El Ayuntamiento de Madrid continúa con su objetivo de desbloquear algunos de los principales desarrollos urbanísticos que han estado durante más de una década paralizados por cuestiones burocráticas. Estos nuevos proyectos supondrán la creación de casi 30.000 viviendas en la Comunidad de Madrid.

La ‘Operación Campamento’, el plan para edificar en los terrenos sobre los que se levantó la antigua cárcel de Carabanchel, los terrenos de La Solana o la mítica ‘Operación Chamartín’ son algunos de los proyectos que durante años estuvieron en un cajón y nadie quería desempolvar. Ahora, el Ayuntamiento de la capital ha decidido tomar la iniciativa e impulsar estos antiguos planes.

El desbloqueo más famoso ha sido el de Madrid Nuevo Norte (MNN), un proyecto que llevaba tramitándose más de dos décadas y que finalmente ha recibido luz verde este verano. Ahora queda por delante un calendario de construcción de 27 años, que conllevará la creación de 250.000 empleos y la construcción de 10.500 viviendas.

Se trata de una operación urbanística que afectará a 3.356.196 metros cuadrados de suelo, lo que equivale a 460 estadios de fútbol. Y el coste de construcción, según las primeras estimaciones, será de unos 9.500 millones de euros.

OPERACIÓN CAMPAMENTO

El desarrollo urbanístico proyectado por el ex alcalde del PP, Alberto Ruiz Gallardón, en 2005 cuando firmó un convenio con el ministerio de Defensa y la Consejería de Vivienda del Ayuntamiento de Madrid para construir viviendas en una zona militar en desuso, ya ha empezado a ver la luz al final del túnel.

En declaraciones a MERCA2, desde el área de Desarrollo Urbano del Ayuntamiento de Madrid insisten en que “la prioridad del Ayuntamiento es reactivar esta operación para lograr más vivienda asequible, que es algo que necesita mucho la ciudad”.

En este sentido, el delegado del Área de Desarrollo Urbano, Mariano Fuentes, mantuvo varias reuniones con el ministerio de Defensa, propietario de estos terrenos, antes de la pandemia para reactivar este plan urbanístico, pero Defensa aún no ha dado su beneplácito.

El pasado 10 de septiembre se reunió Mariano Fuentes con el Secretario General de Agenda Urbana y Vivienda con el objetivo de poner en marcha ya la ‘Operación Campamento’. Para ello, se constituyó por primera vez -no se había hecho con ningún Gobierno anterior- un grupo de trabajo formado por ambas Administraciones con el objetivo de poner a disposición de todos los madrileños 10.700 nuevas viviendas.

Desde el Ayuntamiento aseguran que “hay un compromiso firme de todas las partes para desbloquear una operación que lleva 12 años paralizada”. Este grupo se reunirá las próximas semanas para fijar un calendario de trabajo, hablar de las cargas urbanísticas de cada uno, y demás aspectos técnicos. Además, hay que recordar que por esos terrenos también pasará el Bosque Metropolitano.

Por su parte, fuentes de la Comunidad de Madrid aseguran a este medio que Defensa y el consistorio madrileño aún no han redactado el proyecto. Que será posteriormente remitido a la Dirección General de Urbanismo, donde registrarán el expediente.

CÁRCEL DE CARABANCHEL

Hace unos días se conocía que el Ayuntamiento de Madrid desempolvaba el proyecto inmobiliario en los terrenos que antiguamente ocupaban la cárcel de la localidad madrileña de Carabanchel.

Desde el Ayuntamiento han explicado a MERCA2 que “este miércoles el delegado del Área de Desarrollo Urbano, Mariano Fuentes (Cs), ha elevado a la comisión del ramo, y posteriormente al Pleno de este mes, la estimación de la iniciativa, el primer paso para poder empezar la gestión urbanística del ámbito”.

Por lo que, tras más de una década atascado, el proyecto para urbanizar los terrenos en los que se encontraba la antigua cárcel de Carabanchel se pone en marcha. “Los propietarios del suelo serán los encargados de ejecutar las obras. En este caso, son la Administración General del Estado, la Sociedad de Infraestructuras y Equipamientos Penitenciarios y de la Seguridad del Estado (Siepse) y la inmobiliaria Pryconsa”, afirman desde el consistorio madrileño.

En este sentido, después de varios intentos a lo largo de estos años y de varios convenios, el Plan Parcial que ha llegado a la actualidad propone unos usos específicos: En el sureste apuestan por la construcción de “manzanas residenciales”, en la zona más próxima a los barrios. Mientras que en el noreste pretenden utilizar las reservas de suelo para dotación singular.

En la zona centro abogan por la creación de “manzanas para uso terciario”, alternada con equipamiento y residencial. Y, por último, en el noroeste situar las parcelas destinadas a uso dotacional, con el mantenimiento de la Comisaría y Centro de Acogida de Extranjeros, y se propone una nueva reserva para alojar un equipamiento singular en la categoría de salud.

Además, esta ordenación prevé la prolongación del camino de los Ingenieros, la conexión de la Avenida de los Poblados con la calle Ocaña, y la conexión de las calles Monseñor Oscar Romero y del Pingüino con la calle Ocaña.

En total, de los 172.143 metros cuadrados de superficie que tiene el ámbito, 128.116 m2 se reservan para usos no lucrativos (equipamientos y zonas verdes) y el resto para la construcción de más de 600 viviendas entre los segmentos de colectiva libre, vivienda colectiva de protección y uso terciario.

Por último, este miércoles se ha elevado a la Comisión, y al Pleno la próxima semana, la aprobación del plan parcial de la Solana de Valdebebas, un desarrollo situado junto al campo de golf de La Moraleja, con más de un millón de metros cuadrados de superficie.

El proyecto contempla la construcción de 1.393 viviendas, entre unifamiliares y colectivas, de las que casi la mitad (el 45%), más de 600, serán protegidas.