La Comunidad de Madrid está enfrascada en la revisión de unos 14.000 expedientes requeridos a subsanar que aún contienen errores u omisiones. Con esta segunda resolución para subsanar pretende finalizar la criba para seleccionar a los beneficiarios de las ayudas extraordinarias para el alquiler destinadas a los más vulnerables tras la pandemia del coronavirus.

Según informan a MERCA2 fuentes de Vivienda y Administración Local de la Comunidad de Madrid, desde que se abriera el plazo el pasado 13 de mayo, han recibido un total de 17.144 solicitudes con identificación de esta línea de ayuda, aunque también continúan comprobando en otras instancias no codificadas por otros registros que pudieran incorporarse como expedientes a esta convocatoria.

Estas fuentes nos explican que, una vez recibida y comprobada la documentación, se pasaría a la fase de fiscalización por parte de la Intervención de la Comunidad de Madrid. Finalmente, se publicaría un listado de beneficiarios definitivos para la tramitación de las resoluciones de pago.

Pero este trámite está durando demasiado, ya que este año lo que se han tramitado son las ayudas extraordinarias covid-19, en consonancia con las medidas extraordinarias y financiación adicional planteadas por el Gobierno de España. De ahí que aún no exista el listado definitivo de beneficiarios, que años atrás se daba a conocer por estas fechas.

SIN PRESUPUESTO SUFICIENTE

Una de las quejas de la Comunidad de Madrid es la partida insuficiente con la que cuentan, un total de 17.040.000 euros con los que se convocaron las dos líneas de ayuda: ayuda al alquiler y ayuda al alquiler para jóvenes, por la que se reconocieron 4.205 ayudas.

El problema está en que, entre las 28.000 solicitudes presentadas, 8.236 cumplieron los requisitos, por lo que, teóricamente, otras 4.031 solicitudes no pudieron percibir la ayuda porque el presupuesto ya estaba comprometido con las 4.205 reconocidas.

En concreto, a la Comunidad de Madrid le corresponde una partida de 15,9 millones de euros del Plan de Ayuda covid-19, que es de un total de 100 millones de euros para toda España.

Pero esta cifra la califican de insuficiente y, con el objetivo de aumentar el número de beneficiarios, complementó la partida con los 15,3 millones de euros de las ayudas regulares al alquiler, que las van a destinar a ayudas extraordinarias también las de 2020.

Por otro lado, el Gobierno aprobó ‘in extremis’ la ampliación del plazo hasta el 31 de diciembre para solicitar las ayudas extraordinarias para el alquiler destinadas a los más vulnerables, que finalizaba el pasado 30 de septiembre.

La ayuda llegará, pero lo hará tarde. Esta línea de ayudas de un máximo de 900 euros al mes durante seis meses, y del 100% de la renta en caso de no superar dicho límite. Además de 200 euros adicionales para suministros básicos, comunidad y mantenimiento.

No obstante, esta ayuda no pasa por las manos de los inquilinos sino que, una vez que se apruebe la solicitud, el importe va directamente a la cuenta del arrendador en un pago único. Pero para poder acceder a estas ayudas es necesario que el inquilino se haya visto afectado por la crisis del coronavirus y que cumpla una serie de requisitos.