto de Mahou San Miguel es actualizar su Marco Estratégico de sostenibilidad con un plan específico para 2022-2024, siempre alineado con los retos globales de la Agenda 2030”, asegura Patricia Leiva, su directora de Comunicación Corporativa, Relaciones Institucionales y Sostenibilidad.

Sobre los hitos futuros que Mahou San Miguel quiere alcanzar al final de 2030, están los siguientes: lograr que el 100% de la flota sea sostenible; una reducción del 10% de la huella de carbono; la reducción del 10% del consumo de agua; y el impuso al uso generalizado de materiales reciclados y reciclables. “Así como el fomento de una cadena de valor sostenible basada en el apoyo a proveedores y clientes, el favorecimiento del progreso social y el bienestar, así como la protección de la biodiversidad”, matiza Patricia Leiva.

Desde 2017, hasta la actualidad, Mahou San Miguel ha logrado reducir su huella de carbono un 6,1%. “Para conseguirlo, impulsamos proyectos relacionados con la mejora de la eficiencia energética de nuestros centros de producción, movilidad sostenible de nuestras flotas, y aprovechamiento energético y autogeneración, entre otros”, indica.

Otro ejemplo tiene nombre propio: parasoles sostenibles para las terrazas de hostelería. Ya representan el 56% del total. “Están desarrollados con nanotecnologías para purificar el aire y reducir los altos niveles de sustancias nocivas”, concreta Patricia Leiva. Instalados en más de 23.000 establecimientos hoteleros, aportan un beneficio similar al de un bosque de 46.000 árboles, según la compañía cervecera.

MEDIDAS DE MAHOU SAN MIGUEL

Mahou San Miguel cuenta con un equipo permanente en proyectos de ecodiseño. Ello les permite reducir el peso de los envases y racionalizar los embalajes. “Gracias a estas medidas, en 2019 conseguimos retirar 268,5 toneladas de material del mercado, alcanzando una tasa reutilizable de envases y embalajes del 38,7%, mientras que en el 61,3% restante se usa material reciclado”, relata Patricia Leiva.

Un ejemplo de este compromiso es el lanzamiento de envases sujetos a partir de anillas de cartón. Otro, la botella de Solán de Cabras rPET 100% sostenible de medio litro. El uso de este tipo de plásticos ha supuesto reducir las emisiones de CO2 en 28.000 toneladas entre 2017 y 2019.

Pascual

Así transformaron Planeta y Pascual miles de pesetas en millones de euros

  • Editorial Planeta tiene como una especie de hermano gemelo en Calidad Pascual
  • Desde 2017, Mahou San Miguel ha reducido en un 4,2% el consumo unitario de agua. Y, para ir de la mano con los agricultores hacia un modelo de agricultura sostenible 100%, ha elaborado un compartido un manual. “De esta manera, no sólo trabajamos por nuestra sostenibilidad, sino que extendemos nuestro compromiso hasta el primer eslabón de la cadena”, afirma Patricia Leiva.

    El 99% de la malta que usa Mahou San Miguel para sus productos proviene de España, más del 95% de productores locales. En cuanto al lúpulo, el 40% también es de producción local. Respecto a la flota, el 60% es sostenible, con vehículos eléctricos o híbridos enchufables. Voldis, la distribuidora, usa un 52% de flota sostenible. El 31% de la flota de camiones de Taisa están propulsados por gas natural licuado. “La reutilización y valorización de los residuos que producimos son una prioridad. Nuestros esfuerzos nos han permitido conseguir una tasa de residuos cero”, concluye la directora de Comunicación Corporativa, Relaciones Institucionales y Sostenibilidad de Mahou San Miguel.